22Octubre2020

Está aquí: Almería Información > Canal Activo > PATRIMONIO: Confinados en las Salinas de Roquetas
PATRIMONIO: Confinados en las Salinas de Roquetas Foto de Luna Serena Paz
23 Abril 2020

PATRIMONIO: Confinados en las Salinas de Roquetas

Almería Información está difundiendo en esta sección que habitualmente está dedicada a propuestas de turismo activo la serie de artículos 'Desde mi ventana' de Amigos de la Alcazaba. Es una iniciativa para promocionar el patrimonio cultural almeriense durante el confinamiento por el coronavirus, en la que participan más de 50 autores. Cada artículo es una visita guiada online a un monumento destacado, una forma de viajar por la provincia sin salir de casa.

Desde Mi Ventana 8. Confinados en las Salinas de Roquetas

Juan Miguel Galdeano (Historiador de la Universidad de Almería)

Les tengo que ser sinceros. Desde mi ventana no se ven las Salinas de San Rafael, tampoco la Ribera de la Algaida. Por no verse, no se ve ni Roquetas, pues estoy confinado en Granada desde el principio de la pandemia. Pero hay algo que sí es común, que sí observamos todos, en Roquetas y en Granada: el cielo, y la verdad, lo veo más azul que nunca. La situación dramática que estamos viviendo debería, por un lado, hacernos valorar lo común y lo verdaderamente importante en la vida, y por otro, ayudarnos a darnos cuenta de las consecuencias del ser humano en la naturaleza.

Ese cielo de Granada, tan contaminado hace unas semanas y tan puro estos días, hace que de vez en cuando me imagine cómo estarán ahora la Algaida y las Salinas. Para quienes no las conozcan, las Salinas de San Rafael son unos antiguos charcones de la otrora próspera industria salinera roquetera. Por su parte, la Ribera de la Algaida es un gran espacio contiguo a las Salinas, hogar y lugar de descanso de numerosas aves migratorias y rico en esa vegetación adaptada al clima subdesértico tan propio de Almería. Para colmo, bajos sus pies esconde el poblado romano de Turaniana y frente a ella la Barrera de Posidonia Oceánica, monumento natural de Andalucía.

Y aquí, en mi enclaustramiento granadino, me pregunto si las cercetas pardillas, un ave tan amenazada como lince ibérico y que cría en la Algaida, se preguntarán dónde estará ese motocross que tanto las espanta. O los colorines, tan acostumbrados a que de vez en cuando les visite algún amigable roquetero a dejarles los escombros de la reforma de su baño particular. O las cigüeñuelas, que pensarán qué ha sido de esos coches que manchaban de humo gris la verde primavera que hoy florece allí. Incluso los chorlitejos se preguntarán cómo no hay por allí camiones del ayuntamiento volcando residuos de las playas en las charcas salineras.

Yo, además, me pregunto cuál será el futuro de la Algaida y de las Salinas. Ambas, a medio camino entre Roquetas, Aguadulce y El Parador, se encuentran muy amenazadas por un proyecto urbanístico del gobierno de Gabriel Amat, como venimos denunciando desde finales de 2017 la plataforma «Salvemos Las Salinas». Con sus hoteles, sus bloques de hormigón y sus dos torres de 28 pisos cada una, como no podía ser de otra forma en este Poniente Almeriense tan aficionado al pelotazo urbanístico.

Pienso también en todos esos políticos que han defendido a capa y espada esta nueva urbanización que nadie ha pedido. Cuántos que hoy apoyan el proyecto pagarían por disfrutar de un paseo por nuestras amadas Salinas, y no estar confinados en alguno de esos pisos que desean para la zona. Cuántos no querrían pasear por la Plaza Vieja, con su Pingurucho y sentarse bajo la sombra de sus árboles. Cuántos no echarían abajo el Algarrobico con sus propias manos si estuviesen confinados en una de sus habitaciones. Ésa es la grandeza del patrimonio histórico y natural, que en él caben y de él disfrutan hasta quienes con sus actos buscan su destrucción.