31Octubre2020

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Deportes > Hernán Quirelli 'Falu', nuevo entrenador del Unión Rugby Almería

LO ULTIMO EN DEPORTES

LO ULTIMO EN DEPORTES
banner
27 Julio 2020 Escrito por 

Hernán Quirelli 'Falu', nuevo entrenador del Unión Rugby Almería

El club de rugby almeriense ficha al hispano argentino Falu, procedente de La Vila, al que llevó de Regional a ser campeón de División de Honor A como jugador y al que volvió a subir a máxima categoría como entrenador. Fue preseleccionado Sub-21 con Argentina en 1994, después de haber pasado casi toda su corta vida agarrando el oval.

Falu se inició con CRAI Santa Fe, de su tierra natal, a la tierna edad de 5 años. Sin embargo, acabó vistiendo el rojo de España tras haber entrado al rugby de este país por el histórico lugar de Villajoyosa y romper esquemas. Desde lo que hoy es Regional, Nacional en aquel entonces, hasta la cima más alta, esa fue la escalada sin pausa que este medio de melé protagonizó desde 2006 a 2011, puesto que esta localidad de la costa de Alicante levantó el entorchado nacional en 2011, habiendo ‘avisado’ la temporada anterior con un doble subcampeonato de Liga y Copa. De ceder con los dos equipos vallisoletanos, El Salvador y VRAC respectivamente en sendas competiciones, a proclamarse campeón de la División de Honor y del siguiente título en juego, la Supercopa de España, en un año 2011 para la historia.

Este es Hernán Quirelli, conocido en el mundo rugbístico como ‘Falu’, que tiene las maletas hechas para salir de su ‘La Vila’ de siempre para deshacerlas algo más al sur, pero también en costa, la de Almería. Y es que a esa historia como jugador une también una brillante trayectoria como entrenador, en la incluye su ‘especialidad’, la del ascenso, puesto que devolvió al club a máxima categoría en 2016 no solo por el trabajo de esa temporada, sino alimentándose de lo que antes había sembrado. Recogió los frutos de su labor previa como formador, ya que desde su llegada a Villajoyosa se encargó de las categorías inferiores y fue también jugador-entrenador cuando se le necesitó en esa doble faceta. Relevo de Nacho Pastor, el banquillo cruzado seguirá hablando con acento valenciano una temporada más, que se presenta incierta por la evolución de la pandemia.

Doble reto para un ‘Falu’ sin problemas para ‘doblar’ las ganas ante la salida de su ‘zona de confort’ y el COVID-19: “Me motiva el proyecto y su filosofía de ir creciendo paso a paso, compitiendo lo mejor posible, y a su vez sentado bases de captación y desarrollo de jugadores de Almería, que cada vez sean más los chicos y chicas que se sumen a URA para competir al mejor nivel posible en el rugby español; agradezco la posibilidad que me dan de iniciar un nuevo desafío después de muchos años en lo que ya es mi casa, el Club de Rugby La Vila. Al respecto del virus, “espero que la nueva normalidad sea lo más normal posible, pero seguramente llevará su tiempo y lo primero es la seguridad y la salud de todos, así que dejaremos a los que más saben de esto para que nos marquen las pautas y protocolos, y no nos saldremos de ellos”. Eso sí, reconoce que ya “estamos con muchísimas ganas de empezar a entrenar y jugar”, textualmente, “pero habrá que adaptarse y los entrenamientos estarán sujetos a las normas”.

De hecho, sin prisa, pero sin pausa, “he tenido una reunión con los jugadores y la pretemporada empieza el 4 de agosto, porque la propuesta de inicio de liga es para el 11 de octubre, si bien luego veremos si puede hacerse efectiva, pero nosotros, a nivel deportivo, tenemos mucho por trabajar”. También ‘ha medido’ l Juan Rojas: “Por supuesto que lo conozco, he estado allí y Miguel y la directiva me han enseñado absolutamente todo del estadio; contamos con lo necesario para trabajar cómodos y tranquilos, y es un campo espectacular para jugar”. A la afición le pide “que continúen apoyando al club y al equipo, es clave tenerla detrás, los jugadores lo agradecen mucho, y a cambio de ello les prometemos trabajo y pasión; estoy convencido de que, con humildad y sacrificio, vamos a generar mucha ilusión, tanto en el plantel, como en el club, como en la afición”. Es el momento de unir: “Son tiempos difíciles para todos y ese apoyo en esta situación se revaloriza a máxima potencia; después de todo, el rugby consiste en superar adversidades, y entre todos vamos a poder con esta”.

Él mismo usa el término ‘zona de confort’, rota al embarcarse “en un proyecto en el que pueda desarrollar mis ideas en un contexto diferente”. Además, no va a ser un ‘extraño’: “Tras hablar con jugadores con los que ya he compartido algunas temporadas y con amigos, me contaron de la seriedad del club, ganas y capacidad de trabajo de sus directivos, y de la motivación y la pasión de su plantel por sacrificarse para crecer individualmente y como equipo, así que se ha reforzado la idea de dar este paso tan importante, no solo deportivo, sino a su vez familiar”. Las “buenas referencias” le han llegado de Damián Jurado, “el primero que contactó conmigo y me fue metiendo la idea conociéndome mucho y sabiendo dónde ir para motivarme y convencerme – risas-“, también Gonzalo Pérez, al que dirigió en el ascenso a División de Honor en La Vila, “él me habló de la seriedad y el respaldo que sentía”, añade, y ha entrenado a “Nachito de Luque y conocía a su padre desde aquella temporada de Nachito en La Vila”.

La implantación social y mediática de URA también ha sido un acicate para la toma de la decisión: “Obviamente, también sabía de su crecimiento durante los últimos años, que estaban haciendo muy bien las cosas y que temporada tras temporada iban subiendo escalones a nivel deportivo e institucional”. Jurado lo puso en contacto con Palanca, se reunieron por videollamada, le transmitió una gran confianza y ‘Falu’ captó “en seguida la pasión y esfuerzo que hay tras este proyecto”. Ese concepto precisamente ha sido clave: “El proyecto es del club, soy yo el que debe adaptarse a él, e igualmente esa palabra apareció desde el primer momento, porque fue la base para que empezase a barajar la decisión de sumarme al club”. Lo vio claro desde el principio: “Es un proyecto global de club, compitiendo al máximo nivel con el primer equipo y a la vez ayudando al desarrollo integral de los jugadores de Almería, así que vamos a intentar darles a los jugadores una estructura donde crezcan tanto física como técnicamente, y en cuanto al desarrollo de los jóvenes y niños, apoyar a esa gran cantidad de entrenadores que trabajan día a día en los clubes que componen URA”.

Por último, a si mismo se define como “un entrenador ambicioso en lo deportivo y sé que los jugadores de Unión Rugb y Almería también lo son”, por lo que las aspiraciones también las tiene claras: “Van más marcadas por los objetivos de ‘performance’ o rendimiento que por resultados, porque lógicamente el nivel al que llegue el equipo será el que marque los resultados, y me gustaría llevar al equipo al máximo nivel posible dentro de los recursos que hay; sería genial meternos en la fase de ascenso y sé que es un deseo real y alcanzable, sé que hay equipos muy fuertes que están dominando el Grupo C en estos tiempos y también sé que hay un par de equipos grandes dormidos que pueden despertar en cualquier momento”. Baño de realidad y de ambición a partes iguales, ya se ha puesto en marcha el reto de superar la quinta plaza, siempre con la cautela que define a Miguel Palanca: “Nuestra obligación es seguir creciendo, y por ello hemos realizado una búsqueda a lo largo y ancho del panorama rugbístico del país y hemos localizado a ‘Falu’, excelente profesional que fue capaz de juntar a más de 50 jugadores en su primera reunión, los que iniciarán pretemporada”.

Eso será cuando “el Patronato Municipal de Deportes permita la entrada en el Juan Rojas”, dada la situación presente y los rebrotes de coronavirus, “aplicado el protocolo anti COVID-19”, y se producirá en medio de una gran ilusión: “La verdad es que tenemos muchas esperanzas en ‘Falu’, en las ganas que tiene y que pone, porque se traslada con su familia a Almería”. El presidente reconoce que se trata de una apuesta de fututo: “Con él nos gustaría iniciar un periodo de varios años en el que siga desarrollándose el equipo, implantar un sistema de juego que sea trasladable a Academia y Escuela, y una vez que pase esta situación sanitaria, continuar con nuestra dinámica de trabajo y de implicación social en la ciudad y en la provincia, la que nos está definiendo estos últimos años como uno de los deportes, que más crecimiento ha tenido en Almería”.