11Agosto2022

Está aquí: Almería Información > Turismo Rural y Activo > TURISMO RURAL Y ACTIVO
TURISMO RURAL Y ACTIVO

TURISMO RURAL Y ACTIVO


FIÑANA

FiñanaSituado entre el Parque Nacional de Sierra Nevada, y las masas boscosas de los Filabres, Fiñana nació en época romana. Por ella pasaba la calzada romana que unía Pechina con Guadix. Con los musulmanes alcanzó su mayor esplendor en torno al sector de la seda y los telares. Fruto de esta época es la aljibe del siglo X recién restaurado, o la Alcazaba de la misma época.

FiñanaLa vieja Mezquita, una joya del pasado almohade del siglo XII, es hoy la Ermita de Nuestro Padre Jesús. El edificio es uno de los pocos de los pocos restos típicamente almohades que quedan en España, y referencia arquitectónica medieval. Es monumento histórico artístico desde 1983. Monumentos que han sido incluidos en la Ruta de Münzer como parte del rico legado andalusí. Su aljibe árabe data del s. XIV, y ha sido totalmente reformado.

FiñanaDe los cristianos destaca la Iglesia Parroquial con su artesonado mudéjar. Más recientes son el Museo de Fiñana, con ocho salas y dos patios. El recinto alberga artesanía, costumbres, aperos y utensilios de la agricultura y ganadería tradicionales. En la ruta de los molinos están incluidos molinos como Los Salvadores, La Heredad, o la Cortijada, hoy alojamiento rural.

FiñanaFiñana celebra sus fiestas patronales del 17 al 21 de enero, las del Sol en la sierra del 9 al 15 de agosto, y el Jueves Lardero durante los carnavales. También se celebran ferias ganaderas entre 20 y el 30 de mayo, y del 20 al 30 de octubre. El 3 de mayo es el día de la Cruz (Día de las Lechugas), y el 15 la romería de San Isidro en Venta Ratonera.

FiñanaFiñana también cuenta con un rico patrimonio natural en torno al Parque Nacional de Sierra Nevada, y la sierra de los Filabres, mucha agua, masas boscosas milenarias, y buenos alojamientos rurales como el Refugio de Ubeire.

Más info: www.fiñana.es

Leer más ...

CÓBDAR

Pintoresco  pueblo enclavado en la Sierra de Filabres, al pie de una rica piedra de mármol blanco y luminoso. En el valle, entre montañas, con entrañas que hacen pensar en un prometedor futuro; blanco, radiante y llamativo en el desnudo conjunto de la sierra con más historia de Almería. Al cruzar la montaña por el camino de Uleila, paisajes desérticos, cumbres boscosas, nieblas, valles frondosos, simas y cuevas; éstos son sólo algunos de los espectáculos que nos depara esta ruta cargada de contrastes, sorprendiéndonos en más de una ocasión con visiones inesperadas. Su origen próximo se encuentra en la cultura árabe, la cual parece darle nombre, siempre ligado a «la Piedra», la ingente mole rocosa que cobija el pueblo. En su cima, además, pueden encontrarse restos de una antigua alcazaba árabe ubicada estratégicamente en el citado promontorio. La iglesia de Santa María, que data del XVII y está situada en el centro del frontal de la villa, refuerza la idea y abre la perspectiva de la Terna, un muy interesante y bello caserón nobiliario de arquitectura civil, y, en general, de unas construcciones que explican un esplendoroso pasado.

Leer más ...

CASTRO DE FILABRES

Castro de Filabres es el centro de los pueblos de la pizarra y aquí se ha ubicado el Centro de Interpretación de la Arquitectura Tradicional, que nos acerca a ese mundo de la arquitectura popular de la pizarra. Visita imprescindible para entender una de las claves de esta sierra.

Caminando por sus calles nos acercamos a su iglesia, mudéjar del siglo XVI. Como un tesoro guardan la imagen de la Virgen del Rosario, una talla del siglo XVII atribuida a Alonso de Mena, que sacan en procesión en su Fiesta Patronal del 9 al 11 de octubre.
Parece que el origen de la primera población estable de Castro de Filabres se debe a una tribu bereber en torno al siglo VIII. Hoy siguen los ecos de su historia en sus calles empedradas, en los los restos del castillo del siglo XIII, o de los molinos harineros de agua, que surtían de harina a los vecinos.

Hoy el pueblo ha sabido mantener lo antiguo y ofrecer al visitantes multitud de nuevos atractivos: alojamientos rurales de primera, restaurante de comida tradicional, zonas infantiles, piscina, actividades culturales y lúdicas, miradores y zonas ajardinadas para poder descansar y disfrutar del paisaje y de sus gentes. Para los visitantes más activos el municipio ha señalizado rutas de interés histórico y natural, complementadas con otras actividades en la naturaleza y en el casco urbano.

Leer más ...

CARBONERAS

Con un más del 75% de su territorio dentro del Parque Natural de Cabo de Gata y a tan sólo 60 kilómetros de  la capital de la provincia, Carboneras ofrece a los turistas y visitantes un sinfín de posibilidades para vivir al máximo la naturaleza, el deporte al aire libre y el descanso, los 365 días del año. Gracias a sus 17 kilómetros de playas y calas y a su interior, es el lugar ideal para disfrutar, también fuera de la temporada de verano, de una amplia oferta de turismo activo, cultural y de naturaleza.

Playa de los Muertos, Carboneras, AlmeríaDurante todo el año, los espectaculares fondos marinos de sus playas y calas son el lugar ideal para practicar el snorkel y el submarinismo. Uno de los mejores lugares para practicar este deporte es la Playa de los Muertos, una de las más conocidas del Parque Natural, que siempre sorprende al turista por la riqueza de sus fondos.

Playa de CarbonerasEl senderismo es otra propuesta destacada en este municipio, con numerosos núcleos de población en su zona interior, en la rambla del río Alías, desde el Llano de Don Antonio, hasta los Gafares, pasando por la Cueva del Pájaro, con sus parajes mineros, El Saltador, La Islica, Los Patricios y el Argamasón, por donde discurre una de las rutas del río Alías.

Castillo de CarbonerasCompletan la oferta turística de Carboneras su variado patrimonio histórico cultural, como el Faro de Mesa Roldán, durante muchos años el faro más alto de España; la Torre de Mesa Roldán, una torre vigía del siglo XVIII, que pasará a la historia por haber sido escenario de la sexta temporada de la serie ‘Juego de Tronos’; el Castillo de San Andrés; o la Torre del Rayo. Asimismo, la Isla de San Andrés, frente a Carboneras, Monumento Natural y Reserva Marina de Fondos.

Leer más ...

BENIZALÓN

Apacible y hermoso rincón de los Filabres, cuyo origen se remonta al asentamiento de tribus bereberes. Perteneció al Estado de Tahalá, del señorío de Enrique Enríquez y después del Marqués de Aguilafuente hasta la abolición de los señoríos. De aquella época han quedado vestigios como los restos de Benimina o del castillo. Sin embargo, su principal atractivo hoy es el Santuario de Monteagud, situado en su término, y la Virgen de la Cabeza. El último domingo de abril los vecinos bajan la imagen de la Virgen hasta Benizalón en romería, a donde permanece hasta el mes de junio, cuando es devuelta al Santuario. El segundo fin de semana de septiembre se celebra la «romería grande», momento en que peregrinan al Santuario cientos de devotos de todos lados.
Benizalón cuenta con otros muchos atractivos como la Iglesia de Ntra. Sra. de las Angustias, del siglo XVI, muy bien conservada, con artesonado mudéjar, retablo neobarroco y talla única de Jesucristo crucificado.
Otros atractivos son sus calles, sus miradores y su rica gastronomía.

Leer más ...


BENITAGLA

La antigua Banu Taglab de las crónicas castellanas, tierras cultivadas primero por bereberes en torno al siglo XIV y después por colonos venidos de otras tierras de España, es hoy un remanso de paz de casas blancas, flores de geranio y almendros, con un clima bonancible donde se puede descansar y pasear por sus calles entre el sonido de los pájaros.
Su principal monumento es la Iglesia de Nuestra Señora de  la Piedad, siglo XIV-XV, antigua  mezquita árabe. También destaca la Era de Mies, una enorme era de trillar restaurada y convertida en centro de reuniones, de interpretación y recuerdo de las faenas del cereal. Es un espectacular mirador del valle, del pueblo y del Santuario de Monteagud, al que los habitantes de Benitagla están muy vinculados, por su especial veneración a la Virgen de la Cabeza., como el resto de pueblos del entorno.  Hay alojamientos rurales de calidad.

Leer más ...

BACARES

De gran tradición minera desde los tiempos de los fenicios, sus montañas han abastecido de hierro hasta el siglo XIX. De aquellas primeras minas y de las actuales quedan restos. Guarda de su pasado árabe el trazado de sus calles y la arquitectura de sus casas, así como su castillo, construido por los bereberes en el siglo XIII, recientemente restaurado y que tendrá en breve un centro de interpretación.

museo bacaresBacares cuenta también con su Museo Etnográfico al aire libre, donde se encuentran representaciones de oficios antiguos y distintos aperos de labranza por las calles del pueblo, que se complementan con un espacio construido sobre el antiguo lavadero restaurado, al lado de la Fuente Grande. Rodeado de altas montañas, entre la que destaca la mítica Tetica, disfruta de inviernos fríos y nieves. La tranquilidad y sus aguas abundantes inspiraron a célebres personajes como Ben-Arabí.

bacares3Gutierre de Cárdenas, consejero de Isabel la Católica, mandó construir la iglesia de Santa María (1.505), de hermoso artesonado y que alberga el Cristo del Bosque, que procesionan los vecinos en su Fiesta del 14 de septiembre, y que mueve cientos y cientos de peregrinos de todos los lugares.

bacares4También es destacada la Fiesta del Romero, que siempre se celebra el primer fin de semana de febrero. Bacares cuenta con alojamientos rurales, un hotel, bares y un restaurante de cocina tradicional donde poder degustar los platos típicos de esta comarca.

El entorno es idílico para los aficionados al senderismo y a la caza. De reciente apertura es el obrador, donde se elaboran los Pasteles de Bacares, y la tienda de artesanía Telares de Bacares, donde el visitante podrá apreciar este laborioso trabajo artesanal.

No hay que perderse la ruta de las fuentes y la visita al Mirador de San Juan, desde donde disfrutar de unas vistas únicas.

Leer más ...



ARBOLEAS

Bañada en otros tiempos por el curso permanente del río Almanzora, Arboleas debe su nombre a la gran arboleda que existía en sus márgenes. Marcada por el contraste entre pasado y futuro, hoy acoge entusiasmada a más de un 50% de población foránea, esencialmente británica, alcanzando los 5.200 habitantes.
El núcleo urbano se encuentra custodiado por la Torre Vigía, infraestructura que formaba parte de un eficaz sistema de comunicación que vertebraba todo el Almanzora, actuando como torres-teléfonos para enviar mensajes desde la costa al interior.
Los restos arqueológicos demuestran el asentamiento de pobladores desde el paleolítico superior, neolítico, edad de bronce, argáricos, íberos, cartagineses y romanos. Sin embargo fueron los musulmanes los que mayor impronta dejaron en el territorio, puesto de manifiesto en hábitos, costumbres y tradiciones que permanecen hasta nuestros días. A esta etapa pertenece el médico bromatólogo Abu Ben abdahacis, “Al-Arbulí” autor del manuscrito “El Tratado de los Alimentos”, situado entre finales del siglo XIV y principios del XV. En su honor, Arboleas celebra cada año unas Jornadas Gastronómicas, que ofrecen entre otras actividades culturales una selecta degustación de menús en sus restaurantes: Gran Rosaleda, Azabache, Cortijo Trinidad, Mesón Arboleas y La Marmita.
Posteriormente los cristianos legarían la iglesia de Santiago Apóstol, del siglo XIX, con su rica imaginería de los siglos XVII y XVIII, mostrada, “con sentimiento y tradición” en cada Semana Santa. Arboleas es también cuna de artistas como Pedro Gilabert, escultor en madera de olivo e Hijo Predilecto al que el municipio ha dedicado un Museo, o el escultor en mármol Luis Ramos. El Museo Pedro Gilabert expone la producción de este escultor local autodidacta de merecida proyección internacional.
Son esculturas de estilo naïf, en mdera de olivo, que expresan modelos a la vez populares y universales. Cuenta además con salas de exposiciones itinerantes y un amplio salón de actos, convirtiéndose en importante referencia artística y cultural de la Comarca.
Todo lo cual nos lleva a presentar al municipio bajo el eslogan “De la Tierra al Arte”.

Leer más ...


ALCUDIA DE MONTEAGUD

La blanca torre mudéjar de la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario (siglo XVI) guía al visitante que entra en el valle, porque el blanco de la cal y el rojo de la teja son los colores de Alcudia. A la llegada al pueblo se encuentra la mayor era de la comarca, donde se ha vuelto a trillar en los veranos para regocijo del visitante, como se hacía desde 1894, en que se construyó. La huella musulmana está muy presente en el trazado de sus calles, con hitos como El Callejón El Patio, techado con madera de olmos, olivos y cañas, o las calles que circundan la iglesia.
alcudia torreLa tradición ha pervivido también en ancestrales costumbres festivas como la  de Los Años, que en Navidad reúne a los jóvenes para realizar poemas en tono satírico o burlesco; la representación de Moros y Cristianos en pleno verano, el 16 de agosto, con motivo de la fiesta en honor a San Roque, y su fiesta patronal en honor a Santa Lucía, el 13 de diciembre, con paellada y migas gratis. Curiosa también resulta la tradición de colocar el Domingo de Ramos flores a las novias y trastos viejos a los vecinos poco queridos. No falta la tradición del fuego el 16 de enero con las Hogueras de San Antón.

Leer más ...


ABLA

Este pueblo se ha cincelado por el frío y la nieve de Sierra Nevada, de la que es puerta, por las aguas que bajan y forman su río pizarroso y por los arados y manos de muchas civilizaciones, que plantaron aquí los olivos que hoy marcan el paisaje. Bosque y llanura, olivo y blanco de cal. Este lugar fue elegido por los argáricos coetáneos de Los Millares en el cerro de Los Milanes, aunque fueron los bastetanos de Abula y despues el romano municipio de Alba, los que consolidaron la trama urbana.

Ahí quedó el importante mausoléo que hoy podemos apreciar restaurado. De la  época de presencia árabe quedan tan solo unos restos y aljibe en la zona alta del pueblo. 

abla3Además del conocido mausoléo romano del siglo II, hay que ver la Cruz de San Juan y Ermita de la Virgen de las Maravillas, la Casa señorial barroca, en el centro urbano, la Iglesia de la Anunciación, el escudo de armas de Alonso de Bazán, el pedestal de Avitiano, la Ermita de San Antón y la de los Santos Mártires. Por último, subir al mirador del Castillo, donde se ubicaba la alcazaba.

Más info: www.abla.es

Leer más ...


Página 4 de 6