22Octubre2020

Está aquí: Almería Información > Canal Cocina > Gastro Actual > La calabaza más grande de Andalucía es almeriense y se puede ver en el Mercado Central

La calabaza más grande de Andalucía es almeriense y se puede ver en el Mercado Central

Ya había conseguido proclamarse campeón de Andalucía en varias ocasiones tras convertir su hobby en una pasión. Manuel Planells es un agricultor aficionado que en la huerta de su vivienda en La Cañada de San Urbano lleva años gestando calabazas gigantes. Tal es su dominio que este año ha conseguido rebasar el récord andaluz hasta llegar a los 456,8 kilos. La calabaza, junto a una ‘hermana’ pequeña de ‘apenas’ 130 kilos, se puede visitar y contemplar en el Mercado Central hasta la próxima semana.

El concejal de Promoción de la Ciudad, Carlos Sánchez, explica que “Manuel participa todos los años en el concurso que hay de cría de calabaza. Ha sido campeón de Andalucía en más de una ocasión y este año, por el tema del Covid, no ha habido posibilidad de celebrar el concurso y en contacto con él decidimos, por qué no, traer la calabaza más grande de Andalucía al centro gastronómico y de alimentación de la ciudad que es el Mercado Central”.

Se podrá visitar durante, al menos una semana, posiblemente dos ya que, como detalla Carlos Sánchez, “aquí va a estar expuesta durante unos días, para que los almerienses y las personas que nos visitan se puedan hacer una foto con la calabaza y cuando Manuel estime que es el momento óptimo, cortaremos la calabaza y la repartiremos entre los consumidores y vendedores del propio Mercado Central”.

Manuel Planells, que comparte sus milagrosas semillas a través de la página web www.giganteas.com, comparte que “es un cultivo que procede de un hobby con el que llevamos algunos años. El proceso es por una parte sencillo y por otra parte complejo, depende del tiempo que se le quiera dedicar. Normalmente el cultivo dura entre cuatro y cinco meses. Aquí en Almería, con las inclemencias del tiempo que tenemos siempre con los golpes de calor, terminamos un poquito antes y vamos en desventaja con respecto a otras zonas, pero este año la cosa ha ido bien. En el transcurso de dos meses de crecimiento de la planta y otros tres meses de engorde del fruto pues hemos llegado a conseguir este peso de 456,8 kilos”.

Sobre los cuidados o el agua que precisa la planta, Manuel asegura que “el agua va en progreso, desde que la planta es pequeña vas aumentando y los litros no los decido yo, sino que tenemos unos tensiómetros en el suelo que nos va indicando el tipo humedad que hay en el suelo y para no pasarnos ni quedarnos cortos vamos regulando los riegos conforme nos manda el tensiómetro. La electrónica está presente en todas partes. Lo hago en el huerto que tengo en mi casa particular en La Cañada de San Urbano y es un hobby que venimos desarrollando, conseguir hortalizas que sean gigantes con unos cuantos mimos y unos cuantos cuidados”.

El objetivo de Manuel Planells no se queda aquí, sino que ya su inquietud le ha llevado a probar con otros cultivos. “He hecho pruebas con tomate gigante. Llegué a casi 1,7 kilos. He hecho algunas pruebas con sandía gigante, pero las he desechado por ahora porque esto de las calabazas me requiere mucho tiempo, pero pienso volver a ella porque es interesante”, concluye.