25Junio2018

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Municipios > Presentan el proyecto de reconstrucción del Patio del Castillo de Vélez Blanco

11 Junio 2018 Escrito por 

Presentan el proyecto de reconstrucción del Patio del Castillo de Vélez Blanco

Un faceteado poligonal suavizado de las piezas ornamentales que componen el Patio de Honor del Castillo de Vélez-Blanco: es la solución arquitectónica que ha propuesto el arquitecto Pedro Salmerón, encargado de elaborar el proyecto básico y el proyecto de ejecución para la reconstrucción de este singular espacio, solución que ha presentado ante los miembros de la comisión de seguimiento del convenio.

Según han explicado la delegada de Gobierno, Gracia Fernández, quien ha presidido la comisión, y Pedro Salmerón, la descomposición de las piezas ornamentales del patio en facetas poligonales permitirá a las personas que lo visiten y lo admiren a la distancia habitual del observador “disfrutar del espectacular patio en una experiencia cercana al original, visualizando los relieves de forma unitaria, y sólo si se acercan a las piezas se podrá apreciar que están compuestas de formas faceteadas y simplificadas, de manera que no habrá posible confusión con el original, ya que como señala la Ley de Patrimonio Histórico no se pueden hacer reproducciones exactas”.

Pedro Salmerón ha sido el encargado de explicar esta solución arquitectónica a los miembros de la comisión -delegaciones de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo y de Cultura, Turismo y Deporte, Ayuntamiento de Vélez-Blanco, Asociación de Empresarios del Mármol (AEMA) y Escuela del Mármol de Fines-, tras la presentación de su proyecto básico y después de haber recibido el beneplácito de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico.

“La reconstrucción del patio es un reto y una gran oportunidad para las comarcas de Los Vélez y del Mármol, un proyecto que la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio apoya con 1,13 millones de euros”, ha recordado Gracia Fernández, aludiendo tanto al impulso del turismo y la cultura en la primera zona como al fomento de la visibilidad internacional del mármol de Macael como marca de prestigio, que se utilizará en la reconstrucción del patio. En junio de 2017, Extenda, la Agencia Andaluza de Promoción Exterior, de la Consejería de Economía y Conocimiento, organizó una exitosa misión comercial a Nueva York que tuvo como acto principal la presentación de la Marca Macael en el patio, expuesto en el Museo Metropolitano.

En la comisión de seguimiento también se ha dado cuenta del encargo de dos nuevos estudios, uno geotécnico y otro paramental, necesarios para completar una intervención adecuada y con todas las garantías, que se van a realizar durante el mes de julio y se han adjudicado por 23.165 euros. Estos estudios aportarán a Pedro Salmerón más información para redactar el proyecto de ejecución, dando una solución técnica y un cálculo del coste de la obra. Se espera licitar la ejecución de las obras a principios de 2019.

Por otra parte, se ha invitado a la comisión a una representante del Museo Comarcal Velezano, para tratar la posibilidad de que las piezas originales del patio que están expuestas en este museo pasen de nuevo a su ubicación en el Castillo de Vélez-Blanco.

El arquitecto Pedro Salmerón Escobar resultó adjudicatario en enero de 2108 del contrato para la redacción del proyecto, dirección facultativa de obras y coordinación en seguridad y salud para la reconstrucción del patio con su adjudicatario, tras concurso público anunciado el 25 de septiembre de 2017 y por la cuantía de 121.217 euros.

El Castillo de Vélez-Blanco fue declarado Bien de Interés Cultural en 1985 y es propiedad de la Junta de Andalucía desde el año 2005. Este castillo-fortaleza palaciega del siglo XVI fue residencia de la familia noble de Los Fajardo y albergaba una obra de singular belleza y calidad artística, el Patio de Honor, realizado por artistas italianos en mármol blanco de Macael. El patio fue adquirido en 1904 por un marchante de arte francés que a su vez lo vendió al millonario estadounidense George Blumenthal, que lo utilizó en su residencia y tras morir fue donado al Museo Metropolitano de Nueva York, donde actualmente está expuesto.