Imprimir esta página
PATRIMONIO. Unas Canteras a medida del Califa
25 Mayo 2020

PATRIMONIO. Unas Canteras a medida del Califa

Almería Información está difundiendo en esta sección que habitualmente está dedicada a propuestas de turismo activo la serie de artículos 'Desde mi ventana' de Amigos de la Alcazaba. Es una iniciativa para promocionar el patrimonio cultural almeriense durante el confinamiento por el coronavirus, en la que participan más de 50 autores. Cada artículo es una visita guiada online a un monumento destacado, una forma de viajar por la provincia sin salir de casa.

Desde Mi Ventana 25. Unas Canteras a medida del Califa

José Campoy (presidente A. Chanca Pescadería A Mucha Honra)

La mayoría de los almerienses desconocen la existencia de las Canteras Califales, explotaciones situadas al norte de la capital, escondidas en el llamado Cerro de las Mellizas, en el popular barrio de La Chanca Pescadería. Se trata de un conjunto de canteras que en la época medieval suministraron de piedra a las construcciones ordenadas por Abdal-Rahmán III. Sin ir más lejos, de estas canteras se extrajo el material necesario para construir La Alcazaba, el principal monumento de nuestra provincia.

Es una piedra de color amarillento, a diferencia del grisáceo o violáceo de las piedras de esta zona. La piedra calcarenita que enamoró a los constructores del monumento, las murallas de la ciudad y los torreones que existen en la zona, era húmeda y muy manejable, pero en 1147 la veta se acabó y las canteras fueron abandonadas. A pesar del tiempo transcurrido, el estado de conservación es perfecto, lo que permite a los expertos conocer más datos del trabajo en ellas y realizar un minucioso análisis de las técnicas utilizadas para la extracción de los sillares para la fortaleza y las murallas de Jairán.

La entrada de la cantera es sencillamente espectacular, con las marcas de cantería hechas a escuadra y cartabón y que nos parecen faraónicas por su tamaño. Las piedras calizas sirvieron para realizar la Alcazaba que fue la que hizo ciudad independiente a Almería de Pechina, la antigua capital, ya que a su alrededor se iría creando la medina. Una aire de pirámide flota en el ambiente y en el exterior, la vista de Almería a vista de pájaro son de esas de quitarnos el hipo. Lo más asombroso de todo es que esté abandonado el acceso, sin señalizar y a la buena de Dios. De las Canteras Califales parece que no se extrae piedra desde mediados del siglo XII después de haber servido durante algo más de un siglo.

Es un elemento histórico de primer orden que destaca por su originalidad y por el excelente estado de conservación, lo que permite un minucioso análisis de las técnicas utilizadas para la extracción de los sillares.

El acto de la declaración como BIC junto con otros 17 canteras de Almería nos da también la certeza científica de que es la cantera que usó en primer lugar el califa para construir su ciudad marinera, y no es más que el comienzo del proceso que ha de contarnos toda la secuencia histórica que culmina en la aparición de la alcazaba islámica, y en la génesis y proceso de esta cultura en Almería. Las siguientes fases en la gestión de este patrimonio, y que han de ser su investigación, conservación, difusión, y restitución (siendo éste la necesidad que la población tiene de convertir su Patrimonio en recursos para vivir si la explotación turística lo permite) han de dar a la ciudad de Almería un atractivo turístico identitario único, que atraiga unos flujos nuevos de turismo cultural y se dé a conocer un barrio experto en arte, valores y humanidad.