22Julio2019

02 Abril 2019 Escrito por 

Endesa recicla cerca del 70% de los residuos que genera en la mejora de la red

Endesa ha destinado a tratamientos de reciclado o valorización casi el 70% de los residuos que generó en 2018 durante su actividad de mejora y adecuación de la red eléctrica en Andalucía, aumentando los porcentajes alcanzados el año anterior y consolidando así su compromiso con el medio ambiente, la sostenibilidad y la economía circular.

Los trabajos de mejora y adecuación de la red de distribución generaron el año pasado en Andalucía 3.395 toneladas de residuos y de ellos 1.408 toneladas correspondieron a residuos peligrosos, de los cuales se reciclaron o valorizaron un 96,09%, y 1.987 toneladas a residuos no peligrosos, de los cuales se reciclaron o valorizaron un 68,28%.

Destaca el incremento del porcentaje de residuos no peligrosos que han sido reutilizados, que se ha duplicado desde el año 2015 y que, en el pasado ejercicio, ha crecido 16 puntos porcentuales.

Esta actividad está alineada con el compromiso medioambiental de la compañía, con el cumplimiento de la normativa y con la denominada estrategia de economía circular. La Comisión Europea ha adoptado recientemente un nuevo y ambicioso paquete de medidas a fin de estimular la transición hacia un modelo de economía circular que introduce nuevos objetivos comunes para los diferentes Estados miembros con vistas al 2030, así como un completo plan de acción que establece actuaciones para «cerrar el círculo» y abordar todas las fases del ciclo de vida de un producto: desde las fases de diseño, producción y consumo hasta la gestión de los residuos y el mercado de materias primas secundarias.

Así, las acciones realizadas por Endesa contribuyen a “cerrar el círculo vital" de los productos a través de un mayor reciclado y reutilización, aportando beneficios tanto al medio ambiente como a la economía. Estas operaciones suponen un doble beneficio ambiental, ya que, por un lado, reducen el consumo de recursos naturales y, por otro, alargan la vida de las materias primas. De esta forma, se fomentan también el ahorro energético y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Entre los residuos no peligrosos de la actividad de distribución de Endesa se encuentran algunos tales como plásticos, madera, envases de vidrio, lodos de fosas sépticas y los residuos de silvicultura, que se reciclan con un importante porcentaje de valorización; y los residuos metálicos (como hierro, aluminio, cobre, bronce etc.), que se reciclan al 100%. Por otro lado, entre los residuos peligrosos se encuentran los transformadores con líquido refrigerante, aceite mineral usado, baterías, equipos eléctricos y electrónicos y materiales contaminados con sustancias peligrosas como trapos o maderas; los cuales, reciben un tratamiento específico y son reciclados en su totalidad.

Endesa selecciona a los gestores que se encargan de residuos a través de un estricto proceso de licitación, en el que se comprueban las autorizaciones pertinentes y se les exige una jerarquía en el tratamiento de estos residuos, de acuerdo con los objetivos de la UE.

En definitiva, Endesa garantiza a través de su Política Ambiental una cuidada y especializada gestión de los residuos, asegura el cumplimiento de la normativa vigente y trabaja por la reducción de los impactos que el suministro eléctrico puede tener sobre el Medio Ambiente.