10Mayo2021

Está aquí: Almería Información > Actualidad > Universidad > El profesorado de la UAL pide ser vacunado tras volver a clases presenciales
29 Abril 2021 Escrito por 

El profesorado de la UAL pide ser vacunado tras volver a clases presenciales

La Universidad de Almería volvió a la docencia presencial híbrida el pasado lunes 12 de abril. Desde el inicio de la tercera ola, tras el regreso de las navidades, la provincia de Almería no había bajado del nivel 3 de alerta sanitaria, alcanzando el nivel 4 grado 2 durante las semanas más críticas de enero, febrero y marzo. Desde entonces la docencia en la UAL había sido online, salvo excepciones justificadas donde se mantuvo la presencialidad. Tras casi dos meses y medio de docencia online y a falta de apenas un mes para a finalizar las clases, una parte del profesorado y del alumnado de nuestra Universidad ha vuelto al Campus para completar el mes de clase que resta para finalizar el cuatrimestre, ya que en el presente curso académico 2020-21 la docencia en los Grados finaliza a mediados de mayo por el adelanto del periodo de exámenes tras la eliminación de la convocatoria extraordinaria de septiembre.

El pasado jueves 8 de abril, cuatro días antes de la vuelta a la docencia presencial en el Campus, la Junta de Andalucía modificó la orden que establece los requisitos para la docencia online en las Universidades públicas y privadas de Andalucía, que pasaron del nivel 3 de alerta sanitaria que se había fijado en plena segunda ola (Orden de 8 de noviembre de 2020) al nivel 4 grado 2 (Orden de 8 de abril de 2021). La restricción que impedía la vuelta a la presencialidad en Universidades como Granada y Almería fue así modificada sin un criterio objetivo y sin dar ningún tipo de explicación al profesorado de las Universidades andaluzas afectadas, entre ellas la Universidad de Almería. En muchos casos se aludió a la incomprensión de la sociedad, ya que al igual que la docencia en colegios e institutos seguía siendo presencial, en la Universidad también debía serlo. Las justificaciones de tipo académico han demostrado no ser válidas en el escenario de docencia presencial híbrida que tenemos, que obliga a implementar un sistema de turnos para cumplir los aforos máximos.

Al igual que en otros sectores profesionales, la llegada de la pandemia ha obligado a adaptar el trabajo al modo online, lo que ha supuesto un enorme esfuerzo tanto para el Personal Docente e Investigador (PDI) como para el Personal de Administración y Servicios (PAS) de nuestra Universidad, y ha obligado a emplear más horas de trabajo y recursos de los habituales. La implicación y la dedicación del PDI y del PAS ha sido muy alta, y la Universidad de Almería no ha visto resentida su labor académica desde el inicio de la pandemia, y las clases han continuado en modo híbrido o en modo online según establecían las autoridades sanitarias. Es importante reseñar que muchas asignaturas no han dejado de ser presenciales en ningún momento del presente curso académico 2020-21, ni siquiera durante las semanas en las que el nivel de alerta ha sido mayor. Se trata de asignaturas de estudios con alta experimentalidad en las que la docencia práctica se lleva a cabo en laboratorios y no se puede realizar en modo online, por ejemplo: prácticas de enfermería, fisioterapia, genética, etc.

Pese a todo, el profesorado de la Universidad no ha sido vacunado. El profesorado universitario no está incluido en los grupos de vacunación que establece el Ministerio de Sanidad y adoptan las comunidades autónomas. Y esto es algo que desconoce la sociedad. El motivo de ello es que, según informaron diversos medios de comunicación en la primera quincena del presente mes de abril, el Ministerio de Sanidad considera que los profesores universitarios pueden dar las Universidad de Almería clases online. Según declaraciones de la Ministra de Sanidad, "en el ámbito de la formación universitaria y profesional, la priorización puede no ser tan relevante, debido a que la protección puede obtenerse mediante la formación online, digital o bimodal síncrona (salvo talleres o prácticas), no siendo tan exigible, desde una perspectiva ético-legal, la presencialidad y, por tanto, la vacunación de docentes en dichos niveles educativos".

"Para nosotros como profesores universitarios la situación es un contrasentido ya que, por un lado, el Ministerio de Sanidad considera que no somos trabajadores esenciales prioritarios en el proceso de vacunación porque podemos dar clases online, y por otro lado la Junta de Andalucía establece la orden para que volvamos a la docencia presencial", manifiestan.

El profesorado de la Universidad de Almería pide ser vacunado. La vuelta a la presencialidad nos expone al contacto directo con el grupo de población de mayor riesgo: según los datos oficiales de la Junta de Andalucía, el grupo de edad de mayor tasa de incidencia son los jóvenes de entre 15 y 29, es decir, el grupo de edad en el que se encuentra casi la totalidad del estudiantado de nuestra Universidad. Esto, junto con la vuelta a la docencia presencial y que en breve se tienen que realizar las pruebas de acceso a la universidad y los exámenes presenciales en el Campus, consideramos que justifica plenamente nuestra consideración en los grupos de vacunación.

En resumen, la postura del Comité de Empresa del PDI laboral y de la Junta de PDI funcionario es que es primordial no poner en riesgo la salud y mantener la máxima seguridad de los trabajadores a los que representamos, del PAS y de los propios alumnos. Sin la vacunación del profesorado no se deberían haber retomado las clases presenciales, y así se lo expusimos al Rectorado de la Universidad de Almería. Y, en cualquier caso, pedimos que se nos vacune de igual forma que se está haciendo con los compañeros de otros niveles educativos.