18Junio2019

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Sociedad > Más de 56.000 personas, un 12% menores, llegaron a España por mar en 2018
Más de 56.000 personas, un 12% menores, llegaron a España por mar en 2018 Olmo Calvo
02 Enero 2019 Escrito por 

Más de 56.000 personas, un 12% menores, llegaron a España por mar en 2018

El flujo de personas en el mundo empujadas a vivir en movimiento no se detiene, a fuerza de conflictos, falta de recursos o fenómenos medioambientales, entre otros. En este contexto, España y, fundamentalmente Andalucía, se convirtió en 2018 en la principal ruta de entrada por mar a Europa, con alrededor de 56.000 llegadas por mar. Así se desprende de los últimos datos aportados por ACNUR, así como de un balance ofrecido por el Comité Español de Ayuda al Refugiado (CEAR), que reclama la puesta en marcha de vías migratorias legales, el cese de las devoluciones ilegales y el cierre de los CIE.

Con Almería entre los principales puntos de llegada, la región andaluza ha recibido en 2018 a más de 50.800 personas migradas, según datos a 23 de diciembre de 2018. En España, la cifra total ha sido de 62.479, de las que casi 56.000 arribaron en patera. En 2017 fueron 22.103 personas las que alcanzaron España por esta vía.

Marruecos, Guinea y Mali, en este orden, son los principales países de origen de las personas que han llegado a España este año. Entre los tres suponen más del 57% del total. Por detrás, figuran como principales lugares de origen, entre otros, Argelia, Gambia, Senegal o Siria. Entre quienes han llegado a España, casi el 12% son menores de edad y cerca del 11% son mujeres.

En Europa en su conjunto, también según datos de ACNUR, el total de llegadas por mar durante 2018 fue de 113.347 personas. Además, en 2018 la muerte volvió a sacudir a quienes tratan de alcanzar la Unión Europea, con 2.262 personas muertas y desaparecidas durante su trayecto migratorio.

CEAR reclama vías legales y el coto a las devoluciones ilegales 

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) acaba de hacer balance, en el que ha destacado quen en 2018, España se convirtió en la principal ruta de entrada por mar a Europa con más de 56.000 llegadas a sus costas, lo que demuestra según la entidad que “la solución no es hacer acuerdos con países que no respetan los derechos humanos, porque al cerrar así una ruta se abre otra”. Al menos 2.200 personas habrían muerto en el Mediterráneo, de las cuales, 769 lo hicieron al tratar de llegar a costas españolas, la cifra más alta desde 2006.

Con esto, y tras la firma del Pacto Mundial de las Migraciones, CEAR ha reclamado que en 2019 el gobierno español "sea coherente con este acuerdo y se decida a poner en marcha vías legales y seguras, "se ponga fin a las devoluciones ilegales, y se inicie el cierre de los CIE". Así, aunque muchas decisiones en política migratoria estén condicionadas por las decisiones del resto de países de la Unión Europea, CEAR reclama a las autoridades españolas que lideren “una nueva forma de hacer política migratoria real, basada en los derechos de las personas, y no solo políticas de control de fronteras”.

Además, el colectivo ha destacado algunos de los hitos de 2018 en materia migratoria, entre los que figuran los siguientes:

  • MARZO. En ese mes trascendió que en 2017 España había recibido más de 31.000 solicitudes de asilo, lo que suponía un nuevo récord en este registro. Sin embargo, de las 13.350 peticiones que se resolvieron ese año, las autoridades españolas rechazaron 2 de cada 3. Se estima al terminar el año se superen las 53.000 solicitudes de asilo.
  • JULIO. España se convirtió en la principal ruta de personas migrantes y refugiadas por mar a Europa, superando las más de 20.000 llegadas. Sin embargo, CEAR explicó que este hecho se debía en gran medida a que el número de entradas en Italia y Grecia había descendido notablemente, al tiempo que recordó que España tiene capacidad para asumir la acogida de estas personas y lamentó que ante esta situación se propague en muchas ocasiones una sensación de alarma injustificada. En este sentido, CEAR "llama a la responsabilidad a todos los actores, pero en especial a los partidos políticos, para que abandonen los discursos del odio y del miedo al migrante que solo conducen a una sociedad más individualista e insolidaria", apunta el comité.
  • SEPTIEMBRE. Al cumplirse un año del fin de plazo de los acuerdos europeos reubicación y reasentamiento, los estados de la UE solo habían cumplido poco más de una tercera parte de los compromisos de acogida, un porcentaje de cumplimiento que descendió al 16% en el caso de España.
  • NOVIEMBRE. La espera para obtener una cita para formalizar la solicitud de asilo alcanzó este mes máximos históricos. Los plazos, especialmente en Madrid, llegaron a alcanzar los dos años de espera. Aunque en este sentido la situación ha mejorado significativamente, se calcula que más de 10.000 personas siguen sin poder ejercer su derecho a solicitar asilo formalmente, por lo que quedan en una grave situación de vulnerabilidad jurídica y social ya que durante ese tiempo no puedan acceder al sistema de asilo.