14Agosto2020

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Sociedad > Andalucía se prepara para un escenario con 9.000 enfermos de Covid-19

31 Marzo 2020 Escrito por 

Andalucía se prepara para un escenario con 9.000 enfermos de Covid-19

En Andalucía, los infectados por coronavirus pasan de los 5.400 y ya hay 236 víctimas mortales. Almería suma 23 positivos, hasta los 223, y dos fallecidos, 14 en total. Con este panorama, la Junta de Andalucía ha calculado los recursos asistenciales en las ocho provincias andaluzas para un posible escenario con hasta 9.000 contagios.

  • La Junta de Andalucía concreta el plan de contingencia para un escenario de 9.000 contagios en Andalucía.
  • 2.849 voluntarios y 68 entidades colaborarán con los colectivos más vulnerables al coronavirus.
  • El Gobierno reparte más de 20 millones de unidades de material entre las comunidades autónomas.
  • El Instituto de Salud Carlos III coordinará estudios virológicos europeos sobre Covid-19.
  • Sanidad prohíbe los velatorios y restringe las ceremonias fúnebres para limitar la propagación y el contagio por Covid-19.

Andalucía se prepara para 9.000 contagios por coronavirus

El Consejo de Gobierno ha tomado conocimiento de la actualización del estudio sobre recursos asistenciales elaborado por la Consejería de Salud y Familias ante un posible escenario de 9.000 pacientes afectados por Covid-19 en Andalucía. Según este estudio, la comunidad autónoma registraría un total de 3.384 hospitalizaciones y 616 pacientes en la UCI; ante esta situación todas las provincias estarían preparadas para asumir dicha carga asistencial con distintos planes de contingencia elaborados en función de los recursos de cada zona.

Estas previsiones se han calculado de acuerdo con la proyección epidemiológica que se está produciendo en Andalucía, al igual que las tasas actuales de hospitalización y UCI en cada provincia. Además, se ha introducido como nueva variable el porcentaje de ocupación por pacientes no Covid-19, tanto en las unidades de hospitalización como en UCI.

En un análisis más detallado, en Almería se contempla un escenario de 145 hospitalizaciones y 27 pacientes en UCI. De este modo, con un índice del 40,3% de pacientes no contagiados ingresados habría disponibilidad de 846 camas de hospitalización y con un índice de ocupación del 20,3% de pacientes no contagiados habría disponibilidad de 37 camas UCI públicas. A todo ello, se sumarían la disposición de 99 dispositivos de respiración asistida. En resumen, llegado dicho escenario se activarán los planes de contingencia específicos de los distintos centros asistenciales en función de las necesidades y presión epidemiológica, contando para ello con la red de recursos públicos de la provincia.

En Cádiz se contempla un escenario de 290 hospitalizaciones y 51 pacientes en UCI. De este modo, con un índice del 50,2% de pacientes no contagiados ingresados habría disponibilidad de 895 camas de hospitalización y con un índice de ocupación del 31,2% de pacientes no contagiados habría disponibilidad de 52 camas UCI públicas. A esto se sumarían la disposición de 224 dispositivos de respiración asistida. En resumen, llegado dicho escenario se activarán los planes de contingencia específicos de los distintos centros asistenciales en función de las necesidades y presión epidemiológica, contando para ello con la red de recursos públicos de la provincia.

En Córdoba se contempla un escenario de 393 hospitalizaciones y 51 pacientes en UCI. De este modo, con un índice del 44,6% de pacientes no contagiados ingresados habría disponibilidad de 860 camas de hospitalización y con un índice de ocupación del 28,5% de pacientes no contagiados habría disponibilidad de 45 camas UCI públicas. A esto se sumarían la disposición de 88 dispositivos de respiración asistida. En resumen, llegado dicho escenario se activarán los planes de contingencia específicos de los distintos centros asistenciales en función de las necesidades y presión epidemiológica, contando para ello con la red de recursos públicos de la provincia. Además, en este caso se activaría la transformación del 15% de las camas de reanimación (UPAR) en camas de UCI.

En Granada se contempla un escenario de 755 hospitalizaciones y 120 pacientes en UCI. De este modo, con un índice del 39,7% de pacientes no contagiados ingresados habría disponibilidad de 1.124 camas de hospitalización y con un índice de ocupación del 37,9% de pacientes no contagiados habría disponibilidad de 62 camas UCI públicas. A esto se sumarían la disposición de 171 dispositivos de respiración asistida. En resumen, llegado dicho escenario se activarán los planes de contingencia específicos de los distintos centros asistenciales en función de las necesidades y presión epidemiológica, contando para ello con la red de recursos públicos de la provincia. Además, en este caso se activaría la transformación del 50% de las camas de reanimación (UPAR) en camas de UCI.

En Huelva se contempla un escenario de 132 hospitalizaciones y 30 pacientes en UCI. De este modo, con un índice del 43,6% de pacientes no contagiados ingresados habría disponibilidad de 571 camas de hospitalización y con un índice de ocupación del 15,3% de pacientes no contagiados habría disponibilidad de 41 camas UCI públicas. A esto se sumarían la disposición de 58 dispositivos de respiración asistida. En resumen, llegado dicho escenario se activarán los planes de contingencia específicos de los distintos centros asistenciales en función de las necesidades y presión epidemiológica, contando para ello con la red de recursos públicos de la provincia.

En Jaén se contempla un escenario de 400 hospitalizaciones y 76 pacientes en UCI. De este modo, con un índice del 35,4% de pacientes no contagiados ingresados habría disponibilidad de 872 camas de hospitalización y con un índice de ocupación del 27,1% de pacientes no contagiados habría disponibilidad de 32 camas UCI públicas. A esto se sumarían la disposición de 64 dispositivos de respiración asistida. En resumen, llegado dicho escenario se activarán los planes de contingencia específicos de los distintos centros asistenciales en función de las necesidades y presión epidemiológica. Además, en este caso se activaría la transformación del 40% de las camas de reanimación (UPAR) en camas de UCI. También se contaría con la disponibilidad de camas UCI y de reanimación UPAR de centros privados.

En Málaga se contempla un escenario de 724 hospitalizaciones y 152 pacientes en UCI. De este modo, con un índice del 61,9% de pacientes no contagiados ingresados habría disponibilidad de 953 camas de hospitalización y con un índice de ocupación del 45,7% de pacientes no contagiados habría disponibilidad de 114 camas UCI públicas. A esto se sumarían la disposición de 281 dispositivos de respiración asistida. En resumen, llegado dicho escenario se activarán los planes de contingencia específicos de los distintos centros asistenciales en función de las necesidades y presión epidemiológica. Además, en este caso se activaría la transformación del 40% de las camas de reanimación (UPAR) en camas de UCI.

Por último, en Sevilla se contempla un escenario de 545 hospitalizaciones y 109 pacientes en UCI. De este modo, con un índice del 54,3% de pacientes no contagiados ingresados habría disponibilidad de 1.629 camas de hospitalización y con un índice de ocupación del 40,4% de pacientes no contagiados habría disponibilidad de 132 camas UCI públicas. A esto se sumarían la disposición de 337 dispositivos de respiración asistida. En resumen, llegado dicho escenario se activarán los planes de contingencia específicos de los distintos centros asistenciales en función de las necesidades y presión epidemiológica.

Medidas acordadas en materia de voluntariado

Un total de 2.849 personas y 68 entidades se han registrado desde el pasado 18 de marzo en la herramienta informática que la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha puesto en marcha en su web con el objetivo de coordinar el trabajo de voluntariado en Andalucía ante la situación provocada por el coronavirus: Estos datos han sido aportados por la consejera Rocío Ruiz en un informe sobre las medidas puestas en marcha en materia de voluntariado presentado este lunes al Consejo de Gobierno.

Andalucía se caracteriza por tener un importante tejido asociativo que viene realizando programas de voluntariado a lo largo de todo su territorio. Sin embargo, en la situación actual provocada por el Covid-19 y con la finalidad de facilitar ayuda a la población más vulnerable, son necesarias acciones específicas destinadas a situaciones o necesidades que han sido detectadas o que pueden ir surgiendo más adelante.

De esta forma, las asociaciones de voluntariado y las personas con inquietudes solidarias pueden registrarse para la realización de programas destinados a hacer frente a las situaciones de emergencia social y necesidades que ha provocado la llegada de esta pandemia.

Según este informe, el formulario alojado en la web de la Consejería para el registro de personas voluntarias ha recibido un total de 28.303 clics en estos días desde su puesta en marcha. Por su parte, el destinado a entidades ha alcanzado las 3.627 interacciones.

Entre las actividades propuestas para este trabajo solidario, las personas inscritas han expresado su intención de colaborar principalmente en tareas de acompañamiento, salud, asistencia a mujeres embarazadas, personas mayores, soporte logístico, apoyo psicológico y emergencias. Una vez revisadas las hojas de inscripciones rellenadas por las personas y entidades, será necesario por parte de la Plataforma Andaluza del Voluntariado sistematizar y unificar todos los ofrecimientos que se hayan presentado, teniendo en cuenta las premisas de la Ley Andaluza de Voluntariado, así como las recomendaciones del Ministerio de Sanidad y de las Autoridades Sanitarias publicadas para esta pandemia.

Rocío Ruiz ha informado que se establecerá una conexión entre el "Programa de acción voluntaria organizada destinado a personas vulnerables frente al COVID-19" y las "Comisiones provinciales de emergencia social" ya creadas, a fin de que éstas tengan acceso a la información necesaria para los supuestos en los que la asignación de recursos corresponda a una Entidad de voluntariado que, por su especialización y capacitación puedan dar un servicio suficiente  y se pueda dictar una resolución conjunta con dicha entidad de voluntariado para la declaración de situación de emergencia social.

Para ello, se comunicará a cada Comisión Provincial de Emergencia Social, los datos de contacto de las diferentes plataformas provinciales de voluntariado, y a través de éstas el listado de entidades inscritas para el desarrollo del programa de acción voluntaria en cada provincia.

Programas de Atención Telefónica a población vulnerable

Otra de las medidas puestas en marcha es el Programa de Atención Telefónica, destinado a las personas vulnerables, con un doble objetivo: acompañamiento a las personas vulnerables que se encuentran en situación de soledad, y la detección de sus principales necesidades con la finalidad de su derivación al recurso que proceda para dar respuesta a su demanda.

Además, la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación y los Colegios Oficiales de Psicología de Andalucía Oriental y Occidental ya han puesto en marcha un teléfono de atención psicológica para profesionales de los servicios de ayuda a domicilio y centros residenciales para personas mayores (851 000 520). Se trata de una atención psicológica rápida a modo de primeros auxilios psicológicos, principalmente situaciones de ansiedad, cansancio emocional por sobrecarga, duelo, estados depresivos... Otros tipos de situaciones son debidamente canalizadas al recurso más propio.

Para atender este teléfono, se cuenta con 300 profesionales colegiados voluntarios, especialistas en Psicología Clínica, Máster en Psicología General Sanitaria o con habilitación en Psicología Sanitaria, así como profesionales de Crisis y Emergencias. El teléfono 851 000 520 funciona en horario de 8.00 a 24.00 horas de lunes a domingo. La atención psicológica es gratuita y la llamada tiene, en algunos casos, dependiendo de cada operador, un coste mínimo de tarificación interprovincial.

Por otra parte, se cuenta con la disponibilidad de tres líneas telefónicas con posibilidad de ampliar, a través de un Convenio de Colaboración firmado por la Consejeíra de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, con la Fundación Cajasol, como primera línea de atención a la ciudadanía en materia social.

Estos teléfonos van a estar atendidos por personas voluntarias con titulación en Psicología o Trabajo social. A través de estas líneas se intentará informar de todos los recursos disponibles de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, para poder canalizar las demandas que se expongan por la ciudadanía y buscar y derivar al recurso adecuado a dicha demanda.

Por último, se está llevando a cabo la elaboración de un "Cuestionario con preguntas y respuestas más frecuentes" para que tanto los ciudadanos y ciudadanas, como las plataformas y entidades de voluntariado puedan dar respuesta a las múltiples consultas que diariamente se producen a lo largo del territorio andaluz.

Aprobación de la Memoria Económica

Aunque la mayor parte de estas medidas no tienen coste alguno, el Consejo de Gobierno ha aprobado una Memoria Económica que asciende a 17.400 euros, cuyo presupuesto corresponde a salarios, seguridad social y otros gastos corrientes.

Para la puesta en marcha de estas medidas, la Consejería de Igualdad ha contado con la colaboración de la Plataforma Andaluza de Voluntariado y Cruz Roja Andalucía, baluartes del trabajo voluntario en nuestra Comunidad. Asimismo, para la detección de las necesidades de la población más vulnerable, se están estableciendo protocolos para identificar agentes claves como son los Colegios profesionales, la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y otras ONG.

El Gobierno reparte más de 20 millones de unidades de material

El Gobierno de España continúa, a través del Ministerio de Sanidad, reforzando diariamente la distribución de mascarillas y otro tipo de material a las Comunidades Autónomas. Desde el pasado 10 de marzo hasta el domingo 29 de marzo se han distribuido un total 10.106.908 mascarillas entre las autonomías.

El Gobierno de España continúa, a través del Ministerio de Sanidad, reforzando diariamente la distribución de mascarillas y otro tipo de material a las Comunidades Autónomas. Desde el pasado 10 de marzo hasta este domingo 29 de marzo se han distribuido un total 10.106.908 mascarillas entre las autonomías.

Hasta el momento, las comunidades que mayor número de mascarillas han recibido son la Comunidad de Madrid, con 2.832.968 unidades, Cataluña, con 1.317.333 unidades, y Andalucía, con 1.139.874 unidades.

El Gobierno también ha procedido a la distribución entre Comunidades Autónomas de otro tipo de material necesario para que el conjunto del Sistema Nacional de Salud pueda librar la batalla contra el virus en las mejores condiciones posibles.

De esta forma se ha procedido al reparto de 35.103 gafas de protección, 9.673.100 guantes de nitrilo, 64.713 batas desechables e impermeables, 141.800 soluciones hidroalcohólicas, 56 dispositivos de ventilación mecánica invasiva, 80.942 buzos, 328.00 unidades de calzas, delantales, cubremangas y gorros y 640 ventiladores no invasivos.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha explicado en su comparecencia en La Moncloa que el Gobierno sigue haciendo "esfuerzos muy importantes en materia de suministros" respecto al material que se pone a disposición de las distintas Comunidades Autónomas, cuyo papel, ha resaltado, "es tan importante en la lucha contra el virus y que una vez más quiero agradecer públicamente".

Coordinación de estudios virológicos europeos sobre Covid-19

Investigadores de los centros nacionales de Microbiología y Epidemiología participarán en estudios combinados y en redes de vigilancia de atención primaria y hospitalaria.

El Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) lidera la coordinación de estudios virológicos sobre la COVID-19 dentro de la red europea multidisciplinar para la investigación, prevención y control de esta enfermedad, a través del proyecto I-MOVE-COVID-19 (Multidisciplinary European network for research, prevention and control of the COVID-19 Pandemic). Este es uno de los proyectos europeos incluidos en la convocatoria exprés del programa de investigación e innovación de la UE, Horizonte 2020, que la Comisión Europea ha lanzado para investigar diferentes aspectos del virus SARS-CoV-2.

En I-MOVE-COVID-19, que coordina el programa francés EPICONCEPT, participarán los Centros Nacionales de Microbiología (CNM) y Epidemiología (CNE) del ISCIII como 'partners', junto al Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra. El ISCIII, que recibirá en total 210.000 euros, será miembro del Comité Científico Directivo y del Consejo Ejecutivo de I-MOVE, y ayudará en la construcción de una red europea multidisciplinar para investigación, prevención y control de la COVID-19. Los investigadores principales del ISCIII en dicho proyecto son Inmaculada Casas y Francisco Pozo, del CNM, y Amparo Larrauri del CNE.

I-MOVE se ha dividido en cuatro paquetes de trabajo. El primero (WP1) maneja la gestión, la coordinación científica y la comunicación. El segundo (WP2), las redes centinelas en atención primaria. El tercero (WP3), las redes hospitalarias. Y el cuarto (WP4), los estudios combinados virológicos y epidemiológicos. El ISCIII participará en los paquetes WP2, WP3 y WP4, coordinando los objetivos virológicos planteados, así como aportando datos del sistema centinela de vigilancia nacional en atención primaria e información de dos hospitales.

Cronograma, expertos y objetivos

El proyecto se divide en tres fases. En la primera, que se extenderá durante uno o dos meses, se pondrán a punto todas las herramientas, protocolos y desarrollos de los cuatro paquetes de trabajo. La segunda, cuya duración dependerá de la situación epidemiológica, activará y desarrollará los sistemas de vigilancia en atención primaria y hospitalaria, y comenzará los estudios clínicos, virológicos y epidemiológicos según la información obtenida. La tercera fase analizará la sostenibilidad del proyecto y la necesidad de financiación extra, evaluará la labor de los sistemas de vigilancia y de los ensayos, y revisará los protocolos generados y desarrollados para aplicarlos a futuras epidemias. La información obtenida a lo largo de todo el proyecto se compartirá con la comunidad internacional para hacer frente de manera cooperativa a la COVID-19.

I-MOVE-COVID-19 trabaja con información obtenida de pacientes de todos los países participantes, concretamente personas con síntomas compatibles con la COVID-19 y problemas respiratorios, con casos confirmados y sospechosos tanto de atención primaria como de los hospitales. Está formado por clínicos, virólogos, epidemiólogos, matemáticos, inmunólogos, entre otros profesionales, que trabajan estos días en primera plana del manejo de la pandemia y que tienen experiencia previa en investigación, manejo y vigilancia de otras enfermedades transmisibles y epidemias.

El CNM y el CNE, centros de referencia

El Centro Nacional de Microbiología liderará la coordinación de los resultados virológicos y aquellas tareas relacionadas con el análisis de los virus de los paquetes de trabajo 2, 3 y 4, y coordinará el aislamiento y secuenciación de los virus extraídos de casos positivos, tanto leves como graves, una tarea cuya duración de estima en un año.

El ISCIII ha sido seleccionado para el proyecto gracias a la labor y capacidad de sus centros nacionales de Microbiología y Epidemiología. El proyecto destaca el valor de los servicios científicos del CNM en labores de bioinformática, secuenciación genómica, análisis proteómico, microscopía electrónica, citometría, transgénesis y criopreservación entre otras, además de contar con un laboratorio con nivel 3 de bioseguridad y diversos laboratorios de referencia para el Sistema Nacional de Salud.

Por parte del CNE, se destaca su labor de coordinación epidemiológica nacional de enfermedades transmisibles como la gripe, con la Red Nacional de Vigilancia RENAVE; su experiencia de trabajo conjunto con organismos europeos e internacionales como el ECDC y la OMS; su capacidad para gestionar e interpretar datos procedentes de diferentes sistemas de información y vigilancia, y su labor de análisis predictivo y evolución de enfermedades infecciosas.

Entre los objetivos de I-MOVE-COVID-19 se encuentran los siguientes:

  • Mejorar el conocimiento de cómo se comporta el virus.
  • Establecer patrones de comportamiento de la enfermedad.
  • Concretar datos sobre incidencia, factores de riesgo y letalidad por edad y grupos de riesgo.
  • Identificar patrones de transmisión comunitaria.
  • Secuenciar el genoma completo de virus de diferentes regiones geográficas y periodos temporales de la pandemia para evaluar evolución filogenética y vías de transmisión.
  • Describir el periodo de incubación en casos leves y graves.
  • Medir la efectividad de medidas preventivas y alternativas terapéuticas.
  • Describir el genotipo viral según la localización geográfica y su expansión temporal.
  • Impulsar y mejorar la realización de test diagnósticos.
  • Medir la eficacia de posibles vacunas.
  • Analizar la resistencia ante posibles tratamientos antivirales.
  • Investigar los casos y sus características en profesionales sanitarios.
  • Reunir evidencias para la toma de decisiones preventivas y de intervención temprana.
  • Generar infraestructuras que permiten la rápida detección de epidemias similares.

Sanidad prohíbe los velatorios y restringe las ceremonias fúnebres

La normativa se aplicará a todos los velatorios, independientemente de las causas del fallecimiento, en instalaciones públicas y privadas, incluyendo los domicilios particulares, durante el estado de alarma.

El Ministerio de Sanidad ha prohibido todos los velatorios, independientemente de la causa del fallecimiento y de si se celebran en instalaciones públicas o privadas, incluido los domicilios particulares, para limitar la propagación y el contagio por el COVID-19.

Así lo recoge la Orden Ministerial publicada hoy en el Boletín Oficial del Estado (BOE), que especifica que en el caso de fallecidos por COVID-19 no se podrán realizar prácticas de tanatoestética, intervenciones de tanatopraxia, ni intervenciones por motivos religiosos que impliquen procedimientos invasivos en el cadáver.

La norma recoge otras medidas excepcionales como la restricción de las ceremonias fúnebres. En este sentido, se pospondrá la celebración de cultos religiosos o ceremonias civiles fúnebres hasta que finalice el estado de alarma.

No obstante, en el enterramiento o despedida para la cremación de la persona fallecida, se permitirá la asistencia de tres familiares o allegados, además, en su caso, de la persona asimilada de la confesión respectiva para la práctica de los ritos funerarios de despedida del difunto. Estas personas deberán respetar siempre la distancia de uno a dos metros entre ellas.

La orden también regula, a propuesta del Ministerio de Consumo, algunas de las condiciones de contratación de los servicios funerarios.