04Diciembre2022

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Clave Verde > El GEM pide que se deje de extraer arena de playa Serena para llevarla a Aguadulce
26 Mayo 2022 Escrito por 

El GEM pide que se deje de extraer arena de playa Serena para llevarla a Aguadulce

El Grupo Ecologista Mediterráneo ha denunciado ante la Dirección General de Costas del Ministerio para la Transición Ecológica y ante la Delegación Territorial de Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía la extracción de grandes volúmenes de arena en la zona de Playa Serena 2, muy próxima al Paraje Natural de Punta Entinas-Sabinal, para regenerar con ella las playas de Aguadulce, dañadas por los últimos temporales. 

Para el grupo, esta actividad supone un riesgo cierto para la zona y el espacio protegido, que ya sufren su propio proceso de regresión, entre otras causas por los espigones del puerto deportivo de Almerimar. Entendemos que extraer grandes cantidades de arena de estas zonas es una ‘mala idea’ puesto que se está poniendo en riesgo la supervivencia de estas playas; como dice el refranero popular, esto supone ‘desvestir a un santo para vestir a otro’, sólo que en este caso lo más probable es que ambos santos queden finalmente desnudos ante los temporales, más frecuentes cada vez a causa de los efectos del cambio climático.

El GEM considera que una actuación del calado de la que se está realizando debería contar en cualquier caso con un estudio previo y un informe de impacto ambiental por parte de las administraciones implicadas ya que, aunque el resultado a corto plazo pueda ser recuperar una playa a costa de otra, la experiencia demuestra que las playas regeneradas de esta forma volverán a desaparecer o a reducir su lámina de arena con la llegada de nuevos temporales de viento y fuerte oleaje.

La consecuencia de este tipo de extracciones ‘brutales’ es que con ellas se están acelerando los procesos erosivos a los que está sometido el litoral de la provincia. Tras los últimos temporales gran parte de las playas de la provincia ha perdido arena, pero la solución no puede ni debe ser destruir las que aún se conservan, sobre todo porque más temprano o más tarde esa situación volverá a repetirse, sólo que en esta ocasión afectará también a playas que aún mantienen una cierta estabilidad.

Las playas o los sistemas de dunas existentes en zonas como las de Punta Entinas-Sabinal constituyen un sistema dinámico que permite la regeneración de las playas de su entorno y la extracción masiva deteriora el entorno y los espacios protegidos que existen en esta zona que, además, sin esa protección incrementan el riesgo potencial de inundaciones.

Por todo ello se exige a las administraciones con competencias que realicen estudios y planifiquen las medidas a tomar cuando ocurren episodios que afectan negativamente a las playas, porque la solución no puede limitarse a desmontar las ya existentes para ‘vestir’ otras que han sufrido daños y que, cuando se repitan los temporales, volverán a perder esa arena aportada artificialmente. Sin duda existen otras opciones que no pasan por destruir las zonas costeras sin un análisis previo, sin estudios de impacto ambiental y sin respetar los espacios protegidos y las zonas costeras de la provincia.