19Noviembre2017

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Clave Verde > El Tribunal de Derechos de la Naturaleza sentencia contra el expolio del Acuífero Aguas
13 Noviembre 2017 Escrito por 

El Tribunal de Derechos de la Naturaleza sentencia contra el expolio del Acuífero Aguas

La cuarta sesión del Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza ha dictado y publicado sentencia contra la sobreexplotación del Acuífero Aguas y el expolio de tierras y recursos hídricos en el Río Aguas, Almería.

En el transcurso de dos días, 53 personas de 19 países, hablando más de siete idiomas, presentaron casos sobre violaciones cometidas contra los derechos de la Naturaleza. De los siete casos tratados, el expolio del Acuífero Aguas fue el único caso español denunciado ante al Tribunal. El juez Cormac Cullinan, famoso abogado ambientalista, fue el encargado de supervisar dicho caso y comunicar el fallo del Tribunal.

El Tribunal consideró “que de persistir la extracción de aguas subterráneas más rápido de lo que puede reponerse y privar a las comunidades autóctonas del recurso agua que las nutren, viola los derechos de los sistemas ecológicos de Almería y viola los Derechos Humanos de los habitantes locales, incluidos los derechos de las generaciones futuras”. El Tribunal también determinó que la administración responsable de la gestión del agua, las explotaciones superintensivas de olivar, las personas involucradas en la autorización de la sobreexplotación de los recursos no han cumplido con sus obligaciones en virtud de la Declaración Universal de los Derechos de la Naturaleza y garantizar que la búsqueda del bienestar humano contribuya al bienestar del Planeta, ahora y en el futuro, y deben tomar medidas inmediatas para detener la extracción de aguas subterráneas y permitir que los ecosistemas se recuperen.

La Plataforma en Defensa del Acuífero del Río de Aguas y Acuíferos Vivos, celebran la resolución del Tribunal y esperan que la Junta de Andalucía y el Gobierno español tomen medidas urgentes para frenar y revertir el Ecocidio, porque, como queda reflejado en la sentencia, “el agua no tiene precio: las sociedades que sacrifican las fuentes de agua por dinero pagarán un precio terrible".