21Octubre2020

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Clave Verde > Aumenta el reciclaje de plástico y vidrio en Almería durante el estado de alarma
18 Mayo 2020 Escrito por 

Aumenta el reciclaje de plástico y vidrio en Almería durante el estado de alarma

El compromiso de los almerienses con el reciclaje no ha mermado durante el confinamiento. Así lo revelan los datos facilitados por la Planta de Clasificación y Compostaje, que registra una mayor actividad que en el mismo periodo del año anterior. En concreto, en abril de 2020 los almerienses hemos incrementado más de un 19% el uso del contenedor amarillo para reciclar envases (207.470 kilos frente a los 174.040 de 2019). Igual ocurre con el contenedor verde, más de un 8% (144.820 kilos frente a los 133.760 de 2019).

La concejala de Sostenibilidad Ambiental del Ayuntamiento de Almería, Margarita Cobos, resalta “la responsabilidad” de los ciudadanos, incluso en estos momentos tan complicados y explica que estos datos positivos responden al “incremento del consumo en los hogares y, por supuesto, a que nuestros vecinos están cada vez más concienciados”.

No obstante, hace hincapié en que estos datos serían “aún mejores” sin la pandemia, ya que la tendencia de la separación de residuos es “al alza” desde hace algo más de un año. Sin embargo, sí se observa disminución del reciclado de papel y cartón -17.600 kilos frente a los 216.580 de abril de 2019-. “Esto es consecuencia del cierre de comercios, que son los que más residuos de este tipo generan”, apunta Cobos.

Felicitación de Ecoembes

Hace unos días, Margarita Cobos mantenía una reunión de coordinación con los directores de zona de Ecoembes, Víctor Vázquez y Antonio López. En este encuentro, los representantes de la organización medioambiental felicitaron al Ayuntamiento por el sistema de recogida de residuos relacionados con el COVID-19. “Nos trasladaron que el protocolo que hemos implantado en Almería, con contenedores específicos junto a centros de salud y residencias de mayores, así como el reparto de bolsas rojas para la correcta separación de los residuos domiciliarios de afectados por coronavirus era todo un ejemplo, perfecto para exportar”, explica con satisfacción la responsable del Área de Sostenibilidad Ambiental. Desde que se colocaran estos 40 contenedores, se han recogido cerca de 58 toneladas de residuos.

En este sentido, desde Ecoembes también pusieron en valor la evolución “tan positiva” de Almería en cuanto a reciclaje se refiere. Según sus datos, nuestra ciudad ha experimentado en el primer trimestre del año un incremento del 34% en la recogida de selectiva de envases ligeros. También detectan una buena tendencia en papel y cartón: un 22% más en los primeros meses de este año.

#NoAbandonesTusGuantesYMascarillas

Con el objetivo de seguir protegiendo nuestro entorno, Cobos anima a los almerienses a participar en la nueva campaña de Ecoembes #NoAbandonesTusGuantesYMascarillas. “Nunca hay que tirar nada al suelo, pero menos este tipo de residuos que pueden ser portadores del virus”, afirma la concejala, quien recuerda que “debemos depositarlos en el contenedor de basura para restos para seguir cuidando de la naturaleza”.

En este sentido, y según informa la empresa concesionaria del servicio municipal de agua, Aqualia, los almerienses estamos siendo ejemplo de buenas prácticas a la hora de deshacernos de los guantes y mascarillas que estamos utilizando durante el confinamiento, ya que no se han detectado en el alcantarillado urbano.

Los residuos que en ocasiones se tiran a los desagües domésticos pueden provocar importantes daños ambientales y económicos. Pero además, ahora, ante la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, elementos de protección, como guantes y mascarillas, deben desecharse de manera correcta para evitar que acaben abandonados en entornos naturales y puedan convertirse en focos de contagio y, por supuesto, nunca arrojarse al inodoro.

Pero no sólo las toallitas y otros textiles provocan daños en las infraestructuras de saneamientos. Aceites vegetales y grasas, fármacos, cosméticos o pinturas son productos que arrojados al inodoro o al fregadero pueden ocasionar consecuencias muy negativas también en el medioambiente y en la salud. Los aceites vegetales, grasas alimentarias y aceites para el coche, si son vertidos por el desagüe, provocan bolas de grasa que atascan los colectores dificultando la salida de los gases y dando lugar a los malos olores en las ciudades. Se estima que un litro de aceite puede llegar a contaminar hasta 1.000 litros de agua.