15Octubre2018

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Agricultura > La nueva Ley de Agricultura reforzará la competitividad y el crecimiento sostenible

baners JUNTA-PARALELO

10 Mayo 2018 Escrito por 

La nueva Ley de Agricultura reforzará la competitividad y el crecimiento sostenible

El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha subrayado que la Ley de Agricultura y Ganadería de Andalucía elevará “a rango de ley” la internacionalización y la promoción de la producción agroalimentaria.

Estos, como ha expuesto en los XVIII Encuentros Empresariales Hacienda de Quinto promovidos por la Asociación Empresarial Alimentos de Andalucía, Landaluz, son dos de los objetivos que se marca una futura norma que, para ello, ahondará en el refuerzo de los productos amparados por regímenes de calidad diferenciada, el desarrollo de marcas colectivas y de garantía, la potenciación de cadenas de distribución cortas o de mercados locales y la puesta en marcha de proyectos conjuntos de comercialización, promoción y distribución.

Sánchez Haro ha señalado, en este sentido, que la Ley de Agricultura y Ganadería es un instrumento “al servicio del sector y necesario” para afrontar desafíos como la mejora de la competitividad y el crecimiento sostenible, la igualdad entre mujeres y hombres, el relevo generacional, el aumento del empleo estable, la interlocución y la participación, la cooperación entre los operadores de la cadena agroalimentaria, la comercialización y la internacionalización. Todo, ha dicho, para afianzar el potencial de un tejido agrario andaluz que superó el pasado año los 12.800 millones de euros de valor de producción, con una agroindustria que lidera el ranking nacional con más de 7.000 empresas y que ocupa la segunda posición en generación de valor añadido, tan sólo por detrás de Cataluña.

“Somos referentes mundiales en calidad, competitividad y seguridad alimentaria”, como lo certifica, según ha apostillado el consejero, el crecimiento, durante ocho años consecutivos, de las exportaciones agroalimentarias de la región hasta alcanzar en 2017 una facturación de cerca de 11.000 millones de euros. “Vendimos alimentos y bebidas al exterior por casi 21.000 euros cada minuto”, ha afirmado el responsable autonómico. Esto se ha dado también, ha continuado, en el marco de una distribución dinámica e innovadora que conforma el mayor censo nacional del sector con más de 4.400 establecimientos y la mayor superficie comercial, por encima del 18%.

Rodrigo Sánchez ha destacado, además, que la Ley incidirá en unas relaciones justas en toda la cadena de valor. Con este fin, bajo sus palabras, se apuesta “de un modo decidido” por la transparencia en los acuerdos comerciales a través del Foro de la Cadena Agroalimentaria, el impulso del Observatorio de Precios o los sistemas de autorregulación mediante contratos tipo o el arbitraje. También, en busca de un mayor equilibrio entre todos los eslabones, se aumentará el control sobre los alimentos con precios anormalmente bajos (para comprobar que no suponen un fraude de calidad) y se establecerá la corresponsabilidad de aquellos operadores que no denuncien estos productos sospechosos.

A su juicio, no se trata sólo de evitar prácticas desleales, sino también de proteger los intereses de los consumidores y la sociedad, un punto en el que el consejero ha anotado la novedad de unas sanciones con un marcado carácter disuasorio, ya que pueden llegar a ser mayores que el beneficio ilícito obtenido. Asimismo, en los casos más graves, se podrá hacer pública la empresa sancionada y el producto. Junto a todo ello, el texto normativo impulsará la recuperación y gestión de los excedentes alimentarios, “dando prioridad al consumo humano con fines solidarios que ya realizan muchas empresas en el marco del compromiso social, ético y ambiental”.

Simplificación e interlocución

La Ley de Agricultura y Ganadería, que, con 14 títulos y 106 artículos, ha contado con más de 770 aportaciones de diferentes colectivos, incluye aspectos dirigidos a la simplificación como el sistema de información de la cadena alimentaria o el establecimiento de trámites de comunicación previa. De igual modo, prima la participación de todos los agentes del sector, algo que se articulará a través de la creación de organismos de interlocución como el Consejo Asesor Agrario o el Consejo Agroalimentario, sin olvidar el Foro Andaluz de la Cadena Agroalimentaria para el estudio, seguimiento y cooperación entre los distintos eslabones o la modificación de la Ley de Interprofesionales Agroalimentarias de Andalucía para incluir en las mismas a la distribución y la comercialización.

También verán la luz la Comisión para la Internacionalización, para impulsar la apertura al exterior; y la Estrategia para el Conocimiento, Investigación, Desarrollo e Innovación y el Foro Andaluz de Innovación Agroalimentaria, para potenciar la innovación tecnológica y la digitalización.

Igualdad y medio ambiente

El texto hace especial hincapié en el protagonismo de las mujeres y de los jóvenes, a los que prioriza como grupos de actuación preferentes, por ejemplo, en el acceso a la formación y a las ayudas. Integra la igualdad de género con la mirada puesta, ha aseverado Sánchez Haro, en la reducción de la brecha en el acceso femenino al empleo y en el aumento de su participación activa en los órganos de decisión del sector. “Los estudios demuestran que las empresas con más mujeres en la junta directiva son un 16% más rentables”, ha espetado el consejero.

La Ley favorece también un menor impacto en el medio ambiente a partir del uso eficiente de recursos como el agua, el suelo o la energía y la transición hacia la economía circular y la bioeconomía para incrementar la valorización de subproductos a través de su reutilización.

Plan Estratégico de la Agroindustria

Sánchez Haro, ante los representantes de una entidad como Landaluz, que aglutina a casi el 40% de la facturación del sector agroalimentario y genera más de 20.000 empleos directos en la comunidad, y a la que ha invitado, junto a sus asociados, a participar en el trámite parlamentario de la Ley “para enriquecerla y que recoja todas las inquietudes”, ha hecho mención al Plan Estratégico de la Agroindustria. Éste, ha recordado, “es ya una realidad, con un presupuesto de más de 728 millones de euros”. De ellos, la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha puesto ya a disposición de la modernización de las industrias cerca de 183 millones de euros.

A todo ello hay que sumar otros 3,3 millones de euros en incentivos a la fusión e integración cooperativa; el Decreto de Entidades Asociativas Prioritarias de Andalucía (EAPA); las ayudas a la promoción de productos de calidad diferenciada (tres millones de euros en dos convocatorias); y el plan de promoción anual, dotado con otros tres millones de euros para apoyar a los alimentos de la región en ferias nacionales e internacionales. Los Grupos Operativos de Innovación, por su parte, cuentan ya con 8,7 millones de euros que tendrán continuidad con una próxima convocatoria específica para innovación digital (dos millones de euros).