19Junio2019

07 Febrero 2019 Escrito por 

Carmen Crespo celebra su primera reunión con las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha mantenido una primera toma de contacto con los representantes de las Organizaciones Profesionales Agrarias (OPAS). Una intensa mañana de reuniones con los interlocutores del sector en la que la titular del ramo ha mostrado la "total disposición" del nuevo Gobierno de la Junta de Andalucía a potenciar el diálogo con las principales entidades encargadas de velar por los intereses de la agricultura.

En este sentido, Carmen Crespo ha transmitido su intención de "trabajar por un mejor presente y futuro de nuestros agricultores y ganaderos en un marco de total colaboración y coordinación con la OPAS". Con la aspiración de que la Consejería se convierta en "el mejor aliado" de los agricultores y ganaderos, desde la administración se considera "imprescindible" la colaboración y el esfuerzo de todas las partes para afrontar los desafíos a los que se enfrenta Andalucía a lo largo de la nueva legislatura.

Sólo asumiendo la responsabilidad compartida se podrán conseguir los avances necesarios. "Os pido vuestra ayuda porque el acuerdo y el consenso son fundamentales para el nuevo Gobierno andaluz", ha señalado la consejera.

La ronda de reuniones se ha iniciado con Asaja-Andalucía, la Federación de Asociaciones Agrarias Jóvenes Agricultores de Andalucía. Una comitiva encabezada por Ricardo Serra como presidente, y su director general Vicente Pérez, además de las cabezas visibles de la organización en las ocho provincias. Posteriormente, Crespo ha dado la bienvenida a los representantes de COAG-Andalucía, con su secretario general, Miguel López Sierra, al frente, junto a otros cargos del organigrama de la organización y miembros del resto de secretarías provinciales.

En último lugar, la consejera ha mantenido un encuentro con la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), en la que ha participado el secretario General de UPA-Andalucía, Miguel Cobos, entre otros cargos de dicho colectivo.

Crespo ha repasado con las organizaciones agrarias los principales objetivos marcados en esta nueva etapa, centrados en la mejora de la competitividad de nuestra agricultura y sector agroindustrial. El diseño de un Plan Estratégico en los cien primeros días de Gobierno forma parte de este compromiso, al igual que la consecución de un Pacto por el Agua en el que "esta Consejería va a realizar todos los esfuerzos posibles". Todo ello sin olvidar la "necesidad" de dar un paso más en investigación e innovación, ofrecer respaldo activo al relevo generacional con el que garantizar el futuro y, por último, y no menos importante, trabajar en la mejora de las infraestructuras agrarias que demandan agricultores y ganaderos.

Tras esta primera ronda de contactos, la consejera ya tiene programados en su agenda diferentes encuentros con los representantes de las cooperativas y del sector pesquero, como paso previo a los pertinentes encuentros sectoriales.

Principales preocupaciones del sector

El presidente de Asaja-Andalucía, Ricardo Serra, y el Comité Ejecutivo de la organización, integrado por los presidentes y los secretarios generales de Asaja en las ocho provincias andaluzas, ha mantenido su primera reunión de trabajo con la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, Carmen Crespo, a quien le han trasladado los retos pendientes del campo andaluz.

En el encuentro, Asaja-Andalucía ha puesto el acento en los agricultores y ganaderos, los verdaderos artífices del progreso del campo andaluz, y a quienes se debe dotar de mayor protección, puesto que son el eslabón más débil de la cadena alimentaria y carecen de un marco legislativo que les ampare, les proteja y evite que tengan que vender sus producciones a un precio que, en ocasiones, ni siquiera cubre los costes de producción.

En lo que respecta a la reforma de la PAC, Asaja ha demandado a Carmen Crespo que tenga un papel activo en la defensa de la PAC y que defienda una PAC fuerte, común, sin recortes y con ayudas directas basadas en derechos y regiones, que como se ha demostrado son las que permiten una mejor adaptación a las características del territorio.

Respecto a la política comercial, el Comité Ejecutivo de Asaja-Andalucía ha insistido en que se necesita una estrategia de defensa eficaz frente a terceros países, única vía para evitar atropellos como el sufrido por la aceituna negra, el arroz, los cítricos y frutas y hortalizas como tomate, pepino, melon y sandia.

Urge un giro en la gestión del PDR-A para evitar que Andalucía pierda fondos

El Comité Ejecutivo de Asaja sido muy crítico con la pésima gestión del Plan de Desarrollo Rural de Andalucía (PDR-A), al que debe darse un giro radical, puesto que la ineficacia y los retrasos han sido hasta ahora sus notas características. Por lo que ASAJA entiende que no basta con aprobar ayudas que favorezcan el relevo generacional, la modernización de explotaciones o las medidas agroambientales, estás ayudas deben adaptarse a las explotaciones andaluzas, deben equipararse a las que se conceden en otras CC.AA. y sobre todo deben gestionarse, resolverse y pagarse con agilidad.

Por su parte, Adoración Blanque, Secretaria General de Asaja-Almería, ha recordado a la nueva Consejera que se necesita dar soluciones definitivas al problema de la higiene rural y la gestión de los restos vegetales y plásticos, de forma se implique a todos los eslabones y se permita a los agricultores realizar una adecuada gestión, sin abusos en los precios, permitiendo a los productores esta gestión. En este punto, otro aspecto en el que hay que trabajar es en la limpieza de los cauces de ríos y ramblas que se encuentran en una situación de dejadez insoportable y que constituyen un serio riesgo para las explotaciones agrarias y poblaciones cercanas.

En cuestiones de sanidad vegetal, Asaja ha pedido a la nueva consejera un esfuerzo para que en el debate sobre estas cuestiones prevalezcan los criterios técnicos y científicos sobre la demagogia y le ha demandado una política activa en defensa de los fitosanitarios, las medicinas de las plantas.

Los miembros del Comité Ejecutivo de Asaja-Andalucía han coincidido en señalar el carácter vital que tienen para el tejido productivo rural andaluz todas las infraestructuras básicas (red viaria, electrificación, banda ancha), fundamentales para la gestión diaria de las explotaciones, por lo que instan a la consejera a desarrollarlas y mejorarlas.

Impulsar un verdadero plan de relevo generacional

Asimismo, Asaja considera que es necesario un compromiso firme con el apoyo a los jóvenes, asegurar el relevo generacional es probablemente el reto más importante al que se enfrenta el campo en el próximo decenio, y paralelamente, debe fomentarse también la incorporación de las mujeres.

Respecto a los seguros agrarios, Asaja-Andalucía ha instado a Carmen Crespo a recuperar el nivel de apoyo autonómico previo a la crisis y a equipararlo al que se ofrece en otras CC.AA.

En lo que afecta la ganadería Asaja aboga por buscar soluciones a la complejidad administrativa, la sanidad animal y la crisis de precios. Esta organización sostiene que la ganadería debe dejar de estar en segunda división y valora el que este sector forme parte del propio enunciado de la nueva Consejería.

Respecto a la gestión del agua, Asaja reitera la necesidad de contar con una política hidráulica que dé estabilidad y cohesión, que evite el “uso partidista” del agua y que acometa la modernización, el incremento de superficie y de capacidad y la reducción de los costes energéticos. Es necesario que se finalicen las infraestructuras pendientes y las que sean necesarias para garantizar a los usuarios agua de calidad y a un precio adecuado. Por ello es necesario impulsar que los regantes de agua desalada puedan contar con los 30 céntimos el metro cúbico que vienen reclamando y reclama la defensa de los intereses de los regantes en cuestiones como los trasvases.

Una de las cuestiones que más quejas provoca en el sector agrario es la relacionada con las limitaciones y restricciones ambientales, con frecuencia diseñadas desde la distancia y sin suficientes elementos de juicio que las respalden. Tal como ha trasladado ASAJA a la consejera, estas limitaciones y restricciones no deben asfixiar a la sostenibilidad social y económica de los territorios. En muchas ocasiones, las normativas sectoriales y las de la propia PAC convierten en innecesarias nuevas figuras de protección y/o limitaciones adicionales.

Y por último, en materia fiscal Asaja-Andalucía aplaude la eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, una reivindicación histórica del sector agrario que por fin se consuma y que pondrán fin a una de las principales trabas al relevo generacional.

Los retos del sector agrario

COAG Andalucía ha mantenido esta mañana la primera reunión con la nueva Consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo. La Ejecutiva Regional de la organización, encabezada por el Secretario General, Miguel López, y formada por el Secretario de Organización, Eduardo López, la Responsable de Igualdad y Presidenta de CERES, Inmaculada Idáñez, y los responsables provinciales, ha trasladado a la Consejera el análisis de COAG sobre la situación y los principales retos a los que se enfrentan la agricultura y la ganadería andaluzas.

Miguel López ha planteado la necesidad de mayor coordinación en la nueva estructura de la Consejería, que suma las competencias de Medio Ambiente y Agua, y la demanda del sector respecto a la eliminación de trabas administrativas y a la agilización de las gestiones y trámites. Dada la importancia del regadío para nuestra comunidad autónoma, la integración de las competencias medioambientales en Agricultura puede suponer una oportunidad para potenciar y dar mayor visibilidad a la sostenibilidad que caracteriza a la actividad agraria andaluza.

Desde la Organización se ha insistido en que la calidad y la seguridad alimentaria son el camino para que nuestras producciones se diferencien desde el origen y puedan competir con las de terceros países. No obstante, hay que trabajar para que el valor añadido quede, en mayor medida, en el territorio, y que los productores puedan tener una remuneración justa y con cierta estabilidad.

En la reunión también se ha abordado la próxima reforma de la PAC, en la que Andalucía se juega mucho, como principal potencia agraria de España y mayor perceptora de fondos. El Secretario General de COAG Andalucía ha recordado que nuestra comunidad, con un 57% de población que vive en el medio rural, es por número de explotaciones (unas 250.000), por valor de la producción (más de 12.000 millones), por el empleo que genera (casi el 30% del empleo agrario por cuenta propia y el 60% por cuenta ajena de España), por la diversidad y calidad de sus producciones, por el reconocimiento en los mercados, y por muchas más razones, la principal región agraria de Europa y no puede volver a ser la gran perjudicada en la reforma de la PAC, como ha ocurrido en este marco, en el que nuestra comunidad pierde más de 1.000 millones.

Miguel López también le ha recordado a Carmen Crespo la necesidad de reforzar la interlocución de la Consejería con las organizaciones agrarias, que tienen un papel clave en asuntos relacionados con la gestión de expedientes, los trámites de subsanación y mejora de solicitudes, el asesoramiento a los agricultores y ganaderos, etc.

El Secretario General de la organización ha trasladado la disposición de COAG Andalucía para trabajar de manera conjunta por el interés general del sector agrario, estratégico para nuestra comunidad autónoma. La Consejera se ha comprometido a mantener en el menor plazo posible una nueva reunión de trabajo con los responsables sectoriales para abordar con mayor profundidad la coyuntura de los diferentes sectores productivos.