09Agosto2020

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Economía > La Junta prevé una caída en la economía regional de más del 10% este año debido al coronavirus

15 Mayo 2020 Escrito por 

La Junta prevé una caída en la economía regional de más del 10% este año debido al coronavirus

El Consejero de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, Rogelio Velasco, ha avanzado que el crecimiento económico de Andalucía puede caer hasta un 10,4% durante este año debido a la incidencia de la crisis del COVID-19. Esta caída sería ligeramente superior a la estimada por el Gobierno para el conjunto nacional, que se situaría en el -9,2%.

Velasco ha explicado, durante su comparecencia en el Parlamento andaluz, que desde el inicio de la crisis “en la Consejería de Economía hemos venido realizando estimaciones del posible impacto que las sucesivas medidas decretadas para frenar el contagio de la enfermedad van a tener sobre el crecimiento económico y el empleo en Andalucía en este año”. No obstante, “la información económica de la que disponíamos era escasa, lo que nos ha obligado a trabajar con escenarios propuestos por organismos internacionales, como la UE o la OCDE, ya que la primera estimación real del Gobierno de España es de hace escasamente dos semanas”, ha añadido.

El titular de Economía ha incidido en que “tampoco han ayudado a establecer una estimación precisa las continuas decisiones que en relación a la desescalada ha venido adoptando el Ejecutivo central, máxime cuando algunas de ellas han sido ciertamente contradictorias y ambiguas, aun teniendo un reflejo muy directo sobre la actividad económica”.

A juicio de Velasco, ahora que tanto el Instituto Nacional de Estadística (INE) como el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA) –dependiente de la Consejería de Economía– apuntan al fuerte impacto ocasionado por esta crisis sí se ha podido hacer esta nueva estimación. Según datos del IECA, la economía andaluza ha sufrido un ajuste del -4,3% respecto al mismo periodo del año anterior, dos décimas inferiores al comportamiento de la economía española. Ésta ha sido la mayor caída trimestral registrada en la serie histórica.

En comparación con los últimos tres meses del pasado ejercicio, el crecimiento del PIB regional del primer trimestre ha sido del -5,4%, dos décimas inferiores al registrado para el conjunto nacional en el mismo periodo (-5,2%).

El consejero de Economía ha recordado que hasta mediados de marzo la economía andaluza presentaba signos de una ralentización moderada, esperándose un crecimiento del PIB en torno al 1,5%, algo inferior al de 2019 pero, en cualquier caso, superior al del conjunto de la Zona Euro, “lo que habría permitido seguir creando empleo y rebajando la tasa de paro regional del 20%”.

La industria andaluza cae un 9,4%

La crisis causada por la pandemia del COVID-19 y las posteriores medidas adoptadas para la protección de la salud a partir de la declaración del estado de alarma han provocado un importante impacto en la economía andaluza, de forma que en el primer trimestre de 2020 las ramas primarias acumularon un descenso del 2,8% y la actividad industrial registró una caída del 9,4%. Después de que el pasado 5 de mayo el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA), dependiente de la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, avanzara que el PIB descendió en ese periodo un 4,3% respecto al mismo periodo del año anterior, hoy ha publicado toda la información desagregada sobre la Contabilidad Regional Trimestral desde las perspectivas de la oferta, la demanda, la renta y el empleo.

Ese retroceso del PIB andaluz es la mayor caída trimestral registrada en la serie histórica aportada por el IECA, ya que hasta ahora, el descenso trimestral más acusado del PIB fue el producido en el segundo trimestre de 2009, cuando el retroceso fue del 4,2%. Ese ejercicio cerró con un decrecimiento del 3,6%.

En términos intertrimestrales, es decir en comparación con el último trimestre del pasado ejercicio, el crecimiento del PIB regional en el primer trimestre ha sido del -5,4%, dos décimas inferiores a la registrada para el total de España en el mismo periodo (-5,2%).

Atendiendo a los dos grandes componentes del PIB andaluz,  en el primer trimestre del año la demanda regional ha restado 4,7 puntos al crecimiento del PIB, por lo que el saldo exterior presenta una aportación positiva de cuatro décimas al crecimiento trimestral.

Por componentes de la demanda, el gasto en consumo final de los hogares regional registró un descenso del 7,1%, descontando 4,5 puntos al crecimiento trimestral de la economía andaluza. El gasto en las Administraciones Públicas e instituciones sin fines de lucro al servicio de los hogares se apuntó, en cambio, un crecimiento del 3,8% en el primer periodo del año, aportando nueve décimas al PIB de la comunidad. De esta forma, el gasto en consumo final en Andalucía decreció un 4,1%, restando 3,6 puntos.

La formación bruta de capital, por su parte, registró una tasa del -6,6% en el primer trimestre de 2020, lo que supone una repercusión negativa sobre el PIB de 1,1 puntos.
En cuanto a los agregados del sector exterior, tanto las exportaciones de bienes y servicios como las importaciones, arrojaron ajustes negativos del 8,5% y del 8,4%, respecto al mismo trimestre del año anterior.

En cuanto a la oferta, las ramas primarias acumularon un descenso en su actividad del 2,8%, descontando dos décimas al crecimiento del PIB de Andalucía. Las ramas industriales sufrieron una caída de su tasa interanual del 9,4%, siendo su aportación al PIB de -0,9 puntos. La industria manufacturera cerró con una tasa negativa del 6,3%. Por su parte, el sector de la construcción tuvo una caída del 8,3%, con una aportación negativa de cinco décimas al crecimiento del PIB del primer trimestre de la comunidad. El sector servicios en su conjunto presentó en ese trimestre una tasa de decrecimiento del 3,3%, generándose una aportación negativa al PIB de -2,2 puntos.

Por subsectores, todas las ramas registraron descensos, excepto las actividades financieras y de seguros y la Administración Pública, sanidad y educación, con incrementos del 6,0% y 2,2%, respectivamente. En el extremo contrario, los sectores que se apuntaron mayores retrocesos en su actividad en el primer trimestre de 2020 fueron las actividades artísticas, recreativas y otros servicios, junto con el comercio, transporte y hostelería, con tasas del -10,0% y del -8,8%, respectivamente.

La Contabilidad Regional Trimestral analiza también la incidencia de la creación de puestos de trabajo en el comportamiento general de la economía andaluza. Así, la comunidad registró una caída del 2% en puestos de trabajo totales -no equivalente a número de empleados, ya que una misma persona puede ocupar uno o varios puestos de trabajo-. Igualmente, se observa una disminución en el número de puestos de trabajo asalariados del 2,2%, debido principalmente a la bajada sufrida en el número de asalariados en las actividades recreativas (-8,6%) y en la construcción (-7,6%).

Atendiendo a la perspectiva de las rentas, la remuneración de los asalariados experimentó en este periodo una mejora del 0,3%, mientras que el excedente de explotación bruto/renta mixta decreció un 6,7%.

Una tendencia interrumpida por el COVID-19

Hasta mediados de marzo de este año, la economía andaluza presentaba signos de moderación, estimándose un crecimiento del PIB algo inferior al del año 2019, en torno al 1,5%, pero en cualquier caso superior al del conjunto de la Zona Euro. Ese ritmo de avance hubiera permitido rebajar la tasa de paro regional del 20% y proseguir con la creación de empleo, hasta situarse la población ocupada próxima a los 3,2 millones de personas.

Tomando como referencia todo el año 2019, la economía andaluza cerró el ejercicio con un crecimiento del 2,1%, una décima por encima de la tasa registrada a nivel nacional (2%) y nueve décimas superiores al valor de la Eurozona (1,2%). Ese balance ponía de manifiesto que el PIB regional mantenía un dinamismo superior respecto de las economías española y europea. Desglosado por trimestres, el cuarto trimestre del pasado año la economía andaluza arrojó un saldo positivo del 1,9%, en el tercer trimestre ese porcentaje se situó en el 2%, en el segundo trimestre la tasa fue del 2,2% y en el primer trimestre, del 2,3%.

Pero este escenario ha sido corregido por las circunstancias extraordinarias asociadas a la pandemia, que han provocado una paralización de gran parte de las economías mundiales.

Previsión de mil nuevas empresas y creación de 3.000 empleos en el comercio

Las medidas en materia de comercio incluidas en el Decreto Ley de Mejora y Simplificación de la Regulación para el Fomento de la Actividad Productiva en Andalucía suponen un incremento de la demanda de un 0,9%, lo que se traduciría en un volumen de negocio adicional de 321 millones, la generación de 937 nuevas empresas dedicadas al comercio minorista, la apertura de 1.086 nuevos locales y la creación de 3.000 empleos. Este decreto ley aprobado por la Junta agiliza 21 leyes y seis decretos e incluye un centenar de acciones, entre simplificación de procedimientos, eliminación de barreras o modificación de tasas.

El consejero de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, Rogelio Velasco, ha defendido en Comisión Parlamentaria que esta reforma legal impulsada por su departamento “puede tener un efecto inmediato en el corto plazo en la economía andaluza”, y especialmente en el sector del comercio, “uno de los ámbitos más golpeados por la crisis sanitaria”, ha añadido. En cualquier caso, ha aclarado que “la modificación aprobada será flexible y se aplicará de forma progresiva con el objetivo de facilitar la adaptación gradual del sector, y sobre todo, de las pymes comerciales al nuevo marco normativo”.

El decreto ley modifica la Ley de Comercio Interior de Andalucía de 2012 y el decreto de 2014 encargado de regular la declaración de las Zonas de Gran Afluencia Turística (ZGAT). En lo que respecta a la primera normativa, el titular de Economía ha explicado que se incrementan los días de apertura autorizados en domingos y festivos y se flexibilizan los horarios, permitiendo al sector comercial “adaptar su oferta a los nuevos hábitos de consumo, lo que resulta fundamental en el actual contexto de globalización de la economía digital”, ha matizado.

Esta norma prevé durante 2020 ampliar en dos días más el número de domingos y festivos en que los comercios podrán permanecer abiertos al público, permitiendo así dinamizar el consumo e incrementar la merma de ventas. Estos domingos en 2021 se incrementarán hasta un total de 14 y para el 2022 alcanzarán los 16, que es el mínimo que la normativa básica estatal determina.

En ese sentido, ha apuntado que “la clave de esta decisión es facilitar que los comercios con formatos tradicionales puedan competir, con independencia de su tamaño, con las grandes plataformas de venta electrónica que no tienen establecimiento físico y cuyo horario de apertura es 24 horas y 365 días al año”. Por ello, esta revisión normativa les permite, a su juicio, “aumentar su capacidad de competir, ofreciendo un servicio directo al público mejor, al tiempo que se estimula la utilización de los establecimientos físicos”.

Asimismo, Rogelio Velasco ha incidido en que este cambio legal posibilita que el comercio pueda estrechar su vínculo con el turismo y adaptar su oferta. “El turismo volverá a reactivarse cuando se supere la crisis y su promoción exige que la Administración autonómica ofrezca un marco lo menos restrictivo posible para este segmento, especialmente en el comercio minorista de bienes de primera necesidad”, ha remarcado.

En cuanto a la declaración de las ZGAT, los cambios introducidos permiten aclarar los requisitos a seguir para solicitar dicha declaración. Además, según ha detallado Velasco, se eliminan trámites como la revisión anual del cumplimiento de las exigencias y se suprimen gestiones que se venían haciendo por duplicado, como es el caso de la petición de informes previos a las organizaciones representativas del sector. “Toda esa tramitación ralentizaba y complicaba en exceso el procedimiento, que a partir de ahora se va a simplificar y acortar los plazos de manera notable”, ha aclarado.  

También, se introduce como novedad el carácter indefinido de la declaración de Zona de Gran Afluencia Turística, siempre que se mantengan los requisitos que dieron lugar a la misma, prescindiendo, así, de la obligación de tener que tramitar un nuevo reconocimiento cada cuatro años. Al mismo tiempo, se amplían los periodos de declaración en el caso de época estival (desde el 1 de junio al 30 de septiembre), que coincide con el turismo vacacional o de playa; y en el caso de la Semana Santa, (desde el Domingo de Ramos al de Resurrección, ambos incluidos).

Medidas de apoyo al sector

El consejero de Economía ha expuesto las diferentes medidas de apoyo articuladas por su departamento tanto para minimizar el impacto de la pandemia en el sector comercial  como para favorecer su reactivación en el desconfinamiento. En ese contexto, ha hecho alusión al esfuerzo realizado al comienzo del estado de alarma por regular las condiciones de acceso para garantizar la seguridad en los establecimientos autorizados. También se ha referido a la suspensión de los efectos sobre los horarios de la declaración de las ZGAT “frente a la inacción del Gobierno central, que ha venido ignorando las demandas que se les ha trasladado desde Andalucía”.

A estas decisiones se suman el reparto de más de 45.000 mascarillas al sector y la puesta en contacto de su tejido empresarial con los proveedores de material de seguridad y protección incluidos en la plataforma de soluciones innovadoras de Economía denominada PLAnd-COVID-19, con el fin de facilitar la continuidad del abastecimiento. También ha expuesto la creación de un Buzón de Información Comercial, a través del cual se han atendido ya más de 500 consultas; y el lanzamiento de una campaña publicitaria de promoción.

Ya en la fase de desescalada y con el fin de fomentar la transformación digital, la modernización y el relevo general del pequeño comercio, así como su reactivación, Velasco ha destacado el programa de ayudas por valor de once millones. La Consejería de Economía ya trabaja para lanzar otra línea de incentivos de 3,6 millones para el uso de herramientas digitales. En total suponen una inyección de 14,6 millones para incentivar al pequeño comercio. A todas estas iniciativas hay que añadir además el resto de medidas contenidas en el VI Plan Integral de Fomento del Comercio Interior de Andalucía, que cuenta con  un presupuesto de 49 millones de euros.