22Agosto2019

16 Enero 2019 Escrito por 

Rescatan a siete personas atrapadas en un edificio en llamas en Roquetas de Mar

Gracias a la rápida actuación realizada a primera hora de la mañana del pasado día 13, agentes de la Guardia Civil han auxiliado a siete personas, entre ellas dos menores de edad de 7 y 11 años de edad y otra con movilidad reducida, que se encontraban en el interior de un edificio en llamas en la localidad de Roquetas de Mar (Almería).

La actuación tiene lugar sobre las 08’30 horas del pasado día 13, cuando los operadores de la Central Operativa de Servicios (C. O. S. -062), de la Guardia Civil emiten un aviso a las patrullas en servicio en Roquetas de Mar sobre la existencia de un incendio en un edificio de viviendas en la Avda. Carlos III de la localidad.

Desplazados urgentemente al lugar, los agentes de la Guardia Civil observan el incendio así como una gran columna de humo salir de las ventanas, comprobando como el incendio tenía su origen en la primera planta del bloque de viviendas.

En un primer momento los agentes de la Guardia Civil aseguran la zona creando un perímetro de seguridad con rapidez para evitar daños personales en las personas que se agolpaban junto al edificio, momento en el que observan como en el interior del bloque había una persona intentando apagar el incendio con un extintor, si bien le resulta imposible dada la magnitud del mismo.

Dado que el interior del bloque se hace imposible respirar, los agentes evacuan a esta persona, observando como en los pisos superiores se habían quedado atrapada varias personas, desconociendo en ese momento el número exacto.

Ante esta situación, y a pesar del riesgo que supone para su propia integridad física, los agentes deciden acceder al edificio y auxiliar a estas personas, siendo un total de 7, dos de ellas menores de edad y una tercera con movilidad reducida.

En un primer momento, y ante la imposibilidad de evacuar a estas personas por la escalera debido a la gran cantidad de humo, los agentes suben con las 7 personas hasta la azotea del edificio para poder respirar y tranquilizarlos.

Una vez arriba, los agentes escuchan el desprendimiento de partes del inmueble, por lo que estudian las posibles vías de evacuación, adentrándose uno de los agentes en las escaleras, aun siendo peligroso dada la cantidad de humo existente.

Dada la situación, se considera más factible la evacuación de estas personas por la escalera de manera rápida que permanecer en lo alto del bloque de viviendas, por lo que los agentes cogen en peso a los dos menores de edad, así como a la persona con movilidad reducida y emprenden la bajada seguidos por el resto de personas, logrando finalmente la evacuación de las siete personas.

Una vez en el exterior, tanto las personas auxiliadas como los dos agentes de la Guardia Civil son atendidos por los servicios médicos debido al humo inhalado durante la evacuación, no resultando ninguna persona herida gracias a la actuación de los agentes.