29Febrero2024

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Economía > Almería contará con 52 millones para diversificar su industria con un Plan de Transición Justa
21 Febrero 2022 Escrito por 

Almería contará con 52 millones para diversificar su industria con un Plan de Transición Justa

La provincia de Almería contará con un Plan Territorial de Transición Justa dotado con 51,8 millones de euros para favorecer la diversificación de su tejido productivo y compensar los costes socioeconómicos, laborales y medioambientales que la descarbonización de la economía y la neutralidad climática impuestas por la UE tendrán para sus comarcas. 

Así se lo ha trasladado el consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, Rogelio Velasco, al alcalde de Carboneras, José Luis Amérigo, durante una reunión de trabajo. En el encuentro han abordado aspectos relacionados con la actividad industrial del municipio y la captación de nuevas iniciativas empresariales en este ámbito.

Esa herramienta de planificación estará lista en este ejercicio 2022, una vez sea validada por la Comisión Europea. Velasco ha asegurado que su departamento estima que "la puesta en marcha del plan supondrá la creación y mantenimiento de 6.200 empleos, tendrá incidencia sobre 300 empresas y posibilitará el desarrollo de cinco grandes proyectos tractores".

Se nutrirá del Fondo de Transición Justa de la Unión Europea, que cuenta con 17.500 millones de euros para brindar apoyo a aquellas regiones comunitarias que dependen en gran medida de los combustibles fósiles o de industrias generadoras de efecto invernadero y, por tanto, se ven más afectadas por las directrices europeas de transición ecológica. Entre las regiones susceptibles de beneficiarse de las ayudas, la Comisión Europea, en su informe del Semestre Europeo 2020 para España, ya identificaba a la provincia de Almería como destino preferente de intervención.

De ese instrumento comunitario, a España se le ha asignado 868,7 millones, de los que 153,6 millones corresponden a Andalucía, que se articularán a través de planes territoriales de Transición Justa. La Junta, que será la responsable de la gestión de los recursos asignados a la comunidad, ya ha remitido al Gobierno central las propuestas contenidas en este documento dirigido a la provincia.

El plan territorial de Almería identifica como sectores especialmente afectados por la transición las actividades de producción cementera, la de piedra natural y el mármol, la agricultura de alta productividad, así como las instalaciones industriales de transporte, logística y almacenamiento, sobre todo, las relacionadas con los puertos de Carboneras y Almería.

Propuestas del plan

El Plan Territorial de Transición Justa de Almería considera relevante el apoyo mediante incentivos a las grandes firmas o pymes interesadas en realizar inversiones productivas. "También apuesta por fomentar el papel tractor de las grandes industrias, por el desarrollo industrial y logístico, así como por la creación, atracción o localización de empresas en la provincia almeriense", ha remarcado el titular de Transformación Económica.

El documento incluye propuestas que ahondan en las sinergias entre empresas y entornos colaborativos. Se apoya la transformación del sector de la piedra natural, incluyendo inversiones en regeneración y rehabilitación de terrenos y fomento de su identidad minera. Otras acciones contempladas apuntan a la ruta hipocarbónica del cemento, incluyendo la captación, distribución y uso de CO2, la mitigación en la producción y uso en edificios e infraestructuras. También se promueve el fomento agroindustrial y la ampliación de la capacidad de desalación. Asimismo, se plantean el desarrollo de la construcción industrializada, el uso de tecnologías limpias (economía circular y economía azul) y la promoción de las energías renovables ligadas a iniciativas productivas.

El fomento de proyectos de investigación, innovación o desarrollo tecnológico, así como la mejora de espacios productivos y empresariales son otras de las líneas de trabajo apuntadas.

En Almería se cuantifican 20.000 trabajadores industriales, de los que unos 5.000 están ligados al carbón, al cemento y al mármol y piedra natural. Precisamente, en este sector se presentan importantes retos de sostenibilidad ambiental, economía circular y modernización, incluyéndose inversiones en regeneración y rehabilitación de terrenos, preservando la identidad de las comunidades mineras, salvaguardando y reforzando el patrimonio minero material e inmaterial, incluida su cultura.

Red de ciudades industriales

Por otro lado, Rogelio Velasco ha invitado al alcalde de Carboneras a adherirse a la red de 'Ciudades Industriales' puesta en marcha por la Junta con el objetivo de implicar a ayuntamientos en el desarrollo industrial local y en la atracción de inversiones destinadas a dicho sector económico. Pueden sumarse a la red aquellas entidades locales que estén promoviendo o pretendan poner en marcha en sus respectivos municipios políticas más activas de fomento de los sistemas productivos locales a través de condiciones atractivas.

Asimismo, el consejero de Transformación Económica ha dedicado parte del encuentro a la línea de trabajo desarrollada por su departamento en esta legislatura consistente en la identificación de proyectos tractores, sobre todo, actuaciones de carácter industrial relacionadas con la sostenibilidad y la economía circular. "Ejemplo de ello son los dos proyectos industriales promovidos en Carboneras por LafargeHolcim y Caldererías Indálicas, a los que el Consejo de Gobierno autorizó la pasada semana a enviar a la Unidad Aceleradora de Proyectos de la Junta", ha recordado.

La primera iniciativa plantea la instalación de una planta de captura de CO2 y la segunda prevé implantar unas instalaciones dedicadas a la generación, almacenamiento, distribución y transformación de H2 verde. Entre ambas propuestas suman una inversión de 68 millones de euros y la creación de más de 1.800 empleos entre directos e inducidos. "Sin duda, denotan el alto potencial de Carboneras para captar proyectos generadores de riqueza y empleo industrial cualificado", ha apostillado.

Visita a la fábrica de LafargeHolcim

Con posterioridad a la reunión, Velasco ha visitado la fábrica de cemento que tiene LafargeHolcim en el municipio y donde la empresa proyecta instalar una planta de captura de CO2, que supone una inversión superior a 25 millones y la creación estimada de 50 empleos durante la construcción y 1.510 puestos de trabajo directos e inducidos ligados al desarrollo de las nuevas actividades. El proyecto se centrará en la innovación industrial para reducir notablemente el impacto medioambiental asociado a la emisión de dióxido de carbono inherente a la producción de clínker.

Las futuras instalaciones capturarán, purificarán, licuarán y almacenará el CO2 contenido en las emisiones de la cementera. El gas resultante tendrá un 99,9% de pureza y podrá reutilizarse para cualquier proceso relacionado con la alimentación. Velasco ha resaltado que esta inversión "da respuesta a una doble problemática: al cambio climático y a la necesidad de aumentar la productividad de los invernaderos". Al respecto, ha explicado que "permitirá la reutilización de CO2 a partir de las emisiones industriales y, por otro, ese CO2 de calidad contribuirá a que la agricultura almeriense aumente su productividad, reduciendo los efectos del cambio climático".

LafargeHolcim es referente en uso de energías limpias y economía circular, ya que cuenta con el primer Centro de Investigación y Desarrollo de Nuevos Hormigones y Morteros, donde se desarrollan productos específicos que satisfacen las necesidades concretas de los clientes y con el primer laboratorio con un área exclusiva de combustibles alternativos.

En 2020, el 43% de la energía térmica utilizada para alimentar sus hornos de cemento en España procedió de combustibles no fósiles. Entre 2019 y 2020, inició en España una inversión ambiental por valor de 15,5 millones, destinando más del 75% a acciones de reducción de su huella de carbono. Asimismo, la compañía prevé aumentar la tasa de sustitución de combustibles fósiles de manera gradual para alcanzar el 81% en 2030, priorizando el uso de biomasa.