13Agosto2020

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Municipios > Encarnación Magaña será la primera mujer que da nombre a una calle en Tabernas

03 Julio 2020 Escrito por 

Encarnación Magaña será la primera mujer que da nombre a una calle en Tabernas

El pleno del Ayuntamiento de Tabernas ha aprobado por mayoría en su última sesión dar el nombre de una calle a Encarnación Magaña para honrar su figura y su compromiso con la libertad. Será la primera mujer que forme parte del callejero del municipio a petición de los alumnos del IES Manuel de Góngora que enviaron un total de seis propuestas. 

“Tabernas con nombre de mujer” fue la actividad que realizaron los estudiantes en el pasado mes de marzo ya que hasta la fecha no había ninguna calle en el municipio dedicada a una figura del género femenino. El alcalde José Díaz recibió de los propios alumnos los nombres planteados y los trasladó al resto de los integrantes del pleno. “Es una manera de dignificar el importante papel de muchas de estas personalidades a lo largo de nuestra historia. Por ello, en la medida de lo posible se aprobarán otras denominaciones a medio plazo en las calles y vías de la localidad”, explica Díaz.

Encarnación Magaña Gómez fue fusilada en las tapias del cementerio de Almería con tan solo 20 años. Natural de Tabernas (1921-1942), quedó huérfana a los dos años y fue adoptada, por lo que perdió sus apellidos iniciales García Córdoba. Según el historiador Eusebio Rodríguez desde muy temprana edad fue “luchadora por la legalidad republicana”, hizo oposición traduciendo y distribuyendo las noticias de la BBC sobre la Segunda Guerra Mundial y distribuyó copias del diario publicado en Gibraltar “Calpense”.

“Perteneció a la CNT y a Juventudes Literarias. Trabajó como dependiente de la Librería Inglesa de Almería. Desde el final de la guerra se dedicó a hacer oposición al franquismo, lo que determina su ingreso en la organización en Almería, contando con personas afines y procurando la ayuda a los que salía de la cárcel y tenían necesidad de ellos para poder sobrevivir, atención médica o alojamiento”, publicó el periodista Antonio Torres.

En marzo de 1942, Encarnación Magaña fue detenida como integrante de una organización clandestina, denominada “Parte Inglés” y acusada de ser secretaria de esta condenándola a la pena de muerte. Junto a otros siete hombres fue ejecutada: “Siete claveles blancos y una rosa roja”, recoge el libro “Memoria Viva de Andalucía”, de Fernando Martínez, Leandro Álvarez y Sergio Mellado.