26Agosto2019

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Sociedad > Al menos veinte personas mueren al naufragar su patera frente a las costas andaluzas
Al menos veinte personas mueren al naufragar su patera frente a las costas andaluzas Cruz Roja Almería.
20 Junio 2019 Escrito por 

Al menos veinte personas mueren al naufragar su patera frente a las costas andaluzas

Este jueves, 20 de junio, jornada declarada como el Día Mundial de los Refugiados, el Mediterráneo, la ruta migratoria más mortífera, suma nuevas muertes en la travesía migratoria de África a Europa. Así, al menos una veintena de personas permanecen desaparecidas al naufragar la patera en la que trataban de alcanzar las costas de la Andalucía Oriental.

No corrieron la misma suerte una treintena de personas que ocupaban la misma lancha, que pudieron ser rescatadas. De ellas, más de una veintena fueron trasladadas al puerto de Motril, en Granada, mientras que seis fueron evacuadas en helicóptero al hospital de Torrecárdenas. Entre ellas se encuentra una menor. Según datos de Cruz Roja Almería, no se teme por su vida.

El nuevo naufragio no es un hecho aislado. Así, según datos de la Organización Internacional de las Migraciones actualizados a 19 de junio, las personas migradas que han muerto en aguas del Mediterráneo en lo que va de 2019 son ya 569. En este mismo periodo, se contabilizan 2.575 llegadas a España.

Llamada a reforzar el compromiso

Ante una situación de emergencia humanitaria a nivel global que trasciende, con mucho, las políticas en materia de seguridad o extranjera, entre otras, son muchos los colectivos que han incidido en la importancia y urgencia de que los distintos Estados revaliden y refuercen su compromiso con el refugio.

Es por ejemplo el caso de Cruz Roja, uno de los colectivos que trabaja en Almería en la atención de la población migrada junto con  Almería Acoge, Movimiento Por la Paz, CEAR o Accem.
Con motivo del Día Mundial de las Personas Refugiadas, Cruz Roja ha hecho público que, a lo largo de 2018, atendió en la provincia de Almería a un total de 447 personas solicitantes de Protección Internacional. En el global del país, la cifra se eleva a 29.500.

“Muchas personas que buscan refugio en la Unión Europea están siendo rechazadas en las fronteras, en ocasiones, sin tener en cuenta su situación, ni la necesidad de garantizar su seguridad y protección, en oposición directa a uno de los principios fundamentales de la Convención sobre Refugiados de 1951. Esta situación, unida a la escasez de vías legales, implica mayores riesgos para la seguridad de las personas refugiadas”, reprocha Curz Roja en una nota antes de recordar “la importancia de que los estados renueven y fortalezcan su compromiso con la Convención de Refugiados de 1951”.

Un enfoque coordinado y de largo plazo es la apuesta de la entidad, que apela, entre otras medidas, a “la existencia de vías legales y seguras para que el derecho de asilo sea una realidad en Europa”.

Centro de Migraciones de Cruz Roja Almería

El Centro de Migraciones de Cruz Roja en Almería es una respuesta específica a una necesidad de la sociedad. Supone una herramienta, un marco multidisciplinar encaminado a orientar, fortalecer las capacidades de hombres y mujeres y, en definitiva, empoderar a las personas extranjeras de modo que adquieran las herramientas necesarias para vivir en nuestra sociedad de manera autónoma. 

Los serviciosofrecidos en el Centro de Migraciones de Almería, situado en Roquetas de Mar, se enmarcan en dos proyectos financiados por el Ministerio de trabajo, migraciones y seguridad social, el Programa de Acogida Humanitaria a inmigrantes y el Programa de acogida de personas solicitantes y beneficiarias de protección internacional.

En concreto el año pasado, el programa de protección internacional atendió a 447 personasy en lo que va de año se haprestado atención a alrededor de 200 personas a nivel provincial en primera acogida, que es la fase previa o puerta de entrada al sistema de acogida de protección internacional. La mayoría de ellas proceden de Venezuela y de África Subsahariana.

CEAR: Datos básicos sobre los refugiados en España

Por su parte, en esta jornada la Comisión Española de Ayuda al Refugiado ha recordado que en 2018 España registró un nuevo récord de solicitudes de asilo, pero no solo eso. “Fue el año en el que se concedió incluso menos protección que el año anterior. Siguieron las muertes en el Mediterráneo, mientras países europeos cerraban sus puertos y criminalizaban los rescates de ONG. En todo el mundo, cada vez más personas buscan refugio de conflictos y situaciones de violencia generalizada”.

Ante dicha situación, CEAR quiere poner el acento en los siguientes puntos:

ESPAÑA

  • Principal ruta: España se convirtió en el principal país de entrada a Europa con más de 65.383 llegadas irregulares por vía marítima y terrestre, casi el triple que el año anterior. Nuestro país recibió el 51% de las llegadas marítimas a la UE a través del Mediterráneo. La mayoría de las embarcaciones llegaron al litoral andaluz. Al menos 811 murieron tratando de alcanzar costas españolas, un tercio de todas las registradas en el Mediterráneo.
  • Récord de solicitudes de asilo: Cuarto país de Europa con 54.065 solicitudes de asilo, 74% más que el año anterior. Supone el 8% del total de las presentadas en la UE, superando a Italia (53.500) o Suecia (21.502), pero lejos aún de Alemania (185.853) o Francia (122.743). En los cinco primeros meses de este año, 46.596 han solicitado asilo en nuestro país, según datos del Ministerio de Interior.
  • Más personas en el limbo: Las solicitudes pendientes de resolución siguieron aumentando considerablemente. Actualmente, más de 100.000 personas están pendientes de una respuesta de la que depende su vida, sin contar aquellas que sufren largas esperas de hasta dos años para formalizar su petición.
  • Crece el éxodo venezolano: Venezuela fue de nuevo el principal país de origen con 19.280 solicitudes de asilo, casi el doble que el año anterior. Sin embargo, de las 1.525 resueltas, solo 30 lograron el estatuto de refugiado. También fue el país con mayor número de solicitudes pendientes de resolución, más de un tercio de las totales. Colombia (8.650), Siria (2.775), Honduras (2.410) y El Salvador (2.275) completaron la lista de los cinco principales países de origen.
  • Solo protege a una de cada cuatro personas: España solo concedió protección internacional a 2.895 personas, el 24% del total, lo que supone 14 puntos menos que la media europea y 11 puntos menos que el año anterior. Un año más, la mayoría de personas que recibieron algún tipo de protección procedía de Siria.

EUROPA

  • Siguen muriendo: Al menos 2.299 murieron tratando de alcanzar costas europeas. Aunque fueron menos que en años anteriores sigue siendo una tragedia inadmisible y evitable si se habilitan vías legales y seguras. De hecho, aumentó la tasa de mortalidad a 1 de cada 52 personas que lo intentó. En los cinco primeros meses del año, al menos 543 personas han fallecido en el Mediterráneo, es decir, 1 de cada 44 que lo intenta.
  • Cada vez menos protección: Los países de la UE resolvieron cerca de 593.500 solicitudes de protección internacional, un 40% menos que el año anterior. Dos de cada tres fueron denegadas.
  • Nuevo descenso de solicitudes: 637.895 personas solicitaron asilo en algún país europeo, una cifra ligeramente inferior a la del año anterior y prácticamente la mitad que en 2016. En gran parte debido a las políticas de externalización y blindaje de fronteras, lo que está provocando que muchas personas que necesitan protección hayan quedado atrapadas en países de origen y tránsito donde no se respetan sus derechos y, en muchos casos, sufren persecución. El 85% de las solicitudes de asilo de la UE se concentraron en siete países: Alemania, Francia, Grecia, España, Italia, Reino Unido y Suecia.
  • Externalización de fronteras: A finales de 2018, la UE aprobó una ayuda de 140 millones de euros dirigidos a la gestión de las fronteras en Marruecos, país que ha impedido un gran número de salidas durante todo 2018. A la anterior ayuda financiera se suman 36 millones de euros acordados en concepto de ayuda de emergencia para asistir a España en la gestión de su frontera sur.

Más de 70 millones de personas desplazadas

Por su parte, desde ACNUR recuerdan que el número de personas que huyen de la guerra, la persecución y los conflictos superó los 70 millones en 2018, el nivel más alto del que ACNUR tiene constancia en sus casi 70 años de historia.

Los datos del informe anual de ACNUR Tendencias Globales muestran que cerca de 70,8 millones de personas se encuentran desplazadas forzosamente de sus hogares. Para tener una idea sobre la magnitud del fenómeno, esta cifra duplica el número de personas desplazadas hace 20 años, supone 2,3 millones más que el año pasado, y corresponde a una población entre la de Tailandia y Turquía.

No obstante, estos 70,8 millones son una estimación conservadora, dado que sólo refleja parcialmente la crisis en Venezuela. En total, según los datos de los gobiernos que los reciben, unos 4 millones de venezolanos han salido de su país, convirtiéndose en una de las mayores crisis recientes de desplazamiento en el mundo. Aunque la mayoría de estas personas necesita protección internacional como refugiados, a fecha de hoy, apenas medio millón ha solicitado asilo formalmente.

“Estas cifras vuelven a confirmar la tendencia al alza a largo plazo en el número de personas que necesitan protección a causa de la guerra, los conflictos y la persecución. Aunque el lenguaje en torno a las personas refugiadas y migrantes es a menudo controvertido, también somos testigos de un torrente de generosidad y solidaridad, especialmente por parte de las comunidades que acogen a un gran número de personas refugiadas. También constatamos una implicación sin precedentes por parte de nuevos actores, tanto del sector de la ayuda al desarrollo, la empresa privada o los particulares, que no solo refleja, sino también canaliza la esencia del Pacto Mundial sobre Refugiados”, afirmó el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi. “Debemos apoyarnos en estos ejemplos tan positivos y redoblar nuestra solidaridad con las miles de personas inocentes obligadas a huir de sus hogares cada día”.

Tras grandes grupos de desplazados

Los 70,8 millones de personas incluidos en el informe Tendencias Globales están integrados por tres grandes grupos. El primero es el de las personas refugiadas, es decir, aquellas que han tenido que huir de su país por causa de los conflictos, la guerra o la persecución. En 2018, el número de refugiados en el mundo alcanzó los 25,9 millones de personas, medio millón más que el año anterior. Incluidos en esta cifra están los cinco millones y medio de refugiados palestinos que se hallan bajo el mandato de la Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés).

El segundo grupo es el de los solicitantes de asilo, es decir, las personas que se encuentran fuera de su país de origen y reciben protección internacional, pero que están a la espera de una resolución sobre su solicitud de la condición de refugiado. A finales de 2018 había 3,5 millones de solicitantes de asilo en todo el mundo.

El tercer grupo, y más numeroso con 41,3 millones de personas, lo forman aquellas personas desplazadas a otras zonas dentro de sus propios países, denominadas habitualmente como desplazados internos (IDP, por sus siglas en inglés).

El desplazamiento global continúa creciendo a un ritmo superior a la velocidad con que se encuentran soluciones para las personas que han sufrido desplazamiento. En el caso de las personas refugiadas, la mejor solución es poder regresar a sus hogares de manera voluntaria y en condiciones dignas y seguras. Otras soluciones son la integración en la comunidad de acogida o el reasentamiento en un tercer país. Sin embargo, tan solo 92.400 refugiados fueron reasentados en 2018, es decir, menos del 7% del total de personas a la espera de su reasentamiento. Además, unos 593.800 refugiados pudieron retornar a sus hogares y otros 62.600 se nacionalizaron.

“En cualquier situación de refugiados, dondequiera que sea e independientemente del tiempo que lleve activa, se tiene que poner el énfasis constantemente en la búsqueda de soluciones y en la supresión de los obstáculos que impiden a estas personas regresar a sus hogares”, explicó Filippo Grandi. “Se trata de un trabajo complejo en el que ACNUR está siempre involucrado, pero que también requiere que todos los países aúnen esfuerzos por el bien común. Este es uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo”.