24Septiembre2018

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Clave Verde > La Junta solicitará la inscripción de El Algarrobico en el registro de la propiedad
La Junta solicitará la inscripción de El Algarrobico en el registro de la propiedad Greenpeace
22 Diciembre 2017 Escrito por 

La Junta solicitará la inscripción de El Algarrobico en el registro de la propiedad

La Comisión Mixta del Algarrobico, integrada por representantes de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía y el Ministerio de Agricultura, Alimentación, Pesca y Medio Ambiente, se reunió ayer en Madrid para analizar el contenido de la última sentencia del Tribunal Supremo, que obliga al Gobierno andaluz a acudir a la vía civil para ejercitar el derecho de retracto sobre los terrenos y la edificación del hotel Algarrobico. Ambas administraciones "han reforzado su posición común de acatar la sentencia, por un lado, y hacer todo lo que esté en su mano para proceder cuando antes al derribo de la construcción, por otro", aseguran. Entre las líneas a seguir: la futura inscripción de El Algarrobico en el registro de la propiedad.

En el encuentro, tras el análisis de los efectos de la sentencia por parte del Gabinete Jurídico de la Junta y la Abogacía del Estado, se han acordado varias cuestiones. En primer lugar, tal y como ha informado la Junta, se preparará el expediente para solicitar la inscripción del retracto del suelo y el edificio del Algarrobico en el Registro de la Propiedad. Asimismo, vista la sentencia 272/2016 de 10 de febrero, se va a requerir al Ayuntamiento de Carboneras, en ejecución de lo mandatado en la misma, a que realice las actuaciones pertinentes para ajustar el planeamiento urbanístico al ambiental. Por último, la Comisión ha acordado volver a fijar un encuentro cuando se reciba respuesta del Registro de la Propiedad.

Sentencia del TS sobre El Algarrobico

En la sentencia del 7 de diciembre, el TS instaba a la Junta de Andalucía a acudir a la vía civil para hacerse con la titularidad de los terrenos, al desestimar el recurso interpuesto por el Gobierno andaluz contra el auto del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que denegaba su petición de ocupación de la finca El Algarrobico sin previa inscripción registral y proponía que la empresa propietaria del hotel, Azata Sol, designara una cuenta bancaria para poder hacer efectivo el pago del retracto.

De esta manera, el Alto Tribunal considera el retracto como un negocio patrimonial privado cuyas “controversias deben librarse en la jurisdicción civil”, mientras que subordina la previa inscripción registral del documento por el que se transfiere la propiedad a la toma de posesión de las fincas. Todo lo cual “produciría conflictos cuya resolución debería dirimirse en la vía civil”.

Greenpeace acusa a la Junta de retrasar la demolición hasta 2023

Por su parte, Greenpeace ha iniciado los trámites para reclamar al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que acelere la demolición del hotel de El Algarrobico en Carboneras (Almería), tras la decisión del Tribunal Supremo el pasado 4 de diciembre de que la Junta de Andalucía acuda a un pleito civil para que la promotora Azata les entregue los terrenos. No es la primera vez que la justicia exige al Gobierno andaluz que inicie los trámites por la vía civil: en 2015, el propio TSJA ya le pidió lo mismo. "Esto supone un retraso de al menos seis años hasta que se pueda proceder a la demolición del hotel", sostiene el colectivo.

Por ello, la organización ecologista va a pedir al TSJA que obligue al Ayuntamiento de Carboneras a modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), para que lo adapte al Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) del Parque Natural de Cabo de Gata-Nijar, norma de rango superior donde El Algarrobico figura como espacio protegido (no urbanizable) por decisión del Tribunal Supremo en 2016. Una vez modificado el PGOU, Greenpeace demandará al Ayuntamiento de Carboneras que revise la licencia de obras y, una vez declarada ilegal, que inicie un expediente de demolición. Todas estas peticiones irán incluidas en el mismo recurso contencioso administrativo.

“La estrategia jurídica seguida por la Junta de Andalucía para demoler el hotel puede demorarse muchos lustros. Para evitar más dilaciones, Greenpeace ha decidido abrir esta vía en los tribunales”, ha declarado Pilar Marcos, responsable de Biodiversidad de Greenpeace. “Esta es la forma más rápida para demoler el hotel. Si esperamos a que lo ejecute la Junta de Andalucía, lo verán las siguientes generaciones”, subraya Marcos.

La Junta de Andalucía ejerció el derecho de retracto sobre las fincas de El Algarrobico en el año 2006. El retracto es el derecho que tiene la Junta de Andalucía para adquirir las fincas que se venden dentro de los parques naturales abonando al comprador la misma cantidad que él ha abonado al vendedor. Los compradores de El Algarrobico (Azata y sus filiales) recurrieron al TSJA la resolución de la Junta de Andalucía acordando el retracto, pero el tribunal andaluz, en sentencia firme del 7 de octubre de 2013, dio la razón a la Junta. "En esa fecha, el Gobierno andaluz podía ya haber comenzado los trámites para obligar a Azata a entregarle la finca, pero no lo hizo hasta el año 2015", explica Greenpeace.

"Si la Junta hubiese iniciado el pleito civil en 2013 -continúa el grupo- ya tendría al menos sentencia en primera instancia. A los cuatro años de retraso que ya lleva el Gobierno andaluz en su pretensión de apropiarse de los terrenos, habrá que sumar ahora el tiempo que tarde en tramitar el pleito civil, que puede prolongarse durante seis años más".

“Una vez que el Gobierno andaluz tome posesión de los terrenos dentro de unos seis años, podría ocurrir que Azata no reconozca que el retracto incluya el hotel, lo que implicaría nuevos pleitos. Y si finalmente la Junta consigue ser el dueño legal de los terrenos y del hotel, el siguiente problema será demolerlo, ya que el Ayuntamiento de Carboneras probablemente no conceda licencia de demolición, porque según su PGOU, el hotel tiene licencia de obras y está construido en terreno urbanizable. Este proceso eterno es precisamente lo que queremos evitar”, concluye Marcos.