14Octubre2019

Detalle de una de las fotografías de la exposición sobre la Desbandá Detalle de una de las fotografías de la exposición sobre la Desbandá Foto de Norman Bethune
25 Enero 2019 Escrito por 

Los maestros de la fotografía almeriense, en el Centro Andaluz de la Fotografía

El Centro Andaluz de la fotografía CAF inicia esta nueva etapa de exposiciones haciendo un homenaje a los hitos que han marcado la historia de la institución así como a los maestros de la fotografía de Almería.

El Centro Andaluz de la Fotografía inaugura una nueva sala en la planta baja con el nombre de Amalia López Cabrera, almeriense y primera mujer de la que se tiene constancia que en nuestro país abrió un estudio de trabajo propio como profesional.

La sala de la planta baja llevará a partir de ahora el nombre de Imagina, rindiendo tributo al magno proyecto que a principios de los años noventa llevó a cabo Manuel Falces y que se debe considerar como el germen del Centro Andaluz de la Fotografía y, sin duda, un hito en la historia de la fotografía de nuestro país.

La amplia sala de la primera planta pasará a llamarse Sala AFAL para reconocer desde esta institución la importantísima labor que este proyecto, nacido de la mano de Jose María Artero y Carlos Pérez Siquier en Almería, supuso para el desarrollo del lenguaje fotográfico en nuestro país.

A estas tres salas se suman la ya inaugurada sala de proyectos que lleva el nombre del fotógrafo almeriense Jorge Rueda y la de plaza contigua al edificio del CAF que lleva el nombre de Manuel Falces y donde todos los días desde hace ya un año hay una programación activa de imágenes proyectadas así como otro tipo de actividades.

En este nuevo mapa de espacios del CAF, el 25 de enero a las 20,00h, se inaugurarán las siguientes muestras, que estarán acompañadas de otras actividades paralelas.

Sala AFAL. Exposición Norman Bethune. El crimen de la carretera Málaga–Almería.

Comisariada por Jesús Majada Neila,  muestra la trayectoria vital de este singular médico, sus acciones humanitarias y los novedosos métodos que desarrolló durante su estancia en España.

Tras participar en la Primera Guerra Mundial como sanitario, se convirtió en un reputado cirujano torácico, que diseñó innovador instrumental quirúrgico para el tratamiento de la tuberculosis. Conmovido por la pobreza que, tras la gran crisis, se vive en Canadá en los años treinta, ejerce la medicina social, atiende a los más desfavorecidos y defiende, con pasión, políticas novedosas de sanidad pública.

La creciente pujanza del fascismo en Europa le atormenta y, abandonando su envidiable situación profesional, decide venir a España en 1936 para poner sus conocimientos y energía al servicio de la causa republicana en la Guerra Civil. Crea en Madrid el Servicio Canadiense de Transfusión de Sangre, uno de los primeros sistemas de transfusión móviles del mundo.

En febrero de 1937 se dirige con sus colaboradores a Málaga y presta una ayuda vital a la población civil que, ametrallada y bombardeada desde tierra, mar y aire huye en masa hacía Almería. Norman Bethune en un relato desgarrador y su compañero Hazen Sise con las fotografías que tomó dieron testimonio inequívoco de aquel trágico éxodo, uno de los sucesos más terribles y desconocidos de la Guerra Civil española.

Bethune regresa a Canadá para recaudar fondos para el Servicio Canadiense de Transfusión. Pero ya no vuelve a España: piensa en que su ayuda es más necesaria en China, invadida por los japoneses. Llega en 1938, organiza la sanidad del Octavo Ejército, forma numeroso personal sanitario y ejerce una labor incansable como cirujano de campaña. A finales de 1939 en una operación sin guantes se corta con el bisturí, la herida se infecta y al poco muere de una septicemia.

En su país Norman betune es símbolo del compromiso solidario de Canadá con el mundo. En China la figura de Bethune se ha convertido en leyenda y hoy sigue siendo para los chinos un héroe nacional. En España apenas es conocido.

Hay personajes que subyugan por encima de ideologías, confesiones o pronunciamientos políticos. Son esos personajes altruistas, solidarios, desinteresados y generosos que dedican su vida a una idea. Son esos personajes en quienes la idea que les marca el camino les lleva siempre a ayudar a los demás. Son esos personajes a quienes los jóvenes deseosos de cambiar el mundo miran como punto de referencia. Entre estos personajes se encuentra Norman Bethune.

Esta exposición trata de reivindicar su figura, y homenajear tanto a Norman Bethune como a todos los malagueños que sufrieron aquel descomunal desastre de febrero de 1937.

La muestra fotográfica (56 imágenes), acompañada de 56 textos explicativos, está dividida en tres capítulos:

  1. Norman Bethune (16 fotografías) es una semblanza biográfica del cirujano canadiense.
  2. Bethune en España (14 fotografías) se centra en la labor realizada en este país, especialmente centrada en los trabajos del Servicio Canadiense de Transfusión.
  3. El crimen de la carretera Málaga-Almería (26 fotografías) narra las peripecias y desventuras vividas por la población civil. Son 26 fotografías obtenidas por el equipo de Bethune, las únicas existentes: fue la primera vez que la población civil, absolutamente indefensa, fue bombardeada de forma sistemática.

Jesús Majada Neila, comisario de la exposición (Riolobos, Cáceres, 1950)

  • Licenciado en Filología Románica por la Universidad de Salamanca.
  • Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Málaga.
  • Doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Málaga con una tesis titulada Los libros de viaje: una fuente para el estudio de la historia de la cultura en Málaga.
  • Catedrático de Lengua y Literatura en el Instituto Arroyo de la Miel de Benalmádena (Málaga).
  • Profesor en la Universidad de Málaga.
  • Es una autoridad en lo referente a libros de viaje de extranjeros por España, Andalucía y especialmente por Málaga. Buena parte de sus investigaciones se han dirigido a estos temas.
  • Investigador adelantado de los sucesos de la Carretera Málaga-Almería, febrero 1937 (Guerra Civil española).
  • Biógrafo de Norman Bethune: ha propiciado el conocimiento en España de este singular personaje.
  • Es el autor de la exposición Norman Bethune. La huella solidaria que se ha mostrado en diversas ciudades de España, Canadá, China y México (producida por el Centro Andaluz de la Fotografía).
  • Es el director de investigación de la única historia de los judíos de Málaga.
  • Ha ganado diversos premios por investigaciones propias y por dirección de investigaciones con alumnos.

Sala Imagina. Exposición Una aproximación al retrato almeriense 1839–1939. Comisariada por Donato Gómez

“Anhelo poseer un recordatorio así de  todos los seres que me son queridos en el mundo. No es sólo la semejanza lo precioso de tales casos, sino la asociación y la sensación de proximidad […] ¡el hecho de que la sombra misma de la persona esté allí fijada para siempre!”. Elizabet Barrett (1843, carta a Mary Rusell Mitford).

Los primeros tiempos de la fotografía muestran la estrecha relación con la pintura. Sus representantes suelen reunir ambas actividades. Un ejemplo lo podemos encontrar en la propaganda forjada a lo largo de setenta años por los fotógrafos almerienses.

Los primeros fotógrafos fueron casi todos itinerantes. Después, algunos fijan su residencia en Almería de manera permanente, aunque sigan acudiendo del otro tipo en momentos puntuales del año. En la primera etapa las imágenes no escapan a los intentos de representación social. Los  personajes son estáticos, y muestran un deseo de generar una imagen para siempre; la idea es la de conservar la foto para la mujer amada, para los padres, para los hijos, como una muestra de perpetuidad. Los motivos han variado a lo largo del periodo, primero son frecuentes los bustos viñeteados, después los modelos de pie apoyados, finalmente, los modelos de pie sin apoyos de ninguna clase.

Si en el siglo XIX los fotógrafos se anuncian como pintores -porque lo son; también lo hacen porque colorean los  positivos-, cuando avanzamos en los primeros treinta años del siglo XX imitan la pintura de otra manera. Ahora su técnica fotográfica se acerca al impresionismo, tanto   porque hay imágenes con grano, como porque en el caso de las mujeres se difuminan (flou) los rasgos; las poses abandonan las cautas normas sociales y se hacen insinuantes. Muchas de ellas tienen el carácter de íntimas porque desean convencer del amor o de la belleza de la retratada y van dirigidos a novios o amantes; se olvidan las representaciones sociales anteriores y esperan del profesional de la fotografía que sepa retratar esa insinuación. Los fotógrafos comienzan a imitar las poses de las actrices de cine.    

Donato Gómez Díaz es el comisario.

Sala Jorge Rueda. Exposición Medi Terraneum. Un mar entre tierras, de María Rosa Aránega

Planteada como una ruptura histórica con el relato hegemónico que rodea a la inmigración en torno al Mar Mediterráneo, una cuestión aprovechada e instrumentalizada de forma política recientemente en auge, entendiendo el marco del olvido en el que se encuentra la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) de 1948.

Este mar, nuestro mar y no la Historia, ha alternado un flujo de personas alrededor y a través de él a lo largo de los siglos. Exiliados, expulsados, refugiados o inmigrantes ilegales, es enormemente complicado descategorizarlos. Para ello, antes que la memoria es necesario reconstruir la historia y ésta, que a su vez se encuentra fraccionada y enterrada por el relato de perpetua memoria de las mayorías hegemónicas mantienen una verdad confeccionada por los que sostienen el poder. Han precisado en el reduccionismo de norte a sur, de oriente a occidente para resucitar de políticas deshumanizadas de odio al extranjero.

No obstante, nuestra memoria brota y recompone sin saber exactamente el qué, el cómo, ni el porqué, a pesar de la negación y el olvido intencionado de determinadas identidades colectivas que nos unen y enriquecen con otras que desconocíamos. Y es que, lamentablemente, a menudo, historia y memoria son términos completamente contradictorios. La historia se prefabrica, se mutila, y olvida momentos que, de haberlos conocido, romperían los prejuicios que hoy por hoy están alzando a las ideologías del racismo y de la xenofobia que hace 74 años exterminaron a millones de personas. No mueven estas palabras un sentimiento de nostalgia o resentimiento sino el cuestionamiento de la significación moral, histórica y política de lo olvidado.

La muestra reproduce distintas imágenes seleccionadas en base a la temática de la inmigración en el Mediterráneo, en distintos momentos de la historia reciente. Fotografías, en muchos casos antiguas, recuperadas, reproducidas y reactualizadas a través del dibujo, entendiéndolo como un medio artístico primigenio, el dibujo trata de poner en evidencia el carácter originario del almacenamiento y archivo de imágenes. Se trata de recomponer una mirada actualizada y reflexiva desde el deteriorado archivo fotográfico para superar la división temporal y sensorial que existe con lo pasado.

Sala Amalia López Cabrera. Exposición Retazos del siglo XIX en la colección del Centro Andaluz de la Fotografía

Exposición compuesta por 20 copias originales pertenecientes a la colección Centro Andaluz Fotografía encontramos obras de algunos de los pioneros en fotografiar Andalucía, en concreto Charles Clifford, Louis Mason, Amela, Leygonier, Reinoso, Jean Laurent, Beauchy. Francis Frith. Levy.

Andalucía es el lugar más fotografiado en todo el siglo XIX español. Los grandes fotógrafos viajeros, normalmente franceses e ingleses, recalaban en Andalucía como un lugar exótico y difundían al resto de Europa las imágenes que aquí realizaban al resto de Europa.  Algunos estudios como los de Clifford y sobre todo Jean Laurent fueron capaces de desarrollar un verdadero negocio con la venta de estas imágenes.

La mayoría de estas imágenes fueron realizadas para dar servicio a un incipiente turismo que visitaba nuestras ciudades, esencialmente Granada y Sevilla, y reclamaban imágenes de los espacios que habían visitado.

Todas las copias son albúminas y están positivadas por los estudios de los mismos artistas.

La sala, que lleva el nombre de la almeriense Amalia López Cabrera, es un homenaje a su papel como pionera de la fotografía al ser la primera mujer que de una manera independiente abrió un estudio de fotografía en nuestro país, concretamente en Jaén en 1870.

Amalia López Cabrera nació en Almería en 1837, perteneció a una familia de asentados comerciantes, creció en la calle Posada junto a su padre, su madre, tres hermanos y dos criadas, según el Padrón general de vecinos y almas de la ciudad de 1837.

Con poco más de veinte años, se casó con el impresor Francisco López Vizcaíno, con el que se trasladó a Jaén. Se comenta que cuando Amalia oyó hablar de un conde que había llegado a esa ciudad, que enseñaba magia con una cámara oscura, no lo dudo y se plantó en su buhardilla. El daguerrotipo estaba haciendo furor en Francia y se convirtió en la primera discípula del Conde de Lipa, un antiguo capitán del ejército polaco exiliado en Francia Luis Tarszenski, que se había convertido años atrás en amigo personal de Louis Daguerre, quien le introdujo en la fotoquímica y en los secretos de los posados. La alumna se entusiasmó con el secreto de las placas, la rebeldía de los baños de plata y la desesperante lentitud de las exposiciones.

En 1860 Amalia montó su propio estudio, el primer bufete fotográfico profesional que abría una mujer en España, por lo que fue la primera fotógrafa oficial, ya que lo habitual era que las esposas e hijas de los fotógrafos ayudasen en los estudios en tareas diversas, pero no que manejaran la cámara, que controlasen el revelado de placas y mucho menos que firmasen sus obras. Retrató niños vestidos como adultuos, fumando, y a ancianos de cuerpo presente.

En 1866 apareció en la prensa local un anuncio de su gabinete fotográfico. Disponía de varios tipos de cámaras capaces de hacer negativos de gran tamaño, lo que era toda una novedad en esas fechas.

Amalia no se conformó con el trabajo de fotógrafa provinciana y pudo poder recorrer el mundo documentando tipos humanos y obras de ingeniería. Prueba de esa pasión por su oficio fue su participación en el Concurso Nacional de Fotografía de 1868, celebrado en Zaragoza, en el que obtuvo una mención honorífica y en la que presentaron obras los más afamados fotógrafos nacionales de la época.

Pero lejos de progresar como fotógrafa, Amalia debió marchar en 1869 con su marido a Madrid, quien acababa de ganar la concesión del Gobierno para imprimir La Gaceta Agrícola. En la capital se perdió la pista de la fotógrafía almeriense, es el caso de tantas mujeres cuyo talento permanece oculto a día de hoy para el gran público. Desde entonces su nombre no está ligado a la autoría de ninguna fotografía, por lo parece probable que no volvió a disparar una cámara o a positivar en papel albúmina.

Biblioteca. Exit. La revista

La revista Exit es una proyecto editorial español dirigido por Rosa Olivares en el que a través de números temáticos se analizan diferentes temas de la fotografía contemporánea.

Exit nace con el siglo XXI, cuando la imagen fotográfica ya es una expresión artística incuestionable. Desde el primer número, publicado en 1999, hasta el mes de enero de 2019,  cada tres meses, Exit ha construido una auténtica enciclopedia de la fotografía, al margen de modas, estilos y gustos. En Exit, han aparecido más de 1.000 fotógrafos, desde los clásicos hasta los más jóvenes, los más famosos y absolutos desconocidos, de todas las razas, culturas y sexos. De todo el mundo. Todos tienen una sola cosa en común: su amor por la fotografía. Como los que hacemos y los que leen Exit.

En cada Exit, tratan un tema diferente, siempre a través de imágenes y palabras, porque ni una imagen vale más que mil palabras, ni hacen falta palabras para explicar ninguna imagen, pero el diálogo entre la palabra y la imagen es el diálogo entre dos expresiones paralelas de conocimiento y sensibilidad. Hemos hablado de la infancia y de la adolescencia; de la ruina y del lujo, del cuerpo y, también, del humo; de la masculinidad y del paso del tiempo. Del paisaje, del verano, de lo mínimo y de la comida. De las flores y de todo lo que crece en la oscuridad. Y de los animales, nuestros amigos y compañeros. Han hablado escritores,  teóricos y fotógrafos con palabras y con imágenes. 20 años hablando y mostrando la fotografía que se hizo, la fotografía que se hace, y trazando caminos para la fotografía que viene. Para todos los que la han leído en sus casas y en las bibliotecas, en papel y en digital, porque una publicación como EXIT se hace para ver, consultar, aprender y disfrutar.  Desde hace 20 años y para el futuro, para siempre. Porque ya es más que una revista, es una parte de la memoria fotográfica de la historia de la fotografía.

Hasta la actualidad se han editado 72 números. Su gran calidad editorial la han hecho merecedora de premios tan importantes como el recibido en 2016 como mejor revista de fotografía del mundo. Los Lucie Awards es un evento anual que honra los logros en fotografía , fundado en 2003 por Hossein Farmani, galerista, curador de exposiciones, filántropo y fundador y presidente de los Lucie Awards en la ciudad de Nueva York. La revista Exit, Imagen y Cultura, que dirige Rosa Olivares y edita Producciones de Arte y Pensamiento, fue galardonada con el prestigioso Lucie Award , por primera vez concedido a una entidad española. 

El jurado se compone de 80 expertos en fotografía (teóricos, galeristas, etc.) que proponen a los candidatos y es, a través de sus votos, en un sistema similar al de los Oscar de la Academia del Cine, como se deciden los ganadores. En anteriores ediciones fueron premiados Nan Goldin, Martin Parr y revistas como Aperture. Las revistas finalistas con las que compitió EXIT fueron Aperture (USA), Camera Austria (Austria), The British Journal of Photography (Inglaterra) y Blow Photo (Irlanda).

Este espacio del CAF está dispuesto para la lectura y uso de de las novedades editoriales fotográficas, al mismo tiempo que se destacan algunos proyectos editoriales.

Hasta el momento se ha mostrado la mítica revista de los setenta Nueva Lente, la colección del editorial de la Fundación Maphre, los cuadernos de la Kursala de la Universidad de Cadiz.

La colección completa está a disposición de todos los usuarios del CAF.

Plaza Manuel Falce. Proyección: Mediterráneo. Niño de Elche con Ruth Toledano y Juan Cañamero

Todos los días al ponerse el sol, uno de los laterales del edifico del CAF se convierte en una exposición viva para ser contemplada por todos los caminantes del barrio.

A través de una gran proyección se muestran imágenes de las obras que hay expuestas en el interior.  Para esta ocasión, sin embargo, se mostrará en loop el vídeo “Mediterráneo” producido por el CAF con Niño de Elche, el gran artista hetorodoxo del flamenco. En el vídeo, rodado en el Playazo de Rodalquilar-Níjar, el artista canta a un mar Mediterráneo que se ha convertido en la frontera entre un mundo rico y pobre, un mar ya cementerio de más de 35.000 de seres que ansiaron llegar a este norte y que sucumbieron en el intento. Un poema de Gamoneda es recitado al mismo tiempo que se escuchan las olas de mar romper contra las rocas de la playa.

Francisco Contreras Molina, Niño de Elche, está considerado uno de los artistas más vanguardistas de la música española actual. Sus orígenes flamencos y su obsesión por la deconstrucción del mismo lo han llevado a construir discos que han sido reconocidos como las grabaciones más importantes de la industria discográfica.

Niño de Elche

Como ex flamenco el año 2018 me ha dejado experiencias únicas:

  • Haber recitado a Eugenio Noel en la Plaza de Toros de La Maestranza en la Bienal de Sevilla con el espectáculo Arena de Israel Galván.
  • La salida de un disco tan particular como Antología del Cante Flamenco Heterodoxo bajo el paraguas de una compañía como Sony y siendo incluido en la mayoría de listas de mejores discos del año, rompiendo imaginarios sobre lo que suponen otras músicas y prácticas fuera del mal llamado underground, producido por Raúl Refree.

  • Presentar mi disco Antología del Cante Flamenco Heterodoxo en Bienal de Sevilla en el Teatro Lope de Vega con toda la critica flamenca haciendo artículos destructivos por dicha participación demostrando que todos son igual de conservadores.

  • Coplas mecánicas junto a Israel Galvan en Sonar 2018 y su pieza documental realizada por Víctor Hugo Espejo.
  • Las representaciones de La Fiesta de Israel Galvan en el Palacio de los Papas en Avignon con sus respectivos abucheos.

  • Ver el tríptico elemental de España de Val del Omar en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid junto a Piluca Baquero Juan Carlos Quindós Erik Martin.
  • Cantar Informe para Costa Rica en la puerta del Congreso de los Diputados.
  • Participar en la próxima película del crac de García Pelayo con una seguiriya en latín.

  • Poder hacer mi versión del himno de Expaña en Late Motiv con Buenafuente.

  • Concierto nocturno de más de 8 horas en la maravillosa Villa Romana de Almedinilla (Cordoba) junto a Miguel Álvarez-Fernández, Juan Andrés Beato y Juan López López.

  • Mi colaboración con Los Planetas en Casa Patas.

  • La canción de Un Veneno junto a C. Tangana y su presentación en OT2018.

  • Haber grabado durante tres semanas por toda Bolivia para la productora Nanouk Films una película documental sobre sus músicas y mis acercamientos a ella.
  • Haber realizado la pieza Mediterráneo para El Centro de Fotografía de Andalucia habiendo pasado varios días visitando las playas de Almería y leyendo a Gamoneda junto a Ruth Toledano, Juan Cañamero y Rafael Doctor Roncero.

  • Mi viaje a Nueva York y la bendición de Laurie Andersson a mi cante bostezo junto y gracias a Gabriela Martí.

Juan Cañamero es fotografo y diseñador gráfico.

Ruth Toledano es poeta, fundadora de El Caballo de Nietzche, Capital Animal y columnista de eldiario.es en la actualidad.