19Diciembre2018

Está aquí: Almería Información > Museos > Museos Municipales > BERJA / TORRE DE LOS ENCISO

Contenido: Histórico / Oficina de Turismo de Berja

C/ Agua, 16. 04760 Berja

Tlfno: 950 492 182

Horario: Lunes a viernes de 9.00 a 14.00 / Sábados, domingos y festivos de 10.00 a 14.00 / Miércoles a sábados de 17.00 a 20.00

Entrada: Gratuita

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

http://www.berja.es

Localizada en el centro de la ciudad, a escasos metros de la Plaza de la Constitución (c/ Agua, 16), esta Torre fue construida en el siglo XVI dentro del estilo mudéjar, con cajones de mampostería intercalados con hiladas de ladrillos. Su carácter defensivo determina la casi ausencia de huecos, salvo la ventana alta y un hueco para salida del puente levadizo que conectaba con la casa anexa, hoy desaparecida. La mayoritaria población morisca suponía una amenaza para los cristianos en caso de sublevación, y por ello se levantaron estas fortalezas particulares adosadas a las viviendas, para poder refugiarse en caso de asedio. En concreto, esta torre fuerte, la única que se conserva de la época, pertenecía a Celedón de Enciso, escribano de la villa, quien se refugió en ella durante la Sublevación de los Moriscos de 1568, logrando escapar de la persecución. Los sucesores de éste colocaron en 1699 el escudo de armas del linaje en la fachada del edificio, que pasó a formar parte del mayorazgo familiar. La torre disponía de un puente levadizo y tinaja interior de agua, a modo de improvisado aljibe en caso de asedio. Así sirvió de refugio en 1568 cuando se produjo el levantamiento morisco, salvándose de ser degollados y posteriormente se descolgaron por la ventana para huir a Adra, sede de las tropas reales.

Una reciente restauración le ha devuelto su esplendor original, liberando la casa de una construcción adosada y permitiendo rodearía por el patio trasero. Se aprecia la fábrica mudéjar de cajones de mampostería encalada intercalados con rafas de ladrillos. Su carácter defensivo determina la casi ausencia de huecos, salvo la ventana alta y un hueco para salida del puente levadizo y que conectaba con la casa anexa, hoy desaparecida.

Este importante elemento patrimonial ha sido restaurado para convertirse en un museo de sitio sobre el siglo XVI, los Moriscos y la Repoblación Cristiana. En su escasa superficie, repartida en tres plantas, se encierra la historia de aquella época. Actualmente contiene también las dependencias de la Oficina de Turismo, siendo su apertura de lunes a domingo y festivos en horario de mañana y tarde.