20Abril2019

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Sucesos > La Guardia Civil descubre 192 plantas de marihuana en un novedoso cultivo
29 Marzo 2019 Escrito por 

La Guardia Civil descubre 192 plantas de marihuana en un novedoso cultivo

Durante la investigación realizada recientemente, agentes de la Guardia Civil de la Comandancia de Almería, han detenido a A. G. G., de 27 años de edad y J. Q. L., de 36, ambos vecinos de la localidad de Taberno (Almería), como presuntos autores de un delito contra la salud pública y un delito de defraudación de fluido eléctrico.

De la misma forma los agentes han investigado a una tercera persona, vecino de misma localidad, también como presunto autor de un delito contra la salud pública y un delito de defraudación de fluido eléctrico.

Esta nueva actuación está enmarcada dentro de las actividades e investigaciones que la Guardia Civil desarrolla en la provincia, con el objeto de erradicar el cultivo, elaboración y distribución de sustancias estupefacientes, en este caso marihuana (Cannabis sátiva).

La investigación se inició a finales del pasado mes de febrero, tras el estudio y análisis de la información recopilada por los agentes en este sentido, entre la que destaca la posible existencia de una plantación de marihuana en una vivienda de la localidad de Taberno (Almería).

Hasta la zona se trasladan los agentes para localizar la misma, encontrando un cortijo en la rambla conocida como Los Pardos, el cual por las características que presenta y la ubicación en la que se encuentra, podría ser el lugar donde se cultive y guarde la plantación de marihuana.

Una vez en las proximidades del cortijo, se observa como el mismo tiene todas las puertas y ventanas cerradas y selladas por plásticos y cartones, escuchándose además el ruido de lo que parecen ser extractores de aire, aparatos normalmente utilizados en las plantaciones de marihuana “indoor”.

Con estos datos, los agentes establecen un discreto dispositivo de vigilancia sobre la vivienda, para averiguar quiénes son los moradores de la misma, a la vez que se inician las pesquisas para identificar a su legal propietario.

Como resultado de estas averiguaciones, los agentes consiguen averiguar la identidad del propietario del cortijo, así como que el cortijo está ahora mismo alquilado a una segunda persona.

Como resultado de las vigilancias se comprueba la presencia en la vivienda de una tercera persona, la cual realiza labores de mantenimiento y vigilancia del cultivo, el cual entra y sale del cortijo con diferentes utensilios, siempre con una actitud desconfiada y vigilante, mirando los diferentes accesos a la vivienda.

En el desarrollo de la investigación, los agentes verifican un reparto de tareas, ya que una persona es la que vigila y realiza las funciones de mantenimiento, otra es la que realiza la inversión del material, y la tercera persona, aporta la vivienda que sirve para ocultar la actividad ilícita.

Una vez confirmado que el cortijo sirve para cultivar la plantación de marihuana, los agentes llevan a cabo el registro del mismo, donde identifican a la persona que realiza las labores de mantenimiento que se encontraba en el interior.

Una vez dentro observan como por el suelo discurren tubos de ventilación, que van hacia las diferentes habitaciones del cortijo así como a la cochera, encontrando un total de 6 “armarios” invernados en el interior.

Dentro de estos “armarios” los agentes localizan un total de 192 plantas de marihuana de un metro de altura, las cuales destacan por la gran cantidad de cogollos que tienen, así como lámparas, higrómetros, extractores de aire, un ventilador y filtro de olor.

Llama la atención de los agentes las dos máquinas localizadas con sistema rotativo, en las que se colocan los esquejes de las plantas para hacerlas girar alrededor de una lámpara de calor, intentando así acelerar su crecimiento y desarrollo.

El cuadro electrónico se encuentra manipulado, punto que es confirmado en el momento por uno de los técnicos de la empresa eléctrica que colabora con la Guardia Civil en estos hechos.

Finalmente la Guardia Civil interviene las plantas y el material localizado, llevando a cabo la detención de A. G. G. como presunto autor de un delito contra la salud pública y un delito de defraudación de fluido eléctrico.

Una vez confirmado que cada uno de los componentes tenía su actividad, la Guardia Civil lleva a cabo la detención de J. Q. L. así como investigan al propietario del cortijo como presuntos autores de un delito contra la salud pública y un delito de defraudación de fluido eléctrico.

Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, junto con los detenidos, han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción nº 2 de Huércal Overa (Almería).