12Noviembre2019

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Cultura > ‘Divertimentos’, guiño a la ironía desde la escultura y la pintura de Javier Huecas
‘Divertimentos’, guiño a la ironía desde la escultura y la pintura de Javier Huecas AlmeríaInformación
03 Mayo 2019 Escrito por 

‘Divertimentos’, guiño a la ironía desde la escultura y la pintura de Javier Huecas

El trabajo más reciente del pintor y escultor Javier Huecas se exhibe desde este 2 de mayo en ARTE21, en la calle de las Tiendas de Almería. Se trata de ‘Divertimentos’, una muestra en la que el artista hace un guiño a la ironía a través de setenta piezas moldeadas en barro y de una serie de cinco acrílicos en los que la cuchara vira, de mero utensilio –“de forma artificial”, en palabras de Huecas- a forma orgánica de la naturaleza.

Abierta al público hasta el 2 de junio, esta aproximación a los últimos trabajos del creador ofrece una perspectiva de su obra y de sí mismo muy singular en una trayectoria de hasta veinte años en la escultura y de toda una vida en la pintura en la que el pesimismo ha sido una constante de su producción artística.

Frente a ese signo distintivo, con ‘Divertimentos’ se visibiliza otro flanco de un autor “siempre irónico”. Así, para este trabajo, tal y como narra a Almería Información, ha optado por “dejar aparte buena carga del pesimismo que suelo llevar encima, del lado oscuro”.

Predominio de la naturaleza

Fruto de ello, frente a muestras anteriores como ‘Avergonzados’, en ‘Divertimentos’ lo que prima es “la naturaleza en todos sus aspectos; la humana, la animal, la marina, los cielos, los pájaros, la tierra, la mitología…”.

Las reflexiones del escultor y pintor tienen su réplica en un recorrido por la sala de exposiciones que, salpicada de las pequeñas piezas surgidas de restos de barro, está presidida por el conjunto de pinturas sobre la cuchara.

Con esta serie, recupera el artista afincado en Almería y natural del Prat de Llobregat (Barcelona) un motivo que ya exploró años atrás con su ‘Trilogía del horror’ en la que, a través de representaciones del cuchillo, el tenedor y la cuchara, plasmó sus sensaciones al asistir al desmonte de los Acantilados de Aguadulce, en Roquetas de Mar (Almería).

“Imaginaba los acantilados como una tarta que se va cortando y tragando”, rememora de un trabajo del que rescata ahora uno de sus tres elementos despojado, eso sí, del desgarro de antaño. “No sé por qué volvió a aparecer, pero de una forma más lírica, más poética, más natural; equiparando la cuchara, forma artificial para la nutrición, como forma de la naturaleza”.

Piezas desde la barca de Caronte hasta Cupido

Antes de alcanzar la serie de pinturas, la retahíla de setenta esculturas en las que tienen hueco desde Cupido hasta la barca de Caronte o el centauro son el fruto de un proceso de depuración del artista moldeado a fuerza de “imágenes, sueños, apariciones, ideas, sentimientos” y, por qué no, recuerdos de una infancia que, como los anteriores, “se elaboran por dentro y salen en forma de dibujos o figuras de barro”.

A solo un puñado de horas de la inauguración de la exposición este 2 de mayo, Javier Huecas definía estos trabajos y los precedentes como resultado de la “autorreflexión”. Pero, ¿espera una buena acogida? La cuestión, la zanja sin un ápice de duda. “Espero que sí; te gusta que guste [tu trabajo], pero no lo hago por eso, por vender, sino porque a través de mi obra, yo me conozco”.

Se conoce él y se reconocen en los sentimientos que canaliza en barro y acrílico quienes incursionan en una muestra en la que lo personal se torna compartido. “Creo que sentimos lo mismo, pero a mí se me ha dado la oportunidad de dar forma a esos sentires”, reflexiona Huecas antes de avanzar que, entre quienes tienen oportunidad de aproximarse a su trabajo, “se da una conexión". Entonces, ahonda, "entiendo sus sonrisas e incluso a veces su malestar, porque es un malestar mío que la obra transmite y que el espectador toma”. Y esta última mano, ahora hacia un plano entre el recreo y la sonrisa, estará tendida hasta principios de junio en la Galería ARTE21 de la capital almeriense.