06Junio2020

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Sociedad > Andalucía apela al 'espíritu del 28-F' para impulsar su papel protagonista
25 Febrero 2020 Escrito por 

Andalucía apela al 'espíritu del 28-F' para impulsar su papel protagonista

El Consejo de Gobierno ha aprobado una Declaración Institucional con motivo del Día de Andalucía, que se celebra el próximo viernes 28 de febrero, en la que apela al espíritu del 28F para que en los años venideros Andalucía desarrolle y afiance su papel protagonista en el contexto global, “aplicando su energía transformadora y regeneradora”.

Para el Gobierno autonómico, el espíritu del 28 de Febrero “sigue vivo” y la misión actual de los andaluces no es ya consolidar la autonomía y dotarla de contenido y de objetivos, “sino la de permanecer unidos en lo esencial, con nuestras diferencias, en el afán por alcanzar un futuro acorde a nuestras inquietudes, capacidades, aspiraciones y necesidades”.

Andalucía encara el presente y el futuro “despojada ya de sus inercias y revitalizada por una nueva actitud”, dispuesta a seguir irradiando sus mejores atributos: “la generosidad, la hospitalidad, la concordia, la cultura, la mirada profunda, el talento, la capacidad de trabajo y la alegría”.

Declaración Institucional

Hace ahora cuarenta años, Andalucía se movilizó con una firmeza y unidad sin precedentes para expresar, mediante los instrumentos democráticos establecidos por la Constitución Española de 1978, su voluntad irrenunciable de ocupar el lugar que le correspondía entre las comunidades históricas de la nación española.

De aquel ejercicio de conciencia y dignidad, canalizado a través del Referéndum sobre la iniciativa del proceso autonómico de Andalucía del 28 de febrero de 1980, resultaría en el plazo de un año aquel primer Estatuto con el que nuestra tierra reconoció, proclamó y articuló su identidad y las reglas de convivencia, de organización y de funcionamiento necesarias para afrontar nuestros retos y alcanzar nuestras legítimas aspiraciones como sociedad.

Es en este momento, al conmemorar la efeméride bajo unas circunstancias muy diferentes de las de aquella España que se reconstruía desde el consenso, cuando cobran especial relevancia los valores y los principios que inspiraron la norma básica del Estado y que alumbraron, igualmente, la redacción del Estatuto de Autonomía para Andalucía. Valores y principios que abrieron un periodo de paz, de concordia, de esperanza, de libertad y de progreso sin precedentes en la hasta entonces convulsa e inestable historia contemporánea de España.

Estos hechos deben ser hoy motivo de reflexión frente a las dinámicas disgregadoras que, en el plano nacional, fomentan actualmente la discordia, desdibujan las prioridades de la sociedad y frenan la marcha en común hacia la prosperidad. Y han de servir, asimismo, de recordatorio de la importancia del proyecto conjunto construido sobre el acuerdo; de lo imparable que es una sociedad cuando se une en sus propósitos, en lugar de diluirse en sus diferencias.

Andalucía es ahora mejor que hace cuarenta años. Y lo es gracias a esa inteligencia que le permite dilucidar qué cosas son verdaderamente importantes y cuáles merecen una atención menor.

El espíritu del 28 de Febrero sigue vivo, y la misión actual de los andaluces no es ya consolidar la autonomía y dotarla de contenido y de objetivos, sino la de permanecer unidos en lo esencial, con nuestras diferencias, en el afán por alcanzar un futuro acorde a nuestras inquietudes, capacidades, aspiraciones y necesidades.

El presente está lleno de nuevos y apasionantes desafíos, mientras siguen pendientes otros que aún no han quedado resueltos, pero que sin duda sabremos solucionar, porque tenemos, como en aquel ejemplar 28 de Febrero, la determinación de hacerlo.

De ahí la necesidad de invocar solemnemente ese espíritu, para que más allá de lo inmediato, en los años venideros, Andalucía desarrolle y afiance su papel protagonista en el contexto global, aplicando su energía transformadora y regeneradora a la consecución de un mundo más sostenible, a la corrección de las desigualdades, a la creación de empleo estable y de calidad.

Y, en definitiva, al bienestar de todos y al enriquecimiento de nuestra comunidad en los más diversos ámbitos, desde el económico hasta el cultural. Para este fin hacen falta todos y cada uno de los andaluces, de todos y cada uno de sus pueblos y ciudades, los residentes dentro y fuera de Andalucía. Ese compromisotiene que aunar las voluntades con la misma intensidad y la misma fortaleza con que lo hizo en 1980.

En esta celebración es importante confirmar la mejor disposición de la Junta de Andalucía hacia el Gobierno de España y el conjunto de las altas instituciones estatales.

Plena lealtad, pero también plena exigencia, que se vincula con el respeto al ordenamiento jurídico, con la colaboración y la confianza recíproca, y con la consumación de las obligaciones contraídas, en particular las relativas a la financiación, de cuyo cumplimiento escrupuloso depende la viabilidad del Estado de las Autonomías.

Es tiempo de mirar hacia adelante. Despojada ya de sus inercias y revitalizada por una nueva actitud, Andalucía encara el presente y el futuro resuelta a ocupar su lugar en España y en el mundo y a seguir irradiando a éste sus mejores atributos: la generosidad, la hospitalidad, la concordia, la cultura, la mirada profunda, el talento, la capacidad de trabajo y la alegría que conforman, junto con esos principios y valores que fundamentan nuestra democracia, el carácter genuino de nuestra tierra.

Hijos Predilectos y Medallas de Andalucía 2020

El Consejo de Gobierno ha acordado conceder las distinciones de Hijos Predilectos de Andalucía y Medallas de Andalucía 2020 a las siguientes personalidades, entidades e instituciones, entre ellas la empresa almeriense Verdita y el Instituto de Astrofísica de Andalucía, en el que se incluye el Observatorio de Calar Alto.

Hijos Predilectos: Francisco Romero López (Curro Romero) y Antonio Burgos Belinchón

Medalla Manuel Clavero Arévalo: Rafael Escuredo Rodríguez

Medalla de las Ciencias Sociales y las Letras: María Castellano Arroyo

Medallas de las Artes: Antonio de la Torre Martín y Vanesa Martín Mata

Medalla del Deporte: Joaquín Sánchez Rodríguez

Medallas de la Solidaridad y la Concordia: Real Maestranza de Caballería de Sevilla y André Azoulay

Medalla de la Economía y la Empresa: Verdita Comercializadora Agrícola

Medalla de la Investigación, la Ciencia y la Salud: Instituto de Astrofísica de Andalucía

Medallas a la Proyección de Andalucía: Salón Internacional del Caballo (SICAB) y Real Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda

Medalla al Mérito Medioambiental: Montserrat Zamorano Toro

Medallas a los Valores Humanos: La Legión Española y Ana Bella Estévez

Verdita

Nacida de la mano de las firmas CASI, Biosabor y Única, líderes del sector en Almería, Verdita surgió con el objetivo de comercializar productos agrícolas exclusivos y especiales de la gama gourmet. La alianza entre estas empresas permite a sus miembros mantener su independencia y, a la vez, ganar fuerza en los mercados nacional e internacional. De hecho, las tres suman en torno a 600 millones de kilos de vegetales en cada campaña y dan empleo a más de 4.000 personas.

Su principal éxito es el tomate Adora, cultivado en tierras naturales especialmente seleccionadas y regado con aguas salinas del Levante almeriense, que ha recuperado sabores y texturas tradicionales, combinando sabor, salud y sostenibilidad. Ofrece así un producto a medida para todo aquel que echa de menos el auténtico sabor a tomate, un fruto consistente, con piel carnosa y más de siete grados brix que garantizan su sabor.

La selección de las distintas categorías de tomate según este parámetro de grados brix a través de la tecnología más innovadora de infrarrojos permite la clasificación de 720 piezas al minuto por cada línea de manipulado. Con este procedimiento, Verdita aspira a garantizar la calidad y el suministro de tomate a todos los mercados de Europa.

La comercializadora ofrece a los usuarios un producto del más alto nivel, por lo que responde a los estándares de calidad más exigentes. Esto le ha supuesto la obtención de distintos certificados de prestigio, como BRC, IFS, Producción Ecológica, Bio Suisse o Global G.A.P.

Su labor es, asimismo, una muestra de las ventajas de la innovación y la unión de agricultores y cooperativas en un momento en que la agricultura, principal motor de Andalucía, se encuentra afectada por la crisis de bajos precios.

Instituto de Astrofísica de Andalucía

El Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA) es un centro de investigación perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con sede en Granada. Referencia nacional e internacional en su campo, es actualmente el único centro de excelencia 'Severo Ochoa' en la comunidad. Se funda en 1975 y cuenta con casi 200 integrantes.

Por su producción científica, es el primer centro del CSIC y el segundo en España en el área de Astrofísica y Ciencias del Espacio. A lo largo de su historia, ha publicado más de 4.500 artículos de investigación en revistas con arbitraje internacional, con más de 150.000 citas. El IAA investiga las principales áreas de la Astrofísica moderna, desde la gravedad cuántica al sistema solar, pasando por la evolución de las galaxias, la cosmología o los planetas extrasolares.

El IAA lidera grandes proyectos internacionales. Destaca su participación en la obtención de la primera imagen de un agujero negro, Premio Breaktrough en Física Fundamental 2019. Esta distinción internacional es un galardón de enorme reconocimiento, los llamados 'Oscar de la Ciencia', que reconocen anualmente los logros de vanguardia en ciencias de la vida, física y matemáticas. La imagen ha sido además reconocida como el hito científico más importante de 2019 por la prestigiosa revista Science.

El IAA es el único centro español de investigación en Astrofísica con participación destacada a nivel científico y tecnológico en las cuatro infraestructuras astrofísicas contempladas dentro de ESFRI (European Strategy Forum on Research Infrastructures). Estas infraestructuras son Square Kilometer Array, European Solar Telescope, Extremely Large Telescope y Cherenkov Telescope Array. Además, gestiona el Centro Astronómico Alemán-Español de Calar Alto (CAHA), situado en la sierra de Los Filabres, en Almería, y el observatorio de Sierra Nevada. Ambas instalaciones sitúan a Andalucía en el escenario de los grandes observatorios astronómicos continentales.