28Mayo2018

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Agricultura > Expolevante Níjar 2018: Hacia una agricultura 4.0.

baners JUNTA-PARALELO

17 Abril 2018 Escrito por 

Expolevante Níjar 2018: Hacia una agricultura 4.0.

Avanzamos hacia una nueva revolución, hacia una agricultura 4.0. Somos referentes de ello. En Andalucía, en Almería y, por supuesto, en la comarca de Níjar. Porque no sólo crecemos en superficie cultivada, sino también en calidad, en sabor y en sostenibilidad, en uso eficiente de los recursos, en digitalización para una más acertada toma de decisiones y en comercialización. Lo somos gracias a la apuesta constante por la investigación, la innovación, la transferencia del conocimiento al campo, la incorporación de las más modernas tecnologías. Lo somos y lo difundimos, a través de citas como Expolevante Níjar, consolidada como punto de encuentro ineludible, que, por su carácter bienal, sumará, entre el 18 y el 20 de abril, 14 ediciones y 28 años de edad. Y lo hace con nuevos aires, con una inyección de vitalidad, duplicando su espacio para erigirse en un escaparate de lo que hacemos, para proyectarlo, desde aquí, desde nuestra tierra, hacia los ámbitos nacional e internacional.

Por RODRIGO SÁNCHEZ HARO (Consejero de Agricultura de la Junta de Andalucía)

Rodrigo Sánchez Haro, consejero de Agricultura de la Junta de AndalucíaEl peso específico de Níjar y su comarca en la agricultura almeriense y andaluza es indudable. Hablamos de unas 8.500 hectáreas de superficie de cultivo invernada. Sólo el municipio de Níjar concentra más de 5.500, casi dos tercios del total, y el 59% de la producción de hortalizas ecológicas de la provincia. Cada una de ellas, cada palmo de ese suelo, presenta ese valor añadido del compromiso con un desarrollo económico y social respetuoso con el medio ambiente. Son muchas las muestras de ello, como el empeño de nuestros agricultores en la recuperación y mantenimiento del acuífero del Campo de Níjar, las 2.700 hectáreas de hortícolas ecológicas que se extienden por Almería, un 68% más en sólo un año, o el alto grado de implantación del control biológico en este sector, que supera las 24.000 hectáreas en toda la provincia.

Son retos en los que avanzamos y en los que, lejos de caer en la autocomplacencia, juntos, vamos a profundizar, como en la especialización, con nuevas variedades y nuevos formatos, como en la diferenciación y la promoción, como en la reivindicación de unas mejores conexiones, las del ansiado Corredor Mediterráneo que debe enlazar con el Puerto Seco de Níjar que promovemos desde el Gobierno andaluz. Y lo haremos, porque estamos preparados para ello, porque tenemos la fortaleza de un sector muy bien estructurado, altamente integrado, que ha sabido ver y aprovechar las ventajas de la concentración de la oferta (tenemos en Almería 40 Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas), competitivo y que no deja de crecer en internacionalización. Batimos, no en vano, un récord tras otro en exportaciones agroalimentarias, con unas ventas al exterior que en 2017 han dejado en la balanza comercial de la provincia 2.751 millones de euros, un 5,6% más que en el ejercicio anterior.

Pero necesitamos un impulso, el del agua. Por una cuestión de justicia, porque sin ella no es posible el desarrollo, la agricultura 4.0, el futuro, nada. Es urgente que el Ejecutivo de Rajoy acometa esas inversiones que le ha negado a Almería y puedan ser una realidad las infraestructuras hidráulicas pendientes, para corregir de una vez, con la oportunidad de las fuentes complementarias, desaladas y regeneradas, la falta de seguridad hídrica que padece nuestro sector hortofrutícola. De ahí que, desde el Gobierno andaluz, pidamos al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente que cumpla con su obligación y ponga sobre la mesa los 206 millones de euros que acabarían con este problema estructural, que servirían para acometer aquellas obras que son de su competencia y que no pueden esperar más. Debe hacerlo, como también ha de habilitar, ya, la rebaja del coste del agua desalada que sí se aplica en Murcia y Alicante desde 2015, para que no exceda de 30 céntimos por metro cúbico.

Ya no hay excusas. La Ley de medidas urgentes para paliar la sequía, aprobada el pasado 7 de marzo en el Congreso de los Diputados, y el fondo extraordinario dotado con 1.000 millones de euros para combatirla lo hacen posible y hay que recuperar el nivel de inversión en unas infraestructuras que condicionan el desarrollo y que, tras crecer entre 1996 y 2010 en España el doble que el Producto Interior Bruto (PIB), se han reducido en un 60% entre 2011 y 2014. La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, desde luego, contribuirá. No en vano, hemos convocado 66 millones de euros en 2017 para auspiciar la modernización y nuevos regadíos, así como el ahorro energético y pondremos en marcha en 2018 otras tres nuevas líneas de ayudas con una asignación de otros 43 millones de euros que impulsarán, entre otros, el uso de aguas regeneradas en nuestros regadíos. Porque compartimos un reto, el de la sostenibilidad.