22Agosto2019

13 Diciembre 2018 Escrito por 

Vícar trabaja por una nueva toma de agua de la desaladora del Campo de Dalías

El Ayuntamiento de Vícar y Sol y Arena acometen las obras para una nueva toma de agua de la desaladora del Campo de Dalías dentro del compromiso adquirido por el consistorio para la recuperación del acuífero y para la mejora del suministro a vecinos y regantes. Una vez finalizada esta actuación, lo que se prevé para la próxima primavera, serán unas 500 hectáreas a las que llegue el agua procedente de esta toma de la desaladora.

"Con estas obras damos un paso importante para garantizar el suministro de agua de calidad a los vecinos de Vícar. A la vez van a permitir a un colectivo importante de regantes disponer de nuevos redurante una visita para conocer de primera mano la marcha de los trabajos para una nueva toma del agua procedente de la Desaladora del Campo de Dalías, que se están ejecutando en la Rambla del Pastor y que realizan de forma conjunta el Ayuntamiento de Vìcar y la Comunidad de Regantes Sol y Arena.

Antonio Bonilla ha estado acompañado por el concejal de Agricultura, Francisco Rodríguez, el presidente de Sol y Arena, Juan Antonio Gutiérrez, el secretario de la comunidad de regantes, José Miguel Pérez, así como técnicos responsables de ambas entidades.

El agua, clave para la agricultura de Vícar

Antonio Bonilla ha insistido en la importancia que el agua tiene para el principal pilar económico del municipio, como es la agricultura intensiva. "El agua es un recurso vital, por ello, consideramos absolutamente imprescindible para el mantenimiento de nuestro campo la recuperación del acuífero y una forma de hacerlo es realizar actuaciones como la que nos ocupa". Igualmente ha recordado que el Ayuntamiento de Vícar, en su compromiso para recuperar el agua del acuífero, ha apostado por un consumo racional del agua, utilizando para el consumo doméstico más del 50% de la procedente de la Desaladora del Campo de Dalías.

Por su parte, Juan Antonio Gutiérrez considera que esta actuación "forma parte del compromiso de Sol y Arena de recuperar el acuífero, utilizando mediante esta toma agua desalada y garantizar tanto a los ciudadanos como a los regantes, un agua de calidad y en el caso del regadio para  garantizar un mejor servicio a sus comuneros y agricultores en general". Una vez finalizada la actuación serán unas 500 hectáreas a las que llegue el agua procedente de esta toma de la desaladora, es decir toda la zona alta de la comunidad de regantes, lo que representa cerca de un 10% de la superficie a la que da servicio Sol y Arena.  

Tanto Antonio Bonilla como Juan Antonio Gutiérrez, han hecho hincapié en que las obras, cuyo coste ronda los 501.200 euros, se están ejecutando con fondos propios de ambas entidades, aportando cada una de ellas prácticamente el 50% de la inversión. Las obras se estima que estarán concluidas para la próxima primavera, y en el caso del Ayuntamiento permitirá la conexión con el Depósito Municipal de El Pastor, mejorando la presión y ofreciendo un servicio más eficiente del agua desalada a La Gangosa y Las Cabañuelas.