20Enero2021

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Municipios > Lucainena inaugura el nuevo tramo de la Vía Verde, alcanzando los 15 kilómetros

El alcalde, concejales y miembros de Asafal, delante del puente de El Molinillo, el más espectacular de la Vía Verde. El alcalde, concejales y miembros de Asafal, delante del puente de El Molinillo, el más espectacular de la Vía Verde. Fotos de Garcan / Almería Información
14 Enero 2021 Escrito por 

Lucainena inaugura el nuevo tramo de la Vía Verde, alcanzando los 15 kilómetros

Lucainena de las Torres, municipio enclavado en la comarca de Filabres Alhamilla, veía ayer cumplido un sueño de futuro que ha tardado en llegar más de una década. Con el corte de cinta en el Puente de El Molinillo, por el que pasaron tiempo atrás trenes cargados de mineral de hierro, se inauguraba el nuevo tramo de la Vía Verde, que llega hasta la Venta del Pobre, junto a la Autovía del Mediterráneo, y que suma 15 kilómetros, una infraestructura turística que será fundamental para el desarrollo futuro, y que tiene en el horizonte la prolongación hasta Agua Amarga, en la costa nijareña, donde se descargaba el mineral.

Diego García Campos

El emotivo momento vivido ayer sobre el espectacular puente de El Molinillo, restaurado ahora con una plataforma metálica y de madera, es un paso firme hacia el desarrollo turístico. Allí se dieron cita el alcalde de Lucainena, Juan Herrera, los concejales Mª Carmen Morales y Esteban Álvarez; Jesús Martínez, Alejandro de la Paz y Rafael Carrasco, de Asafal, que en su día, hace ya más de una década motivaron el inicio del proyecto, así como José Juan Macías y Juan Higinio Pérez, representantes de Tragsa, empresa auxiliar del Ministerio de Agricultura que ha desarrollado la obra de ampliación de la Vía Verde.

Inauguranción del segundo tramo de la Vía Verde de Lucainena de las TorresEl hecho de elegir la fecha no fue casual. Un 13 de enero de hace diez años se inauguraba el primer tramo de la Vía Verde. Fue la entonces delegada de Turismo, Esperanza Pérez, hoy alcaldesa de Níjar, quien acudió entonces a la inauguración junto al alcalde Juan Herrera. Hoy sigue teniendo un papel importante en este proyecto, ya que la continuidad desde la Venta del Pobre, donde ahora ha llegado este tramo hasta Agua Amarga, donde finaliza el trazado original, está en gran parte en el término municipal de Níjar, salvo un pequeño tramo que se encuentra en el término de Carboneras.

Inauguranción del segundo tramo de la Vía Verde de Lucainena de las TorresEl alcalde, Juan Herrera, emocionado, recordó el desarrollo de este tramo y el total de la Vía Verde, un gran proyecto que en un futuro podría comunicar la Comarca del Desierto Filabres Alhamilla con la costa, generando así un gran flujo turístico y suponiendo un gran atractivo, no sólo para este municipio sino para toda la comarca.

Inauguración del segundo tramo de la Vía Verde de Lucainena de las TorresLas obras de este segundo tramo han consistido en el acondicionamiento de un tramo de unos cinco kilómetros del antiguo ferrocarril minero que unía los yacimientos ferrosos de Lucainena de las Torres con el cargadero de Agua Amarga, en la costa de Níjar, abandonado desde 1942. El ferrocarril original tenía una longitud de 36 kilómetros, de los cuales ya se encontraban acondicionados como Vía Verde los cinco primeros desde Lucainena, localidad catalogada como uno de los “pueblos más bonitos de España”.

El segundo tramo, de 5,3 km, contiguo al anterior, comparte traza con un camino asfaltado que se asentó sobre la antigua vía. Tiene poco tráfico y se ha incorporado al itinerario. El tramo cuyas obras de acondicionamiento ha finalizado ahora el Ministerio se suman uniéndose a la vía verde y a dicho camino asfaltado a la altura del antiguo puente ferroviario de El Molinillo, recuperado mediante la instalación de una pasarela metálica. Esta actuación concluye junto a la conocida como Venta del Pobre, en el término municipal de Níjar, junto a la autopista A-7. También se han puesto en valor los restos de otros dos pequeños puentes ferroviarios mediante la instalación de sendas pasarelas de madera.

De esta manera, se dispone ya 15 km entre Lucainena de las Torres y la Barriada de la Venta del Pobre, en Níjar.

Las obras, financiadas y dirigidas por la Dirección General de Desarrollo Rural, Innovación y Política Forestal de Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, han tenido un presupuesto de 606.593,22 €. Los municipios beneficiados por esta inversión son Lucainena de las Torres (4,5 km) y en menor medida Níjar (0,7 km).

Inauguranción del segundo tramo de la Vía Verde de Lucainena de las TorresEl papel de Asafal en la consecución de este proyecto no ha sido menor. Jesús Martínez y el grupo de almerienses enamorados de la historia del ferrocarril en Almería motivaron a Juan Herrera hace más de una década para que iniciara la recuperación de este original e interesante elemento patrimonial.

La lucha por llevarlo adelante no ha estado exenta de problemas de todo tipo, sobre todo la identificación de la propiedad del suelo, ya que en algunos casos algunos particulares habían invadido el terreno propiedad estatal, generando retrasos y problemas en la consecución.

Por todo ello el día de ayer fue un día clave en el futuro de Lucainena de las Torres, que tiene puestas grandes esperanzas en que esta Vía Verde sea el gran elemento de futuro y dinamizador del sector turístico y del desarrollo rural del municipio.

Ayer mismo, mientras se llevaba a cabo la inauguración se debió levantar la cinta que se pretendía cortar para que pasara un ciclista, prueba de que ya se viene usando este tramo desde hace días con mucha frecuencia.

El reto: llegar a Agua Amarga

Ahora el reto es la prolongación, los casi 21 kilómetros restantes. Según manifestó ayer el alcalde, ya existía una compromiso por parte de Carboneras y Níjar de seguir adelante con el proyecto. Por eso tiene intención de reunirse en breve con los máximos responsables municipales para intentar sacar adelante el resto del trazado. A favor del proyecto está la existencia de financiación ya aprobada pendiente de ejecutar, de entorno a un millón de euros.

La Vía Verde de Lucainena de las Torres es ideal para hacer senderismo, bici o incluso ruta a caballo de una dificultad baja, ya que sólo tiene una pendiente del dos por ciento, y nos descubre un espacio de un gran valor paisajístico, con elementos patrimoniales destacados, tanto de la propia vía, entre los que destaca el puente de El Molinillo, como otros de interés arquitectónico o etnográfico: cortijos, antiguas huertas, balates de piedra seca, así como una amplia variedad de flora y fauna. De hecho, entre seis mil y ocho mil personas son usuarios de esta infraestructura turística.

Esta vía bajaba el mineral de hierro desde las minas de Lucainena desde 1895 hasta 1942. En las inmediaciones del pueblo aún podemos contemplar los Hornos de Calcinación, restaurados parcialmente y que se han convertido en uno de los atractivos turísticos, unidos a otros elementos hoy restaurados, como una gran chimenea junto a las antiguas oficinas mineras. Precisamente en este entorno se prevé la construcción de un Centro de Interpretación de la Minería, u alojamiento y restaurante e incluso, en un futuro, un parque temático de la minería. Todo ello está cargado de futuro para un municipio que está luchando entonadamente contra los peligros de la despoblación.

Historia y patrimonio minero

Antiguo tren de Lucainena a Agua Amarga. Foto de José Antonio CamachoLas obras de este ferrocarril minero concluyeron en 1896 y costaron 3.500.000 pesetas, incluyendo los depósitos y el embarcadero de Agua Amarga, un gran capital para la época. El primer barco que cargó mineral fue el Albia, en mayo de 1896. Desde entonces y hasta 1942, fecha en que el vapor Bartolo carga el último mineral, los altibajos propios de la historia y la economía condicionaron la vida de esta actividad minera y de la propia vía.

Hornos de calcinación de Lucainena de las TorresDesde esos años de finales del XIX y hasta la primera década del siglo XX, la actividad minera fue buena, con magníficos precios del mineral de hierro. En los años 20, el mercado empieza a no ser tan favorable. Acabada la I Guerra Mundial, se vivió una grave crisis siderúrgica, lo que afectó a estas explotaciones. También influyeron la emigración y las mejoras laborales junto al bajo precio y la competencia de otras zonas, como el Norte de África. En 1931 suspendió temporalmente la actividad por exceso de mineral sin venta y se reanudó ocasionalmente hasta el inicio de la Guerra Civil, en 1936. Durante la guerra, fueron los trabajadores los que siguieron sacando mineral con muy baja actividad, ya que en su mayoría tuvieron que irse al frente. Se reinició en 1939 hasta su cese en 1942. Poco después, se ordenó el desmantelamiento de todas las instalaciones mineras.

Esta historia y los restos de patrimonio que quedan en Lucainena se van recuperando poco a poco y poniendo en valor. A la Vía Verde se unió hace años la restauración y consolidación de la batería de hornos de calcinación, que se ha convertido en un gran atractivo para el turismo y que forma parte de una ruta en la que se interpreta una parte del patrimonio. En un futuro no lejano, estas intervenciones se quieren completar con la puesta en marcha de un Parque Temático Minero y un Centro de Interpretación, que se ubicaría a la entrada del pueblo, al lado de las antiguas oficinas y de la chimenea, que se ha recuperado y consolidado. Esa zona ya ha sido urbanizada como paso previo a la construcción del Centro de Interpretación y un hotel y restaurante, que dará servicio a la alta demanda turística que tiene el municipio, debido al auge del turismo activo y de naturaleza.