26Noviembre2022

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Municipios > La Puente de Alhama de Almería será BIC con la categoría de monumento

19 Junio 2022 Escrito por 

La Puente de Alhama de Almería será BIC con la categoría de monumento

El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) ha publicado la incoación del procedimiento para la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz (CGPHA), como Bien de Interés Cultural (BIC), con la tipología de Monumento, de La Puente de Alhama de Almería (Almería). 

La Puente de Alhama de Almería, situada sobre el barranco del Moralillo, se encuentra a las puertas de las Alpujarras orientales y forma parte del paisaje cultural de la sierra de Gádor y el valle del Andarax. Su construcción está asociada a las actividades socioeconómicas vinculadas a la minería y a la uva de mesa desarrolladas durante los siglos XIX y hasta la segunda mitad del siglo XX.

Los valores que justifican su inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz son de carácter arquitectónico, histórico, etnológico, paisajístico, científico y técnico. La característica común del paisaje cultural donde se inserta el elemento se basa en la actividad minera y en la de la uva de embarque, desarrollada en la sierra de Gádor y el valle del Andarax, respectivamente.

En cuanto a su valor arquitectónico, cabe resaltar la monumentalidad y calidad de la obra. Terminado de construir o reconstruido en 1807, de estilo neoclásico, podemos enmarcarlo en las grandes obras de ingeniería iniciadas en el reinado de Carlos III. El conjunto resalta entre los barrancos y bancales que conforman el territorio.

Este bien patrimonial, que quedará protegido con la figura de BIC se distingue, entre otros aspectos, por ser la seña de identidad de un pueblo. Se trata de una importante construcción de estilo neoclásico, de aproximadamente 26 m de altura, 45 m de longitud y unos 7 m de luz en el vano central.

Se estructura en dos cuerpos; el primero de ellos, directamente sobre el cauce y construido en piedra caliza, está conformado por un arco de medio punto. El segundo se compone de tres arcos del mismo tipo, siendo el central de mayor tamaño que los laterales. Las dovelas de los arcos y las pilas se corresponden con sillares, mientras que los rellenos son de mampostería.

El pretil, de mampostería, está separado por una doble hilada de ladrillo que actuaría como alero y sobre la que aparecen los desagües de la calzada, compuestos por pequeños vanos adintelados, rematados por canaleras de piedra del lugar. Destacan unas prominentes impostas y cuatro plintos contrafuertes rematados por bolas en el interior del vano central del segundo cuerpo. Toda la obra está cimentada en la roca esquistosa de la zona apenas desbastada, sobre la que se asentaron las primeras hiladas.

Las sillerías bajas, así como los dos arcos laterales del cuerpo superior están encajados en la piedra natural, aumentando así las superficies de apoyo y disminuyendo las tensiones sobre el terreno. La placa conmemorativa de 1807 que aparece en el pretil del edificio, en la que podemos vislumbrar: «Se remató esta obra el día 2 de agosto de 1807» es el único dato histórico concreto que existe de su construcción, por lo que podemos relacionarla con las grandes obras de ingeniería proyectadas durante el reinado de Carlos III y el auge de la minería en la sierra de Gádor.